DOMINGO, 19 de mayo 2024

DOM, 19/5/2024

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

¿Qué bacterias pueden interferir en el diagnóstico de la tuberculosis en ganadería?

Investigadores españoles han analizado las bacterias que pueden interferir en el diagnóstico de la tuberculosis

Las pruebas de intradermotuberculinización simple y comparada son pruebas in vivo oficiales para el diagnóstico de la tuberculosis.
Las pruebas de intradermotuberculinización simple y comparada son pruebas in vivo oficiales para el diagnóstico de la tuberculosis.

¿Qué bacterias pueden interferir en el diagnóstico de la tuberculosis en ganadería?

Investigadores españoles han analizado las bacterias que pueden interferir en el diagnóstico de la tuberculosis

Redacción - 03-03-2023 - 12:48 H - min.

La tuberculosis animal (TB) es una enfermedad de distribución mundial causada por las bacterias del complejo M. tuberculosis (CMT), principalmente por M. bovis y M. caprae, que afecta sobre todo a vacas, cabras y algunos mamíferos silvestres.

Genera un gran impacto socioeconómico sobre el sector ganadero y, además, supone un riesgo de salud pública debido a su naturaleza/condición zoonósica. La Comunidad Autónoma del País Vasco ha alcanzado el estatus de oficialmente libre de la TB bovina, pero las medidas de control basadas en las pruebas periódicas de intradermotuberculinización y en la vigilancia en los mataderos continúan aplicándose.

Las pruebas de intradermotuberculinización simple y comparada son pruebas in vivo oficiales para el diagnóstico de la TB bovina, en las que a los animales se les inyecta intradérmicamente una pequeña cantidad de una o dos tuberculinas, es decir, purificados proteicos derivados de M. bovis (PPD-B) y de M. avium (PPD-A).

La aparición de animales en los que la infección tuberculosa no se confirma por medio de las técnicas de laboratorio pero que reaccionan de manera inespecífica a las tuberculinas representa un problema aún no resuelto. Ello conlleva el sacrificio de animales que realmente no están infectados (falsos positivos) y la aplicación de medidas restrictivas sobre la granja de origen.

Estas reacciones pueden deberse entre otras cosas a una exposición previa de los animales a micobacterias no tuberculosas (MNT) o, aunque actualmente no está permitido, al uso de vacunas frente a la TB o la paratuberculosis. Por ello, uno de los objetivos que persiguen en NEIKER es identificar microorganismos no tuberculosos capaces de provocar reacciones cruzadas en las pruebas de diagnóstico y caracterizar su grado de interferencia, lo que permitirá desarrollar nuevas técnicas o criterios de diagnóstico.

Con el fin de poder diferenciar entre animales vacunados (BCG) e infectados y mejorar la especificidad de la prueba intradérmica, se han desarrollado antígenos de diagnóstico nuevos y bien definidos.

Por ello, en un nuevo estudio, investigadores del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (Neiker) han evaluado el comportamiento de las tuberculinas oficiales (PPD-B y PPD-A) y el de otros antígenos alternativos (el P22, el cóctel peptídico largo basado en ESAT-6 CFP-10 Rv3615c (PCL) y la proteína de fusión ESAT-6 CFP-10 Rv3615c (FP)), en cobayas sensibilizadas con dosis variables de microorganismos no micobacterianos (Rhodococcus equi, Nocardia sp.), varias MNT (M. nonchromogenicum, M. monacense, M. intracellulare, M. avium subsp. paratuberculosis, M. avium subsp. avium, M. avium subsp. hominissuis, M. scrofulaceum, M. persicum) y representantes del CMT (M. microti, M. caprae, M. bovis).

De esta forma, los investigadores han podido demostrar que la mayoría de las MNT estudiadas pueden inducir reacciones cruzadas con la tuberculina bovina (PPD-B) y con el antígeno P22, que la interpretación comparada resolvería el problema en algunos casos y que el grado de interferencia puede depender de la dosis de MNT a la que se exponen los animales.

“Como hallazgo positivo del estudio, cabe destacar que sólo los animales expuestos a M. bovis y M. caprae reaccionaron a los antígenos PCL y FP, por lo que éstos podrían complementar a la tuberculina bovina o incluso sustituirla en un futuro. De esta forma, la especificidad de la prueba de diagnóstico se vería mejorada, evitando la aparición de falsos positivos, pero sin perder su capacidad de identificar a los animales realmente infectados (sensibilidad)”, concluyen.

VOLVER ARRIBA