SÁBADO, 24 de febrero 2024

SÁB, 24/2/2024

ANIMALADAS

Detectan lengua azul en una perra gravemente enferma de Países Bajos

Se trataba de una perra preñada de una granja lechera holandesa con ganado vacuno y ovino que presentaba dificultad para respirar, edema pulmonar, emaciación grave y letargo

La perra vivía en una granja lechera holandesa con ganado vacuno y ovino.
La perra vivía en una granja lechera holandesa con ganado vacuno y ovino.

Detectan lengua azul en una perra gravemente enferma de Países Bajos

Se trataba de una perra preñada de una granja lechera holandesa con ganado vacuno y ovino que presentaba dificultad para respirar, edema pulmonar, emaciación grave y letargo

Redacción - 22-12-2023 - 09:45 H - min.

Una investigación realizada por veterinarios de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) ha descubierto un caso de virus de la lengua azul tipo BTV-3/NET2023 en una perra de 3 años y medio, que vivía en una granja lechera holandesa con ganado vacuno y ovino.

El virus encontrado en el animal, según explican desde la Universidad, es el serotipo 3, el mismo que se está extendiendo actualmente por las ovejas y ganado vacuno en los Países Bajos.

Según explican los investigadores, la perra estaba gravemente enferma y presentaba dificultad para respirar, edema pulmonar, emaciación grave y letargo, entre otros síntomas. Basándose en los síntomas, el veterinario que detectó el caso informó las autoridades veterinarias de Países Bajos de una sospecha de lengua azul.

Tras esto, el grupo de investigadores de la Universidad de Wageningen examinó las muestras tomadas de la perra enferma para detectar la presencia del virus. “La prueba PCR detectó el virus de la lengua azul. La secuenciación parcial confirmó BTV-3/NET2023 en las muestras”, explica el investigador del Wageningen Bioveterinary Research (WBVR), Melle Holwerda. Además, la muestra fue analizada para Brucella spp., aunque esta prueba fue negativa.

“La infección por lengua azul en perros es realmente muy rara”, afirma Holwerda, que además es jefe del Laboratorio Nacional de Referencia para enfermedades virales animales transmitidas por vectores de Países Bajos. “En la literatura científica se han informado algunos casos anecdóticos de perros infectados con lengua azul”, señala.

Las observaciones no son específicas de determinadas razas de perros y, según explican los investigadores, estos casos descritos fueron casi exclusivamente en perras preñadas. La perra infectada con el virus de la lengua azul en los Países Bajos también estaba preñada.

Por otro lado, los investigadores apuntan que se sabe poco sobre una posible vía de infección de la lengua azul en los perros. “La literatura científica también ofrece pocas pistas al respecto”, apunta Holwerda.

LA PERRA INFECTADA PUDO TENER ACCESO A CALOSTRO O UNA PLACENTA

La perra infectada vivía en una explotación ganadera y podía deambular libremente. El animal tenía acceso a los establos y comederos, y posiblemente también pudo acceder al calostro o a una placenta.

En el momento en que la perra enfermó gravemente, la autoridad veterinaria aún no sabía que la granja ganadera estuviera afectada por el virus de la lengua azul. Los veterinarios oficiales y que visitaron la granja no encontraron bovinos u ovinos enfermos.

No obstante, los resultados de la PCR de las muestras tomadas de los animales de granja confirmaron dos vacas positivas al BTV-3. “Esto demuestra que el virus de la lengua azul estaba efectivamente presente en la granja”, subraya Holwerda.

“El virus no se propaga a través de un perro. Los perros no son una fuente de propagación del virus”, destaca Holwerda. También recuerda que la lengua azul no es una enfermedad que pueda transmitirse de animales a humanos.

“La lengua azul es común en todo el mundo. Sin embargo, los perros con infecciones por lengua azul son muy raros. Por lo tanto, consideramos que la probabilidad de infección de los perros con lengua azul es extremadamente baja”, remarca Holwerda.

Sin embargo, recomienda estar alerta, especialmente con las perras preñadas que tienen acceso a las placentas de vacas y ovejas infectadas. “Recomendamos restringir la entrada de perros al establo en las granjas y no permitir el acceso al corral de partos. Esto evita que los perros entren en contacto con placentas o sangre de un animal infectado con lengua azul”, concluye.

VOLVER ARRIBA