DOMINGO, 16 de junio 2024

DOM, 16/6/2024

PROFESIONALES

Andalucía actualiza su plan para prevenir la Fiebre del Nilo Occidental apostando por el ‘One Health’

El Gobierno andaluz actualiza el Programa de Vigilancia y Control de Vectores de la Fiebre del Nilo Occidental para la temporada 2023

Catalina García, consejera de Salud de Andalucía.
Catalina García, consejera de Salud de Andalucía.

Andalucía actualiza su plan para prevenir la Fiebre del Nilo Occidental apostando por el ‘One Health’

El Gobierno andaluz actualiza el Programa de Vigilancia y Control de Vectores de la Fiebre del Nilo Occidental para la temporada 2023

Redacción - 03-05-2023 - 09:51 H - min.

La Consejería de Salud y Consumo de Andalucía, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, ha publicado la actualización, para la temporada 2023, del Programa de Vigilancia y Control Integral de Vectores de la Fiebre Del Nilo Occidental (FNO) y el nuevo mapa de riesgo con los diferentes Niveles de Riesgo (NR) del Virus del Nilo Occidental (VNO).

Los Niveles de Riesgo van desde el menos grave, el 0, al 5, el más grave. Este año, la vigilancia entomológica (vigilancia de mosquitos) desarrollada por el Servicio de Salud Ambiental de la citada dirección general abarcará a 110 municipios andaluces, de los que 39 municipios disponen de NR 1, 35 de NR 2, 21 de NR 3 y 15 de NR 4. El resto de los municipios andaluces se encuentran en NR 0.

El inicio del muestreo de mosquitos e investigación de presencia del virus mediante técnica de PCR será a principios de junio, para tener una información más completa de la circulación del VNO, realizando un seguimiento periódico de las poblaciones de vectores (mosquitos). De esta forma, ante la presencia del VNO se pueden adoptar las medidas de control adecuadas para disminuir el riesgo para la salud de la población.

Las acciones variarán en función de los NR. Así, en el nivel 1 se mantendrá, entre otras medidas, comunicación e información a la ciudadanía, y labores de vigilancia tanto en humanos como en animales.

En el nivel 2, se establece una vigilancia de la presencia de larvas/adultos en zonas urbanas y en focos de riesgo en zonas rurales transitadas, así como otras acciones. En el nivel 3, se intensifica la diagnosis, especialmente en distancias inferiores a 1,5 kilómetros de núcleos urbanos y en zonas rurales transitadas. Igualmente, se realiza una vigilancia activa en equinos, aves silvestres o en explotaciones de équidos, cuando corresponda. En el nivel 4, se sigue una vigilancia activa humana, además de la participación de un comité técnico para estudiar la situación, entre otras acciones.

La información de esta vigilancia se complementa con la obtenida de la vigilancia animal (activa y pasiva en équidos y aves) realizada por las autoridades de Sanidad Animal autonómicas y de la vigilancia humana (aumento de la sensibilidad en la identificación, confirmación y notificación de casos), bajo el enfoque de 'Una sola salud'.

Desde la Consejería se mantendrá la comunicación y coordinación continua con otros organismos que realizan vigilancia entomológica, como la Estación de Doñana (CSIC) y el Servicio de Control de Plagas de la Diputación de Huelva, como ya se ha realizado en pasadas temporadas.

En el marco de este programa se han actualizado los criterios que definen los diferentes NR en el territorio (zonificación según la probabilidad de transmisión del VNO en un ámbito definido). También se contempla la creación de Comarcas de Especial Seguimiento (CES), áreas en las que se detecta de manera continuada la circulación de virus en mosquitos, caballos, aves o humanos u otras zonas en las que sus características eco-ambientales y/o epidemiológicas recomiendan intensificar las acciones y realizar actuaciones conjuntas entre los diferentes municipios y la administración autonómica. Asimismo, está previsto el refuerzo de las labores de sensibilización y comunicación ciudadana, con una intensidad derivada del riesgo existente.

El nuevo mapa de riesgo de Andalucía tiene en cuenta ciertos factores, como la detección en temporadas anteriores de mosquitos con VNO, caballos positivos a FNO, casos en humanos, etc, y se especifican los NR por municipio. Tanto la administración local como la sanitaria, atendiendo a la situación de un municipio en un NR u otro, deberán realizar una serie de medidas de salud pública tendentes a evitar la circulación del virus y, por consiguiente, evitar la transmisión a humanos.

Siendo los NR del 0 al 5, se considera el más elevado el correspondiente a un municipio en el que se produzca, al menos, 1 caso de FNO en humano durante la presente temporada. A partir del NR 2, los ayuntamientos que aún no lo hayan realizado deben iniciar la aplicación de su programa de vigilancia y control, contando para ello con el asesoramiento y verificaciones periódicas de los agentes de Salud Pública de los distritos sanitarios de Atención Primaria.

VOLVER ARRIBA