MIÉRCOLES, 6 de julio 2022, actualizado a las 5:26

MIÉ, 6/7/2022 | 5:26

MASCOTAS

Cuando los veterinarios aplican tratamientos innecesarios a mascotas sin cura por deseo del propietario

Una investigación analiza el concepto de atención veterinaria inútil, que se produce cuando se opta por alargar la atención a una mascota que no tiene posibilidades porque los propietarios lo piden

Los autores del estudio abogan por hacer entender al propietario la gravedad de los diagnósticos.
Los autores del estudio abogan por hacer entender al propietario la gravedad de los diagnósticos.

Cuando los veterinarios aplican tratamientos innecesarios a mascotas sin cura por deseo del propietario

Una investigación analiza el concepto de atención veterinaria inútil, que se produce cuando se opta por alargar la atención a una mascota que no tiene posibilidades porque los propietarios lo piden

Redacción - 01-06-2022 - 09:07 H - min.

Cuando se enfrentan a una enfermedad terminal en sus mascotas, algunos propietarios harían cualquier cosa para prolongar la vida de los animales, aunque las posibilidades sean prácticamente nulas. Así lo demuestra un estudio de la Universidad de Cornell, que señala que el 99% de los 474 veterinarios encuestados habían tenido que ofrecer atención veterinaria inútil o no beneficiosa para los animales a lo largo de sus carreras.

Los autores definen la atención veterinaria inútil como un tratamiento continuo a un paciente aun cuando ya no se pueden alcanzar objetivos relevantes para mejorar su salud y que se realiza por insistencia y deseo expreso de los propietarios.

“Antes de Cornell, trabajé en una clínica privada en Los Ángeles durante 11 años. Cuando me enfrentaba a un dilema como este, tenía la obligación de abogar por lo que creía que era lo mejor para la mascota”, explica Nathan Peterson, profesor clínico asociado de la sección de emergencias y cuidados intensivos del Hospital Veterinario de Cornell.

Peterson es el autor principal del estudio titulado ‘La medicina inútil se encuentra comúnmente en la práctica clínica de pequeños animales’, publicado en la revista científica Journal of the American Veterinary Medical Association.

“También tenía una obligación con el propietario”, explica Peterson. “No podía simplemente hacer lo que pensaba que era correcto. Realmente es bastante angustioso para el veterinario y para los técnicos y enfermeras que tienen que realizar los cuidados”, asegura.

El estudio, que ha sido realizado conjuntamente con investigadores del Centro de Bioética de la Facultad de Medicina de Harvard, también encontró que el 89% de los veterinarios dijeron que habían administrado atención inútil, y el 42% dijo que esto ocurre con frecuencia, más de seis veces al año.

Entre los resultados del estudio destaca el sentido de la obligación de los veterinarios hacia los propietarios de mascotas a la hora de elegir tratamientos. De hecho, el 60% de los veterinarios encuestados estaba de acuerdo en que había que presentar todas las opciones de tratamiento a los titulares.

Además, el 76,3% de los veterinarios defendía que la atención inútil beneficiaba a los dueños de alguna manera, y el 56,6% admitía que simpatizaba con los sentimientos y deseos de los propietarios que les habían llevado a llevar a cabo estos tratamientos inútiles.

LA ATENCIÓN VETERINARIA INNECESARIA PUEDE GENERAR ANGUSTIA MORAL

Sin embargo, los autores del estudio afirman que este enfoque centrado en el propietario puede exacerbar la angustia moral de los veterinarios y los equipos de atención. En este sentido, investigaciones anteriores mostraron que la atención veterinaria inútil era responsable de la angustia moral frecuente y grave en la comunidad veterinaria, que según dijeron, ocurre cuando un profesional cree que sabe lo que debe hacer, pero se le impide hacerlo.

“Estamos en medio de una crisis de salud mental en nuestra profesión, y estamos muy interesados en saber si la atención inútil contribuye a eso, lo cual sospecho que sí”, afirma Peterson.

Para el investigador, un primer paso es documentar qué sucede. “Mi esperanza para la investigación es que abra conversaciones sobre la atención inútil y, con suerte, las organizaciones profesionales puedan asumir un papel de liderazgo y tratar de proporcionar alguna orientación sobre cómo resolver estos conflictos”, confía.

Los factores que influyeron en las decisiones de los veterinarios de brindar atención inútil incluyeron dar tiempo a que los propietarios llegaran para estar presentes para la eutanasia, satisfacer la solicitud del propietario de que se agotaran todas las opciones de tratamiento y responder a la falta de comprensión por parte de los propietarios de la gravedad de la condición de la mascota.

Peterson explica que estos dilemas se han vuelto más frecuentes en los últimos años, a medida que los avances médicos utilizados para humanos están disponibles en la atención veterinaria.

“Ahora que tenemos diálisis, ventilación mecánica, muchas tecnologías para mantener con vida a los pacientes, eso es realmente estirar la línea sobre qué tipo de límites vamos a establecer en torno a lo que es mejor para el paciente”, dijo Peterson.

Por otro lado, los autores sugieren establecer una definición oficial para la atención veterinaria inútil (los encuestados no estaban totalmente de acuerdo sobre lo que significa un tratamiento inútil), así como una guía sobre cómo se toman las decisiones.

Asimismo, para los investigadores, un paradigma de toma de decisiones compartida, en el que todas las partes interesadas puedan ponerse de acuerdo sobre los objetivos del tratamiento y si se pueden alcanzar o no, podría ayudar, así como un enfoque transparente y sistemático para evaluar la capacidad de un propietario para analizar y comprender un diagnóstico. También se necesitan orientación y debates en torno a la autonomía positiva: el derecho a exigir tratamiento.

“Creo que, como profesión, nos hemos centrado en aliviar el sufrimiento continuando con un tratamiento que haga que los animales estén más saludables y no estamos tan preparados para defender la eutanasia, para tener esas conversaciones, incluso cuando pensamos que es la mejor manera de aliviar el sufrimiento”.

En futuras investigaciones, Peterson espera investigar el impacto de la atención inútil en los auxiliares veterinarios. “Ese sentimiento de impotencia del veterinario ciertamente se magnifica para los técnicos que muchas veces no están involucrados en las decisiones y son los responsables directos de brindar la atención”, apunta.

VOLVER ARRIBA