DOMINGO, 28 de noviembre 2021, actualizado a las 21:45

DOM, 28/11/2021 | 21:45

MASCOTAS

La importancia de que el veterinario supervise la curación de las heridas en mascotas

Los traumatismos y las heridas asociadas en animales son una causa común de atención clínica y es importante también recordar que necesitan un seguimiento que debe ser realizado por un veterinario

El seguimiento veterinario de las heridas en animales de compañía es indispensable.
El seguimiento veterinario de las heridas en animales de compañía es indispensable.

La importancia de que el veterinario supervise la curación de las heridas en mascotas

Los traumatismos y las heridas asociadas en animales son una causa común de atención clínica y es importante también recordar que necesitan un seguimiento que debe ser realizado por un veterinario

Redacción - 15-11-2021 - 17:04 H

Los accidentes con los animales de compañía son frecuentes y entre los percances más comunes se encuentran las caídas desde alturas, las mordeduras de otros animales o los accidentes de tráfico. El resultado de estas situaciones es un animal herido, que necesita atención veterinaria de urgencia a cualquier hora del día e incluso puede necesitar cuidados intensivos.

De hecho, el servicio de emergencias y cuidados intensivos para pequeños animales del Royal Veterinary Collegue (RVC), analizó las causas más comunes por las que un animal termina bajo este tipo de cuidados veterinarios para ser monitorizado las 24 horas, y situaron los traumatismos como la tercera causa.

Por su parte, la asociación sin ánimo de lucro People's Dispensary for Sick Animals (PSDA) aclara que el tratamiento para una herida depende de su tamaño, profundidad y causa, aunque advierten que cualquier herida que sea más grave que un pequeño corte o rasguño debe ser revisada por un veterinario.

Ahora bien, para identificar si una herida puede ser considerada una emergencia, desde la asociación dan algunas pautas, como que la herida sangre profusamente o que el sangrado no se detenga pasados 10 minutos.

También, aconsejan acudir al veterinario en caso de quemaduras o si las heridas son profundas. En este último punto, advierten que las heridas pueden ser más graves o profundas que lo que se ve a simple vista, por lo que recomiendan acudir al veterinario ante cualquier mínima duda.

Asimismo, consideran una emergencia las heridas por mordeduras, incluidas las mordeduras de serpiente, las heridas que contienen esquirlas de vidrio, las lesiones oculares o las heridas sucias o infectadas.

En cuanto a las heridas infectadas, instan a que no se deje al animal que se lama, muerda o rasque las heridas, pues advierten que las mascotas tienen la lengua áspera y su boca contiene bacterias. Algunos de los signos de infección en una herida incluyen el enrojecimiento, la inflamación, una temperatura elevada en la herida, la supuración, el sangrado con facilidad o el dolor.

Para evitar la infección de heridas, existen distintos productos, aunque en este punto hay que recordar que el uso de productos tópicos para favorecer la curación y cicatrización tiene que ser supervisado por un veterinario, tal y como recomiendan desde LabianaPets.

En este sentido, aconsejan la revisión y el control periódico de las heridas por parte del veterinario para una curación rápida y óptima. De hecho, es por esta razón por la que su último producto para tratar heridas, Zincatriza, solo se encuentra disponible en clínicas veterinarias.

Zincatriza es una crema para todo tipo de animales, que favorece la cicatrización y reduce la irritación de la superficie cutánea, calmando la piel y el prurito asociado. La crema se puede usar para recuperar abrasiones cutáneas y quemaduras y como coadyuvante en el tratamiento de infecciones ulcerosas.

Además, su fórmula está basada en aceite de onagra, aceite de pescado, vitamina E acetato, óxido de zinc, dióxido de titanio y aceite esencial de bergamota, por lo que no contiene antibióticos ni corticoides.

CURACIÓN DE LAS HERIDAS EN ANIMALES DE COMPAÑÍA

Respecto a la curación de heridas, los expertos veterinarios David Dycus y Jennifer Wardlaw explican en un artículo que el primer paso del tratamiento veterinario es la irrigación de la herida y el lavado, que elimina los restos visibles y microscópicos para reducir el riesgo de infección.

Posteriormente, la limpieza o desbridamiento elimina el tejido muerto y el material extraño de la herida, reduce la contaminación bacteriana y ayuda a prevenir infecciones. Si la herida ya está infectada, se puede recolectar una muestra para cultivo.

Después de la inspección, la irrigación y la limpieza iniciales, el veterinario decidirá si cerrar la herida o tratarla como una herida abierta. Cada herida debe evaluarse individualmente. Si hay muy poca piel para cerrar la herida o el riesgo de infección es alto, es posible que la herida no se cierre, aclaran los expertos Dycus y Wardlaw.

Las heridas que quedan abiertas generalmente se tratan con vendajes y desbridamientos repetidos. A menudo se utilizan apósitos de húmedo a seco. Estos apósitos ayudan a limpiar la herida en cada cambio de vendaje.

Asimismo, señalan que se pueden usar suturas, grapas o pegamento quirúrgico para cerrar heridas. A veces, las heridas requieren otro tipo de procedimientos, como drenajes, o incluso cirugía.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.