LUNES, 4 de marzo 2024

LUN, 4/3/2024

PROFESIONALES

Veterinarios españoles tratan con radiofrecuencia una lesión en el músculo iliopsoas de un perro

Existen pocas publicaciones sobre el tratamiento de este tipo de lesiones en veterinaria debido a la falta de diagnóstico

Marina Gonzalo, veterinaria rehabilitadora del Centro de Rehabilitación Animal de Referencia (CRAR).
Marina Gonzalo, veterinaria rehabilitadora del Centro de Rehabilitación Animal de Referencia (CRAR).

Veterinarios españoles tratan con radiofrecuencia una lesión en el músculo iliopsoas de un perro

Existen pocas publicaciones sobre el tratamiento de este tipo de lesiones en veterinaria debido a la falta de diagnóstico

Francisco Ramón López - 10-04-2023 - 12:43 H - min.

Las lesiones del músculo iliopsoas en el perro pueden afectar la mejora clínica en casos de osteoartrosis de cadera y al rendimiento deportivo. Existen pocas publicaciones sobre el tratamiento de este tipo de lesiones en veterinaria debido a la falta de diagnóstico.

Teniendo esto en cuenta, Marina Gonzalo, veterinaria rehabilitadora del Centro de Rehabilitación Animal de Referencia (CRAR), ha publicado un artículo donde comparte un caso clínico de esta lesión infradiagnosticada.

Gonzalo explica que el músculo iliopsoas forma parte de la musculatura hipoaxial lumbar y su función principal es la de flexionar la cadera y mover hacia adelante la extremidad, aducir y rotar externamente el fémur. Además, estabiliza el raquis lumbar en su flexo-extensión, y cuando el miembro está fijo estabiliza y arquea dorsalmente la columna.

El músculo iliopsoas suele lesionarse por distensiones producidas por estiramientos excesivos o durante una contracción excéntrica. Estas lesiones pueden producirse de manera aguda, generalmente en perros que desarrollan actividades con saltos y giros de forma brusca, como el agility o el flyball.

El caso clínico está centrado en Beltza, una perra hembra esterilizada, cruce de pastor, de año y medio de edad. El motivo de consulta fue la observación de una alteración del movimiento cuando corría, y cojera de la extremidad posterior izquierda después de una actividad intensa.

En la anamnesis no se reportó intolerancia al ejercicio y realizaba una actividad física moderada (mínimo 4 horas de paseo al día). Como patologías anteriores refirieron parvovirosis de cachorro y un desarrollo corporal muy rápido después de su recuperación.

Asimismo, en las radiografías realizadas por su veterinario se observaron signos leves de displasia de cadera en la extremidad afectada. En este caso concreto, el animal tomaba condroprotectores diarios a base de colágeno tipo-II no desnaturalizado y dieta suplementada con omega-3.

PRIMERA VALORACIÓN PREVIA A LA TERAPIA DE REHABILITACIÓN

En la valoración funcional de Beltza se observó una leve basculación de la extremidad posterior izquierda en el paso, con disminución de la flexo-extensión lumbar al galope. En cuanto a la evaluación estática, tenía un buen aplomo de las extremidades, con cifosis lumbar muy leve y cola desplazada a la izquierda.

La palpación musculoesquelética evidenció una condición corporal 5/9, asimetría muscular de 2,6 cm entre ambas extremidades posteriores, rango de movimiento articular normal en todas las articulaciones, dolor moderado 2/5 en la palpación del tendón de inserción del músculo iliopsoas izquierdo, y dolor en su estiramiento.

Se estableció un diagnóstico presuntivo de lesión músculo-tendinosa del músculo iliopsoas, pero a los titulares le aconsejaron la realización de ecografía muscular para poder establecer un tratamiento rehabilitador óptimo.

El estudio ecográfico del músculo iliopsoas de la extremidad afectada mostró cambios a nivel del tendón de inserción en el fémur, compatibles con una entesopatía crónica, posiblemente secundarias a una tendinosis. Además, se observaba una leve bursitis regional e irregularidades de la cortical del trocánter menor del fémur.

PLAN DE REHABILITACIÓN Y EVOLUCIÓN DEL CASO

Para su tratamiento, se estableció un plan de rehabilitación a base de sesiones de radiofrecuencia monopolar capacitivo-resistiva (AH-100 de Indiba) seguidas de masaje y estiramientos, una vez por semana.

Cada sesión de radiofrecuencia se inició con la aplicación capacitiva durante 5 minutos, con el objetivo de preparar los tejidos más superficiales buscando un aumento de la vascularización, para seguidamente utilizar la aplicación resistiva, fase en la que se consigue una mayor penetración y acción bio-estimulante sobre los tejidos menos hidratados.

Además de la aplicación de la radiofrecuencia realizaron un tratamiento masoterápico de los tejidos afectados: musculatura paravertebral lumbar, músculo iliopsoas y la musculatura intrínseca lateral de la cadera izquierda. A esto añadieron estiramientos activos de extensión lumbosacra para finalizar cada sesión.

Se realizaron un total de 4 sesiones semanales y la evolución clínica fue muy buena, mejorando la disposición del animal a realizar saltos y la cojera después de los paseos intensos desapareció. Así, en la palpación músculo-esquelética ya no se detectaba dolor en el tendón de inserción del músculo iliopsoas y la perimetría muscular de la extremidad afectada aumentó (+1,5cm).

Finalmente, una ecografía muscular r reveló la desaparición de la bursitis regional y una normalización de la ecogenicidad del proceso de tendinosis, manteniéndose el aumento de tamaño respecto al tendón de la extremidad contralateral.

VOLVER ARRIBA