LUNES, 23 de septiembre 2019, actualizado a las 21:48

LUN, 23/9/2019 | 21:48

EMPRESAS

“La formación empresarial es clave en el sector de la salud animal”

El sector de la industria de sanidad animal continúa en crecimiento convirtiéndose en una importante fuente de empleo. Sin embargo, muchos profesionales echan en falta conocimientos empresariales y deciden completar su formación

GALERIA
Emilio Legaz, alumno del Máster en Dirección y Gestión de Empresas enfocado exclusivamente a la Industria de Sanidad Animal

“La formación empresarial es clave en el sector de la salud animal”

El sector de la industria de sanidad animal continúa en crecimiento convirtiéndose en una importante fuente de empleo. Sin embargo, muchos profesionales echan en falta conocimientos empresariales y deciden completar su formación

Jorge Jiménez - 03-09-2019 - 11:47 H

La industria española de sanidad y nutrición animal es un sector que actualmente se encuentra en pleno apogeo. De hecho, según los datos de la Asociación Empresarial Española de la Industria de Sanidad y Nutrición Animal (Veterindustria), el crecimiento del sector en el año 2018 fue del 6,44%, superando los 1.500 millones de euros de facturación y rebasando las cifras del 2017.

Este hecho, hace de esta industria una atractiva alternativa laboral para el sector veterinario que actualmente se enfrenta a altas tasas de precariedad y saturación, en parte debido al exceso de facultades de veterinaria.

Sin embargo, como se ha reconocido en diversas ocasiones tanto por parte del profesorado de las facultades de veterinaria de España como de los estudiantes, los planes de estudios no ofrecen la suficiente formación empresarial en al ámbito de la salud animal a los profesionales del sector.

Ante esta problemática, la Fundación Vet+i, conjuntamente con la escuela de negocios ESIC, Business & Marketing School, lanzó el primer Máster en Dirección y Gestión de Empresas enfocado exclusivamente a la Industria de Sanidad Animal, que este año cumple con éxito su segunda edición y cuyo objetivo fue cubrir esta demanda de formación en el ámbito empresarial en el campo de la sanidad animal.

Animal's Health ha entrevistado a Emilio Legaz, doctor en Veterinaria por la Universidad Complutense de Madrid y alumno del Máster, para conocer su experiencia y cómo esta formación complementa su práctica diaria en su puesto de trabajo.

 

 

P. ¿Qué estudiaste y a qué te dedicas actualmente?

R. Yo soy veterinario, y he ejercido como tal. He estado trabajando durante muchos años, 20 en concreto, en una cooperativa de ovino, o sea, que he hecho el ejercicio clínico de la veterinaria en rumiantes, hasta que hace 8 años entré a trabajar en Pfizer Salud Animal, en el área de marketing en pequeños rumiantes.

Posteriormente, con el cambio de Pfizer a Zoetis, ahora me encargo de un equipo comercial en la unidad de rumiantes de esta compañía.

P. ¿Qué es lo que te lleva a estudiar veterinaria?

R. Yo tenía claro que me gustaba la rama de ciencias, pero tampoco soy veterinario de vocación, como otra gente que lo tiene muy claro desde el principio. En el momento de decidir con 18 años, la verdad es que tenía mis dudas

Sabía que quería estudiar o medicina o veterinaria, y finalmente me decanté por veterinaria porque me gustaban los animales, pero tampoco al nivel de la gente de entornos rurales que hace veterinaria porque tienen contacto con la ganadería, y tampoco había un ‘boom’ de pequeños animales como hay ahora en la veterinaria.

P. Se defiende que la labor que hacéis los veterinarios por la salud mundial es fundamental, ¿estás contento de haber estudiado veterinaria y no medicina?

R. Por supuesto, de hecho, mi hermana es médico y mi sobrina va a estudiar medicina, pero tengo un sobrino que va a estudiar veterinaria, y cuando lo estaba comentando me preguntó qué hacer, y le dije: “Vas a estudiar una profesión preciosa, porque los veterinarios nos ocupamos de muchas más cosas de las que la gente piensa”.

Cuidamos de los animales, sí, pero también cuidamos de las personas, y esto a lo mejor la gente no lo sabe. Si hoy tomamos carne, y está en condiciones, o vamos al supermercado y compramos productos de origen animal, es porque detrás hay veterinarios que no solo cuidan de los animales, sino que también cuidan de la trazabilidad de las producciones, asegurando que haya productos de calidad para las personas.

Y, además, tenemos que tener en cuenta que muchas de las enfermedades que padecemos son zoonóticas, es decir, que se transmiten entre animales y personas, por lo que la veterinaria es una profesión muy bonita, ya que somos los verdaderos garantes de la salud pública.

P. Con toda la experiencia que habrás adquirido en todos estos años ¿qué es lo que te lleva a estudiar este máster?

R. Pues la verdad, como yo era un veterinario clínico, y di el salto a una gran multinacional, en el momento en que entré y pasé a encargarme de una división de marketing, eché en falta una cierta formación global de lo que es una empresa en determinados aspectos como pueden ser las finanzas, el marketing o la logística.

Siempre había considerado que tendría que llegar el momento en que hiciera un máster de este tipo, y bueno, aquí estoy, nunca es tarde. Además, siempre existe un entusiasmo de seguir aprendiendo; nunca se puede parar de aprender en la vida.

P. Precisamente, desde el sector se ha denunciado esa falta de formación empresarial y que debería tener mayor peso en la carrera, ¿coincides con este punto?

R. Yo tengo muchos compañeros de promoción que no están en la industria farmacéutica, pero que son profesionales de la clínica veterinaria libre y que, de repente, con el paso de los años, se han dado cuenta de que echan esta formación en falta. Es decir, en algún punto han decidido montar una estructura empresarial o han tenido que dirigir un equipo de personas y se han dado cuenta de que no tienen los conocimientos necesarios.

Hoy en día, en este sector es clave tener esta formación empresarial, porque llega un momento que te das cuenta que no has sabido gestionar bien la clínica, tu equipo, el marketing, o cómo hacer eficiente la empresa. Por lo tanto, yo creo que la formación a nivel empresarial es importante en muchos aspectos de la vida y por supuesto, en una profesión como la veterinaria. Y no hablo ya de lo necesario que es para trabajar con solvencia dentro de una empresa multinacional…

P. Entonces, ¿tú dirías que estudiar este máster ayudaría, no solo a un veterinario que esté en una empresa multinacional, sino a cualquiera que dirija una clínica o tenga que gestionar un equipo?

R. De entrada, no tienes porqué ser veterinario, aquí en el máster hay compañeros que no son veterinarios, ya que dentro de la industria farmacéutica hay distintas posiciones y perfiles, desde médicos y farmacéuticos hasta profesionales de las finanzas, del marketing e incluso de logística.

Yo lo que creo, es que una formación desde el punto de vista global de lo que es una empresa de sanidad animal, evidentemente ayuda mucho si quieres dedicarte a este sector.

P. ¿Qué es lo que resaltarías de este máster? ¿Qué es lo que puede haber llevado a farmacéuticos y a veterinarios a decidir formarse aquí?

R. Lo que más me ha llamado la atención es que lo que yo buscaba, es lo que he acabado encontrando, esa formación global de la industria farmacéutica en todas sus vertientes. Solucionar aquellas lagunas que yo tenía desde el punto de vista financiero, de la logística, del marketing, o de recursos humanos. El master me está ayudando a entender mejor mi empresa y, sobre todo, a gestionar mejor mi equipo comercial; creo que me va a ser muy útil en mi día a día, realmente.

Pero aparte, lo que más me está apasionando de este máster es el hecho de que sea presencial, el venir por las tardes y estar con mis compañeros e interactuar con ellos y con los profesores, aprender de todos, que sea práctico, interactivo y que fomente mucho el trabajo en equipo.

Es una experiencia muy enriquecedora, porque estoy conociendo mucha gente y sacando experiencias positivas de todos ellos.

P. El máster, aparte de enriquecerte ¿también se retroalimenta con el conocimiento de los que lo cursan?

R. Exacto, aquí hay personas que vienen de compañías como la mía, o del subsector de los animales de compañía, de porcino, rumiantes, hay gente muy buena en logística, y todo esto es muy enriquecedor. Ya te digo que es muy práctico e interactivo, y aprendemos unos de otros.

  • GALERIA

    "Creo que la formación a nivel empresarial es importante en muchos aspectos de la vida y, por supuesto, en una profesión como la veterinaria"

P. ¿Cómo veterinario clínico llegaste a dirigir alguna vez un equipo?

R. Sí, yo de hecho estaba en una cooperativa en Madrid, y dirigí un equipo en el que éramos 6 veterinarios, y un controlador lechero.

P. ¿Y cómo es pasar de dirigir un equipo de veterinarios clínicos a un equipo comercial?

R. Pues se parece, pero es bastante diferente al mismo tiempo. Cada uno teníamos nuestra misión, nos juntábamos cada semana, nos repartíamos el trabajo y coincidíamos simplemente para dirigir casos clínicos.

En una multinacional está todo más estructurado, y como en este caso somos un equipo comercial, la coordinación es muy importante pero también más complicada.

P. Ahora que has adquirido más conocimiento empresarial, ¿cambiarías cosas de tu anterior gestión de equipos?

R. Seguro que sí, haría muchas cosas con un criterio diferente al de entonces, que era puramente técnico. Ahora he aprendido a optimizar, a hacer un equipo eficiente y a dirigirlo de diferente manera. He aprendido tanto por lo que me ha aportado la práctica en la empresa como por lo que me está aportando el máster.

P. ¿Cuál ha sido tu asignatura favorita del máster?

R. No sería capaz de decir solo una, la verdad es que han sido varias. Pero yo me quedaría quizá con la de finanzas, porque era una de mis “carencias”, una de las cosas que andaba buscando y que quería reforzar. Pero bueno, también han sido muy útiles asignaturas como recursos humanos, que me ha gustado mucho, y las de liderazgo y gestión de equipos.

P. ¿Dirías que se adapta a la realidad la formación que os dan en el máster?

R. Sí, aparte, ha habido algunas clases que han sido de visualización del sector y han venido expertos de la industria farmacéutica de distintas áreas, como rumiantes, avicultura, porcino o animales de compañía, porque hay compañeros que no son veterinarios e incluso gente que trabajamos en un sector muy concreto, entonces, tener una visión global de la industria de sanidad animal también nos viene bien.

P. ¿Qué profesor o ponente ha sido el que más te ha gustado?

R. Tampoco me gustaría quedarme con uno, ha habido profesores con perfiles muy diversos, gente muy experta en sus trabajos, consultores, profesionales de la industria e incluso un compañero de mi empresa ha venido a dar unas sesiones en porcino.

Todo ello, además, compatibilizado con profesores del claustro de ESIC, que nos han dado la parte financiera y de marketing. Con lo cual, ha sido una mezcla bastante buena, lo que es aunar profesionales del sector de la sanidad animal con profesores de ESIC; todos ellos grandísimos profesionales.

P. ¿Qué parte es la que te ha resultado más complicada?

R. Quizá la de comercio internacional fue la parte que me resultó un poco más complicada, han sido todo cosas nuevas, pero bueno, lo que se ha hecho es trabajarlas mediante los ejercicios que nos han ido mandando para sacar siempre un aprendizaje de cada una de ellas.

P. ¿Después de haber cursado el máster, qué cualidades crees que no le deberían faltar a un directivo?

R. Yo creo que el conocimiento y la formación se le debe suponer, pero hay una cosa muy importante, que a mí me ha impactado y he podido ver en este máster. Es la inteligencia emocional, esa capacidad de liderar y de poder influir a través de la lógica, la razón y de la ética de su discurso, y ser capaz de generar con ello emociones positivas en la gente para que salgan bien las cosas.

Creo que la inteligencia emocional es un tema fundamental y la razón por la que mucha gente triunfa en la vida, por estar dotados de esta capacidad positiva de llegar a la gente y ser capaces de influir en ellos.

Evidentemente, parte de esto es innato en la persona, pero he aprendido que también es importantes cultivarlo, se puede trabajar y se puede aprender.

P. ¿En qué va a consistir tu trabajo de final de master?

R. Estoy trabajando junto con mis compañeros en el desarrollo de una web app, que lo que va a aportar a los propietarios de animales de compañía es tener a su disposición todo aquello que puedan necesitar para disfrutar de su tiempo libre y hacerles la vida más fácil con su mascota. Es decir, todo aquello que necesiten para poder viajar con sus animales, las clínicas veterinarias, asesores veterinarios, adiestradores o centros de confianza certificados. En definitiva, aquello que puedan necesitar a un solo ‘click’ y de una manera fácil.

P. Parece que le ves un futuro muy bueno al sector de los animales de compañía.

R. El sector de los animales de compañía es uno de los que más está creciendo y hoy en día la tecnología es fundamental también en él. Por ejemplo, en España tenemos 22 millones de mascotas, es decir, que nos vamos acercando a las cifras de Europa. En este sentido, los nativos digitales lo quieren todo de forma rápida y usando el teléfono.

Es una de las cosas que me ha hecho ver este master. Ha habido clases muy buenas de marketing digital y manejo de redes sociales en el ámbito de la salud animal.

Por eso surgió la idea de hacer este trabajo de fin de máster, ya que, aunque existan webs app activas muy similares, creemos que la nuestra ofrecerá algo diferente.

P. ¿Crees que van a crecer de la mano la industria de la sanidad animal y las tecnologías?

R. Por supuesto, y no solo la industria de los animales de compañía. La industria de salud animal en su conjunto tiene un campo y un desarrollo muy largo.

Piensa que la población mundial está creciendo, y se prevé que para el año 2050 seamos casi 10.000 millones de personas, que tienen que comer, con lo que la demanda de proteína aumentará. Seremos capaces de satisfacer esa necesidad gracias a las explotaciones ganaderas.

Todo esto, evidentemente, va a necesitar del apoyo de la tecnología, pero también de un desarrollo sostenible, que cuide la salud y el bienestar de animales y personas respetando al mismo tiempo el medioambiente, lo que se conoce como el enfoque “One Health”.

La industria de la sanidad animal tiene el reto de proporcionar alimentos sanos y de calidad a las personas, al mismo tiempo que provee de medicamentos para que los animales estén sanos, protegiéndoles también de las enfermedades que puedan transmitir a los humanos. Y todo esto, además dentro del uso responsable de los antibióticos y los tratamientos, algo en lo que se hace mucho hincapié en el máster.

Estos son los retos a los que tiene que enfrentarse la industria y donde la tecnología jugará un papel fundamental. El uso de la tecnología ya ha llegado no solo a las clínicas veterinarias, sino también a las ganaderías a través de lo que conocemos como ‘precision livestock farming’, ganaderías de precisión.

Es decir, a través de muchos útiles y herramientas que son capaces de recoger información, generar gran cantidad de datos y analizarlos para poder tomar decisiones en la granja, que la lleven a ser más eficiente y más rentables para el ganadero, pero también para el medioambiente.

La tecnología la tenemos ya aquí. Hay sistemas que permiten predecir cuándo una vaca sale en celo, cuando toca cubrirla, dónde está posicionada, si come menos, si hay alguna alteración en su comportamiento y si esta nos indica que va a tener una enfermedad. En resumen, el futuro que tiene la industria de salud animal por delante es muy bonito y apasionante.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.