DOMINGO, 25 de septiembre 2022, actualizado a las 16:34

DOM, 25/9/2022 | 16:34

MASCOTAS

El virus de la inmunodeficiencia felina agrava el deterioro cognitivo en gatos mayores

Un estudio revela que la edad incrementa el efecto negativo que ejerce el virus de la inmunodeficiencia felina sobre la función cognitiva de los gatos domésticos

Descubren que la edad afectó significativamente la capacidad de memoria de trabajo visuoespacial y la capacidad de resolución de problemas.
Descubren que la edad afectó significativamente la capacidad de memoria de trabajo visuoespacial y la capacidad de resolución de problemas.

El virus de la inmunodeficiencia felina agrava el deterioro cognitivo en gatos mayores

Un estudio revela que la edad incrementa el efecto negativo que ejerce el virus de la inmunodeficiencia felina sobre la función cognitiva de los gatos domésticos

Redacción - 06-05-2022 - 11:42 H - min.

El virus de la inmunodeficiencia felina (por sus siglas en inglés FIV) es una de las enfermedades infecciosas más importantes de los gatos domésticos (Felis silvestris catus), y se transmite predominantemente a través de heridas por mordedura de un gato infectado durante interacciones agresivas; esto ha resultado en una prevalencia mundial de 2% a 14%.

Así, un grupo de investigadores ha realizado un estudio por el que afirman que los deterioros cognitivos relacionados con la edad y la infección por FIV parecen sinérgicos, lo que provoca mayores déficits cognitivos en los gatos de más edad infectados.

El estudio tuvo como objetivo probar las hipótesis de que los gatos infectados naturalmente con FIV desarrollan deficiencias cognitivas que progresan con la edad, que las deficiencias son más graves que las observadas en gatos no infectados de la misma edad, que las deficiencias cognitivas en gatos infectados con FIV están correlacionadas con su la carga viral en plasma.

Para ello, los investigadores explican que evaluaron la memoria de trabajo visoespacial y la capacidad de resolución de problemas en gatos infectados con FIV (n= 37) y de control (n= 39) —no infectados— mediante dos tareas cognitivas probadas en serie, que analizaron la capacidad de los gatos para recordar la ubicación de un contenedor cebado después de un tiempo determinado.

Igualmente, evaluaron la capacidad de los gatos para manipular el contenedor para obtener el alimento dentro de un límite de tiempo. Los gatos se categorizaron tomando como referencia los 7 años como punto de corte para determinar las diferencias relacionadas con la edad.

Los investigadores descubrieron que la edad afectó significativamente la capacidad de memoria de trabajo visoespacial y la capacidad de resolución de problemas, y que, además, los gatos más jóvenes tenían un mejor rendimiento de ambas capacidades en comparación con los gatos mayores con el mismo estado de FIV.

Asimismo, destacan que no hubo diferencia entre los gatos positivos y negativos para FIV más jóvenes en ninguna de las partes de la tarea. Si bien los gatos mayores con positivos a FIV tenían una memoria de trabajo visoespacial significativamente peor que los gatos mayores con FIV negativo, no se encontraron diferencias en la capacidad de resolución de problemas.

VOLVER ARRIBA