MIÉRCOLES, 28 de septiembre 2022, actualizado a las 18:21

MIÉ, 28/9/2022 | 18:21

ANIMALADAS

Un veterinario de Marbella atiende de urgencia a un perro intoxicado por un fardo de hachís en la playa

Un caso de un perro intoxicado por ingerir hachís procedente de un fardo tras un paseo por la playa en Marbella hace saltar las alarmas de los veterinarios, que deben saber diagnosticar este tipo de intoxicaciones

Borja Hoz, veterinario de la Clínica Veterinaria Dogo Azul.
Borja Hoz, veterinario de la Clínica Veterinaria Dogo Azul.

Un veterinario de Marbella atiende de urgencia a un perro intoxicado por un fardo de hachís en la playa

Un caso de un perro intoxicado por ingerir hachís procedente de un fardo tras un paseo por la playa en Marbella hace saltar las alarmas de los veterinarios, que deben saber diagnosticar este tipo de intoxicaciones

Laura Castillo - 08-04-2022 - 12:25 H - min.

Habitualmente los veterinarios clínicos reciben a mascotas intoxicadas por drogas de consumo humano. Algunas de ellas, como el cannabis, son comunes, aunque como en los hogares no suele haber grandes cantidades y la marihuana o el hachís incluyen poca concentración de THC (su componente psicoactivo), estas intoxicaciones no derivan en casos muy graves.

Las zonas costeras del sur de España, sin embargo, pueden conllevar más riesgo, pues en algunas regiones son usuales barcas con alijos de hachís, y es posible que algunos de estos fardos acaben en las playas por donde muchos propietarios pasean con sus perros.

El veterinario de la Clínica Veterinaria Dogo Azul, Borja Hoz, que recientemente ha atendido a un perro intoxicado por ingerir hachís en una playa de Marbella, ha explicado a Animal’s Health cómo actuar ante este tipo de situaciones.

Tras 5 años trabajando en urgencias veterinarias, asegura que las intoxicaciones por drogas en mascotas son “muy habituales”, pero que cuando se producen este otro tipo de intoxicaciones de grandes cantidades de hachís que acaban en las playas “suelen ser bastante más graves por la dosis letal que pueda llevar el fardo”.

Fardos de hachís encontrados en la playa

El veterinario ha indicado al medio que para diagnosticar una intoxicación por drogas se debe saber la historia clínica del animal y sus últimas rutinas. Así, por ejemplo,si cuentan que han estado dando un paseo por la playa por la mañana y a las horas notan que su mascota se tambalea, se cae, babea, tiene un comportamiento extraño, que incluso se escapa o le notan las pupilas raras”, para el veterinario esto puede ser indicativo de la gravedad de la intoxicación.

Hoz recomienda que si un propietario observa estos síntomas en su mascota acuda rápidamente al veterinario, pues una dosis tan letal “exige ir a un centro veterinario” y no atenderlo en casa, pues acciones de los propietarios como provocar el vómito “pueden ser más nocivas que la propia intoxicación”.

En este sentido, explica que en un centro veterinario el animal será hospitalizado, se controlarán los electrolitos, se medirá la glucosa, ya que pueden tener hiperglucemias, y en función del estado podría incluso tener que mantenerse sedado.

Igualmente, advierte que un animal intoxicado con un fardo de droga podría sufrir bradicardias, por lo que puede llegar a ralentizarse mucho el corazón, y también pueden sufrir bajadas de temperatura, convulsiones y “daños neurológicos graves”.

Ante este tipo de casos y con su experiencia, Borja aconseja a otros veterinarios, que intenten “aleccionar a los propietarios y que vayan con bozal a la playa para evitar este tipo de sucesos”. Asimismo, avisa que no se debe tratar como una simple intoxicación, pensando que se pueden recuperar tranquilamente en casa, “lo ideal es monitorizarlos y si el veterinario no tiene hospitalización derivarlos y que estén en observación”.

“Porque, aunque parezca que no es nada siempre puede acabar mal y hasta que el animal no esté respondiendo bien a estímulos, sea capaz de beber agua por si solo o comer, no es ideal que esté solo en casa”, concluye el veterinario.

VÍDEO DE LA MASCOTA INTOXICADA POR UN FARDO DE HACHÍS

VOLVER ARRIBA