DOMINGO, 26 de mayo 2024

DOM, 26/5/2024

MASCOTAS

Veterinarios españoles estudian el impacto de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros y sus propietarios

Las enfermedades crónicas afectan a la calidad de vida tanto de humanos como de animales de compañía

El estudio ha sido realizado por la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.
El estudio ha sido realizado por la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Veterinarios españoles estudian el impacto de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros y sus propietarios

Las enfermedades crónicas afectan a la calidad de vida tanto de humanos como de animales de compañía

Redacción - 21-06-2023 - 09:27 H - min.

Se ha demostrado que las enfermedades crónicas afectan la calidad de vida (CdV) tanto de humanos como de mascotas. Las enfermedades gastrointestinales crónicas, como la enfermedad inflamatoria intestinal canina (EII), son una causa común de diarrea crónica, vómitos y pérdida de peso, lo que afecta a la vida diaria normal de los perros y sus propietarios.

Ahora, un nuevo estudio realizado por el Departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid ha evaluado la calidad de vida de los perros con enfermedad inflamatoria intestinal y de sus titulares.

Un total de 110 encuestados (30 propietarios de perros con EII y 80 propietarios de perros sanos) completaron el cuestionario. Los resultados mostraron que los perros con EII presentaron una calidad de vida general, un estado de salud y niveles de actividad más bajos.

Así, los propietarios de perros con EII tenían una CdV más baja y un impacto más negativo en su CdV, más limitaciones diarias debido a la enfermedad de su perro y más angustia en comparación con los responsables de perros sanos. Además, los titulares de perros con EII eran más propensos a considerar a sus perros como sus hijos.

“Independientemente de la gravedad de la enfermedad, la EII tiene un efecto perjudicial”, defienden los autores, que apuntan que no solo afecta la calidad de vida del perro, sino que también está fuertemente asociada con la calidad de vida del propietario.

Teniendo esto en cuenta, recuerdan que los veterinarios deben ser conscientes de que la evaluación de la gravedad clínica de esta enfermedad no siempre refleja la calidad de vida de sus pacientes y propietarios.

Por lo tanto, consideran que la evaluación de la calidad de vida debe incorporarse a la práctica clínica, ya que proporciona información complementaria esencial.

“Los veterinarios también deben considerar el mayor riesgo de carga para el cuidador o problemas de funcionamiento psicosocial para los titulares de perros con EII. Comprender el estado emocional del propietario y brindar mejor información sobre la EII puede mejorar el apoyo veterinario para estos propietarios”, indican.

VOLVER ARRIBA