LUNES, 18 de octubre 2021, actualizado a las 10:32

LUN, 18/10/2021 | 10:32

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

El Gobierno recuerda la importancia de la vacunación de équidos contra el virus del Nilo

El Gobierno ha explicado en una respuesta escrita del Congreso de los Diputados que, aunque los équidos no representan riesgo en la transmisión del virus del Nilo Occidental, se recomienda su vacunación preventiva en las zonas de riesgo

El Gobierno recomienda la vacunación voluntaria de équidos en las zonas de mayor riesgo contra el virus del Nilo Occidental.
El Gobierno recomienda la vacunación voluntaria de équidos en las zonas de mayor riesgo contra el virus del Nilo Occidental.

El Gobierno recuerda la importancia de la vacunación de équidos contra el virus del Nilo

El Gobierno ha explicado en una respuesta escrita del Congreso de los Diputados que, aunque los équidos no representan riesgo en la transmisión del virus del Nilo Occidental, se recomienda su vacunación preventiva en las zonas de riesgo

Redacción - 11-05-2021 - 08:42 H

Con la llegada de los aumentos de las temperaturas también llega la temporada de las enfermedades vectoriales, que se vuelven más comunes, y en el Congreso de los Diputados algunos partidos han querido preguntar al Gobierno sobre este asunto. Es el caso del Grupo Parlamentario Vox, que ha preguntado sobre las medidas tomadas en animales que causan enfermedades de transmisión vectorial, prestando especial atención a la fiebre del Nilo Occidental (FNO).

En relación a esta pregunta, el Gobierno ha señalado que el Plan de vigilancia frente a la fiebre del Nilo Occidental se lleva implementando en España desde el año 2007, y contempla la vigilancia en aves, équidos y mosquitos, especialmente enfocado a zonas de riesgo según factores conocidos como humedales y zonas de paso o asentamiento de aves migratorias, presencia de explotaciones de équidos y focos detectados en años anteriores, entre otros.

En lo que se refiere a la vigilancia en aves silvestres, incluyendo a las aves migratorias, el Plan incluye la realización tanto de vigilancia pasiva, mediante la detección y comunicación inmediata a los Servicios Veterinarios Oficiales (SVO) de mortalidades anormales o de aves con síntomas clínicos en campo y centros de recuperación de aves, como de vigilancia activa, mediante la toma de muestras aprovechando otras actuaciones que se realizan con este tipo de aves, como los anillamientos.

El programa contempla la vigilancia activa basada en explotaciones/animales centinela, la vigilancia pasiva en équidos, aves silvestres y aves domésticas, así como la monitorización de especies de mosquitos que actúan como vectores en la transmisión de la enfermedad, y tiene como objetivo principal detectar de forma precoz la circulación del virus de la FNO en España, proporcionando la información necesaria para valorar el riesgo de aparición de la enfermedad en animales y personas y reducir su impacto en la salud pública.

Para prevenir la aparición de la enfermedad en los animales se recomienda adoptar medidas de desinsectación en las explotaciones y la vacunación voluntaria de los équidos en aquellas zonas consideradas de riesgo.

Las medidas de control vectorial se llevan a cabo a nivel regional y/o local, en sus respectivos ámbitos, teniendo en cuenta para los resultados del Programa de vigilancia de FNO para determinar las zonas de mayor riesgo de circulación del virus.

Conforme a lo establecido en el Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), en ningún caso se instauran restricciones a los movimientos de équidos, dado que estos animales no representan riesgo para la transmisión de la enfermedad a otros animales ni al ser humano.

El uso de vacuna ya se encuentra contemplado en el Programa Nacional de Vigilancia de Fiebre del Nilo Occidental donde, en las medidas de refuerzo, se recomienda el uso de vacunación preventiva en équidos, especialmente en aquellas zonas consideradas de mayor riesgo o en aquellos animales que viajen, o tengan previsto viajar, a estas zonas.

Desde Zoetis explican que en caballos el virus afecta principalmente al cerebro y sistema nervioso periférico, por lo que los síntomas que se suelen presentar van desde cambios de conducta, contracturas musculares, caídas o movimientos circulares, hasta convulsiones e incapacidad para permanecer de pie. Dado que no existen tratamientos específicos, la lucha para combatir esta enfermedad se basa en la vacunación y el uso de repelentes y/o desinfectantes, por lo que la compañía tiene a disposición de los interesados una guía de prevención frente a la fiebre del Nilo Occidental.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.