MARTES, 23 de abril 2019, actualizado a las 14:32

MAR, 23/4/2019 | 14:32

MASCOTAS

Las mascotas también pueden soñar mientras duermen

Numerosos expertos coinciden en que las mascotas, al igual que los humanos, pueden soñar mientras duermen debido a que ambos comparten el mismo patrón de ondas cerebrales. Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño

GALERIA

Las mascotas también pueden soñar mientras duermen

Numerosos expertos coinciden en que las mascotas, al igual que los humanos, pueden soñar mientras duermen debido a que ambos comparten el mismo patrón de ondas cerebrales. Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño

Javier López Villajos - 15-03-2019 - 13:20 H

El hecho de que los perros sueñen es una creencia muy extendida, y a este respecto existen estudios que confirman que los animales, sean o no de compañía, pueden soñar mientras duermen. Algo que los investigadores han demostrado tras comprobar cómo los animales somatizan de manera física dichos sueños. Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño.

Uno de los expertos más destacados en este campo es Stanley Coren, psicólogo y docente en la Universidad de Columbia Británica, Vancouver (Canadá), además de investigador de las habilidades mentales en perros. En su libro “¿Los perros sueñan? Casi todo lo que tu perro quiere que sepas”, recopila una serie de investigaciones que hacen referencia al hecho de que los perros, efectivamente, pueden soñar mientras duermen.

Coren señala, en primer lugar, que este hecho se puede observar cuando un perro tiembla, mueve las patas o hace ruidos mientras duerme. Esto se debe, según Coren, a que, a nivel estructural, el cerebro de los perros es igual al de los humanos, de igual forma que lo es el patrón de las ondas cerebrales que tiene lugar durante el sueño.

BASE DEL ESTUDIO

Coren llegó a esta conclusión tras revisar el estudio de Kenway Louie y Matthew Wilson, investigadores de Biología y Ciencias Cognitivas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, quienes demostraron que animales más simples como los ratones podían soñar.

Considerando que gran parte de los sueños que se tienen mientras se duerme por la noche están asociados a las actividades que se realizan a lo largo del día, los investigadores se propusieron aplicar esta teoría en los ratones.

De esta forma, mediante la realización de una serie de experimentos realizados sobre el hipocampo del ratón, el área del cerebro asociada a la formación y almacenamiento de la memoria, los investigadores descubrieron una serie de patrones eléctricos, específicos y claramente identificables, que se repetían cuando el animal, despierto, recorría el laberinto por el día y también cuando dormía por la noche, de tal manera que los investigadores podían determinar en qué punto del laberinto estaría el ratón si estuviera despierto, por dónde se movería y hasta donde se detendría.

“El animal puede recordar mientras duerme las acciones que realizó por el día”, apuntó Wilson, señalando que el comportamiento del animal es igual al de las personas cuando sueñan.

INVESTIGACIONES COMPLEMENTARIAS

Más allá de esta investigación preliminar sobre el sueño de los animales, Coren también pone de ejemplo otros estudios científicos donde los investigadores inactivaron mediante impulsos eléctricos la parte del cerebro de los perros que suprime el movimiento durante el sueño. Pese a ello, observaron que los perros continuaron moviéndose mientras dormían, ejecutando las acciones que estaban realizando en el sueño que estaban teniendo.

Es por todo ello que Coren determina que a medida que el sueño del perro va siendo cada vez más profundo su respiración se vuelve más regular. Y transcurridos veinte minutos aparece el primero de los sueños, momento en que la respiración del perro cambia drásticamente, se producen contracciones musculares e incluso se puede observar cómo los ojos de los perros se mueven aún estando cerrados ya que el animal está recreando imágenes como si estuviera despierto.

Por último, Coren matiza que no todos los perros sueñan de la misma forma ya que, en base a sus investigaciones, los perros de razas pequeñas suelen tener más sueños que los de razas grandes mientras duermen. De esta forma, Coren estima que un perro de raza pequeña puede soñar una vez cada diez minutos mientras que los ejemplares de raza grande puede tener un sueño cada hora y media debido a que los sueños en este tipo de perros duran más. 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.