LUNES, 23 de septiembre 2019, actualizado a las 8:08

LUN, 23/9/2019 | 8:08

ANIMALADAS

Investigan la utilización de olores para reducir el estrés en animales

Una investigación internacional ha descubierto cómo usar los olores para producir un estado emocional positivo en los animales. El descubrimiento se ha realizado mediante estímulos positivos, concretamente haciendo cosquillas a ratas

GALERIA
El estudio, basado en dos grupos de ratas a las que se les hacía cosquillas o no, ha desvelado que los animales pueden asociar olores a estímulos positivos.

Investigan la utilización de olores para reducir el estrés en animales

Una investigación internacional ha descubierto cómo usar los olores para producir un estado emocional positivo en los animales. El descubrimiento se ha realizado mediante estímulos positivos, concretamente haciendo cosquillas a ratas

Alfonso Neira de Urbina - 02-07-2019 - 14:20 H

Una investigación internacional, en la que han participado investigadores de la Universidad de Edimburgo, del Scotland’s Rural College (SRUC) y del Institut National de la Recherche Agronomique (INRA), se propuso investigar si las ratas jóvenes pueden aprender a asociar la presencia de un olor con una experiencia positiva, más concretamente con que las hicieran cosquillas.

Este descubrimiento, explican los investigadores, podría reportar grandes beneficios al bienestar de los animales. “Esto sugiere que el olor ahora puede producir un estado emocional positivo en las ratas y tiene varias aplicaciones potenciales, incluido el uso de un acondicionador de olor positivo para mejorar el estrés en los animales domésticos. Por ejemplo, si un animal tiene que pasar por un procedimiento estresante, se le podría presentar un olor que previamente se había asociado con un contexto agradable”, ha apuntado Lawrence.

Esto supone, afirman, un paso adelante en el bienestar de los animales, pues tiene una característica poco común, la utilización e investigación mediante estímulos positivos, ya que generalmente se estudian los negativos que son más rápidos de adquirir por parte de los animales.

La ratas emiten vocalizaciones ultrasónicas —sonidos tan agudos que resultan imperceptibles al oído humano— y estas son similares a la risa humana ya que cuando profieren estos sonidos es cuando están felices, por los que los científicos lo pudieron utilizar para medir cuanto disfrutaban las ratas con el cosquilleo.

El estudio, que ha sido publicado en la revista científica PLOS One, ha desvelado que las ratas expuestas a un olor neutro mientras se las hacía cosquillas, emitían más vocalizaciones ultrasónicas cuando se las exponía al mismo olor pero sin ser cosquilleadas.

Uno de los pasos que da esta investigación es que demuestra la posibilidad de utilizar estímulos positivos, como son las cosquillas, para estudiar el aprendizaje en los animales.

“En este estudio demostramos por primera vez que las ratas pueden aprender a asociar un olor neutro  con el cosquilleo, ya que emiten más vocalizaciones ultrasónicas cuando se exponen posteriormente al olor [sin cosquillas]”, ha explicado el presidente de Comportamiento y Bienestar Animal del SRUC y de la Universidad de Edimburgo, Alistair Lawrence.

INVESTIGACIÓN DE LA RELACIÓN ENTRE LOS OLORES Y LOS ESTIMULOS POSITIVOS

Durante la investigación, los científicos expusieron dos grupos de ratas a dos olores neutros (A y B). Después, midieron las vocalizaciones ultrasónicas producidas por el grupo de ratas a las que se les hacía cosquillas y por el grupo de control.

El estudio ha desvelado que las ratas a las que habían hecho cosquillas produjeron, significativamente, más vocalizaciones ultrasónicos los días que eran cosquilleadas, así como en comparación con los roedores del grupo de control.

En la siguiente fase del experimento, los dos grupos fueron expuestos a tres olores, un olor neutro desconocido, extracto de heces de zorro y los olores A o B. En este punto, la investigación ha desvelado un hecho importante, las vocalizaciones ultrasónicas de las ratas que fueron cosquilleadas aumentaron cuando los ejemplares fueron expuestos al olor que habían percibido cuando les hacían cosquillas.

Este descubrimiento indica que las ratas habían aprendido a asociar el olor con una experiencia positiva.

“Este es un método novedoso para el condicionamiento positivo sin el uso de drogas o alimento. Es una incursión fascinante en el mundo de las emociones positivas, que fue agradables para las ratas, así como para todos los investigadores involucrados”, ha concluido Vincent Bombail, investigador científico del INRA.

 

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.