MARTES, 11 de mayo 2021, actualizado a las 22:40

MAR, 11/5/2021 | 22:40

ANIMALADAS

Encuentran defectos en la detección de envenenamientos en fauna de España

Investigadores españoles han descubierto que el sistema actual de seguimiento de casos de envenenamiento en fauna por cebos envenenados puede producir sesgos importantes en los índices de detección

Según los investigadores, los buitres junto con los perros están sobrerrepresentados en las bases de datos de especies de fauna silvestre afectadas por cebos envenenados.
Según los investigadores, los buitres junto con los perros están sobrerrepresentados en las bases de datos de especies de fauna silvestre afectadas por cebos envenenados.

Encuentran defectos en la detección de envenenamientos en fauna de España

Investigadores españoles han descubierto que el sistema actual de seguimiento de casos de envenenamiento en fauna por cebos envenenados puede producir sesgos importantes en los índices de detección

Redacción - 12-02-2021 - 11:10 H

El uso de cebos envenenados tiene su origen en determinados conflictos entre el ser humano y ciertas especies de fauna silvestre, principalmente depredadores, al ser concebido como una forma relativamente fácil de evitar los potenciales daños que estas especies pueden ocasionar a actividades como la ganadería o la caza.

Pero los venenos y los cebos que los contienen, y que son abandonados en espacios naturales, no son selectivos y pueden afectar gravemente a especies protegidas y/o amenazadas. De hecho, esta práctica ilegal, sancionada como delito contra la fauna por la legislación vigente desde hace más de dos décadas, sigue siendo actualmente un importante problema para la conservación de la fauna silvestre, cuyos efectos pueden llegar a notarse incluso a nivel de comunidad biológica.

Luchar de forma eficaz contra el uso ilegal de cebos envenenados depende en gran medida de la elaboración de protocolos que permitan detectar adecuadamente a los animales silvestres envenenados, así como recabar información precisa sobre las especies de fauna implicadas, las localizaciones en que se producen estos eventos y el número de individuos que resulta afectado.

Ahora, científicos de la Universidad Miguel Hernández, la Universidad de Granada, el Centro Internacional de Estudios de Derecho Ambiental (CIEDA), la Universidad de Lleida y el Grupo de Investigación en Gestión de Recursos Cinegéticos y Fauna Silvestre del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), han evaluado los sesgos en la detección de especies de fauna silvestre que son envenenadas intencionadamente en la Península Ibérica.

Para ello, han comparado datos del Programa Antídoto con los obtenidos de una serie de experimentos de campo en diferentes regiones de la Península Ibérica, basados en la monitorización de cebos (pedazos de carne, salchichas, huevos, etc.) no envenenados con cámaras trampa, y que fueron orientados a cuantificar la comunidad animal que potencialmente puede alimentarse de cebos realmente envenenados.

Los investigadores apuntan que a lo largo de las últimas décadas se han desarrollado diversos procedimientos para la detección de animales envenenados. Sin embargo, estos procedimientos están sesgados hacia la detección de las especies más comúnmente afectadas por casos de envenenamiento, o a las más grandes o a la detección de especies amenazadas concretas, que son las protagonistas de los programas de monitorización.

Este sesgo puede motivar infravaloraciones o sobreestimaciones del número real de eventos de intoxicación o de individuos afectados en cada evento en función de la especie, proporcionando datos que pueden no reflejar la situación real del problema.

UNA ESTRATEGIA NACIONAL CONTRA EL VENENO EN FAUNA

Los resultados de los experimentos de campo mostraron que animales de hasta 9 grupos faunísticos distintos fueron los comensales en la simulación de cebos (no envenenados) usados como señuelo.

Asimismo, los investigadores apuntan que si se comparan los datos del Programa Antídoto con los obtenidos en estos experimentos, se observa que los animales domésticos (perros) y los buitres están sobrerrepresentados en las bases de datos de especies de fauna silvestre afectadas por el uso ilegal de cebos envenenados, mientras que la presencia de córvidos y los pequeños mamíferos están infravalorados.

Este trabajo pone de manifiesto que el sistema actual de seguimiento de casos de envenenamiento en fauna silvestre, basado en fuentes heterogéneas, puede producir “sesgos importantes” en los índices de detección, por lo que sus datos deben ser interpretados con cautela a la hora de inferir la extensión real del problema que supone el uso ilegal de cebos envenenados para la conservación de la fauna silvestre.

De este modo, los resultados obtenidos podrían ser de gran utilidad para mejorar el sistema existente a favor de una estrategia nacional coordinada de lucha con el veneno liberada de sesgos, y cuyos resultados permitan estimaciones realistas del alcance del problema originado por el uso ilegal de cebos envenenados.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.