SÁBADO, 10 de diciembre 2022, actualizado a la 1:08

SÁB, 10/12/2022 | 1:08

PROFESIONALES

Detectan hantavirus en topillos de España

Los autores señalan que los topillos comunes pueden alcanzar densidades de hasta 1.000 por hectárea durante los picos de población, por lo que la proporción infectada puede convertirse en un problema de salud pública

El topillo común puede presentar numerosas zoonosis.
El topillo común puede presentar numerosas zoonosis.

Detectan hantavirus en topillos de España

Los autores señalan que los topillos comunes pueden alcanzar densidades de hasta 1.000 por hectárea durante los picos de población, por lo que la proporción infectada puede convertirse en un problema de salud pública

Francisco Ramón López - 17-05-2022 - 09:35 H - min.

Los viromas de la vida silvestre albergan zoonosis potencialmente amenazantes para los humanos que requieren de un mayor esfuerzo de identificación y vigilancia. Y es que los roedores se consideran los principales reservorios de zoonosis emergentes.

Las grandes fluctuaciones de población de las especies reservorio desempeñan un papel clave en la modulación del riesgo de infección. Los cambios antropogénicos en el uso de la tierra, la intensificación agrícola y el riego también favorecen las invasiones de roedores y el riesgo de propagación de patógenos.

El topillo común (Microtus arvalis) es un roedor muy extendido que habita en paisajes agrícolas intensivos en el noroeste de España, donde el número de habitantes y la prevalencia de patógenos conducen a la propagación de bacterias zoonósicas como Francisella tularensis y Bartonella spp.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Valladolid y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos han llevado a cabo un estudio de prevalencia de virus zoonósicos transmitidos por roedores y han detectado una serie de patógenos (hantavirus, arenavirus [virus de la coriomeningitis linfocítica (LCMV)] y ortopoxvirus) entre los pequeños mamíferos que habitan en zonas agrícolas.

El estudio se llevó a cabo en áreas de cultivo intensivo en la región de Tierra de Campos de Castilla y León, donde la población de pequeños mamíferos se compone principalmente de 4 especies: topillo común, ratón de campo de cola larga (Apodemus sylvaticus), el ratón del Mediterráneo occidental (Mus spretus) y la musaraña de dientes blancos (Crocidura russula).

Para llevar a cabo la investigación, atraparon pequeños mamíferos vivos entre marzo de 2013 y marzo de 2019 y recolectaron muestras de sangre, bazo, hígado y pulmones. Finalmente, detectaron IgG de hantavirus, LCMV y ortopoxvirus específicos en muestras de suero mediante el uso de un ensayo de inmunofluorescencia. También llevaron a cabo un ensayo molecular mediante PCR para detectar los patógenos.

En total examinaron 526 animales de 4 especies para detectar la presencia de estos 3 virus y encontraron evidencia de infección por hantavirus solo en topillos comunes, con una prevalencia promedio de 1,6%.

Así, revelan que se detectaron resultados positivos para la infección por LCMV (ya sea mediante ensayo de inmunofluorescencia o PCR) en el 5,9% de los ratones de campo de cola larga 11,1% de musarañas, y 2,2% de topillos comunes (10/458).

Los anticuerpos de Orthopoxvirus estuvieron presente en el 1,3% topillos (5/382) y en el 48% de ratones del Mediterráneo occidental y se observaron diferencias significativas entre ambas especies.

En ratones de campo de cola larga, solo detectaron LCMV durante el verano (julio), mientras que en topillos comunes no encontraron ningún efecto de la fase del ciclo o el mes en la prevalencia del virus, aunque la prevalencia de LCMV difirió entre sexos y fue mayor en machos (3,7 %) que en hembras (0,8%).

LOS TOPILLOS, UN POTENCIAL PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

“Nuestro estudio detectó hantavirus en un reservorio de roedores salvajes en España. La prevalencia reportada fue baja (1,6%) y no difirió entre las fases del ciclo poblacional del topillo común”, apuntan.

Sin embargo, los autores advierten que la dinámica cíclica de este roedor huésped, que albergaba las 3 especies de virus examinadas, puede influir en los riesgos asociados con el contacto con roedores infectados.

“Los topillos comunes pueden alcanzar densidades de hasta 1.000 por hectárea durante los picos de población, por lo que la proporción infectada puede convertirse en un problema de salud pública considerable. El riesgo de infección por ortopoxvirus es motivo de creciente preocupación en Europa debido a la falta de vacunación contra la viruela entre la población humana menor de 45 años”, avisan.

Por otro lado, debido a que cerca de la mitad de todos los ratones del Mediterráneo occidental analizados dieron positivo para el ortopoxvirus, el riesgo potencial de transmisión del virus de este roedor a los humanos debe considerarse y confirmarse con tamaños de muestra más grandes.

“Se requiere más investigación sobre la naturaleza molecular y la infectividad de los hantavirus y ortopoxvirus detectados, así como sus vías de circulación, lo que ayudará a descubrir posibles vías de transmisión y determinar con mayor precisión el nivel de riesgo de infección para las poblaciones humanas”.

Los investigadores explican que las autoridades locales pueden utilizar sus resultados para refinar la vigilancia del virus, incluido el diagnóstico clínico de nuevos virus, y mejorar las estrategias de salud pública para prevenir y minimizar los riesgos zoonósicos para las personas que viven en áreas afectadas de manera recurrente por brotes relacionados con topillos comunes.

VOLVER ARRIBA