DOMINGO, 28 de noviembre 2021, actualizado a las 21:55

DOM, 28/11/2021 | 21:55

GANADERÍA  |  PORCINORUMIANTESAVICULTURAEQUINO

Identifican un indicador de bienestar animal en granjas de ciervos

Los mordiscos en el pelaje podrían usarse como indicador de estrés social o medioambiental en la gestión de las granjas de ciervo para detectar situaciones en las que se comprometa su bienestar

Interacción social mostrando la dominancia de una cierva de origen ibérico (Cervus elaphus) sobre otra.
Interacción social mostrando la dominancia de una cierva de origen ibérico (Cervus elaphus) sobre otra.

Identifican un indicador de bienestar animal en granjas de ciervos

Los mordiscos en el pelaje podrían usarse como indicador de estrés social o medioambiental en la gestión de las granjas de ciervo para detectar situaciones en las que se comprometa su bienestar

Redacción - 11-11-2021 - 09:08 H

En especies animales que viven en grupos sociales, como el ciervo (Cervus elaphus), los comportamientos de lucha/agresión entre los integrantes de un grupo son muy importantes para establecer un rango social que ordene el acceso a los recursos limitados, como la comida, el espacio o las hembras durante el celo.

Este tipo de interacciones agresivas, que definen el papel dominante o subordinado entre los miembros de un grupo, reciben el nombre de interacciones agonísticas, y sus patrones de ocurrencia pueden verse afectados por diversos estresores.

Un estudio liderado por Javier Pérez-Barbería, del Grupo de Investigación en Ciencia Animal Aplicada a la Gestión Cinegética del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), ha analizado el número de mordiscos en el pelaje producidos por las interacciones entre individuos del mismo grupo durante 14 años como un índice de interacciones agonísticas.

Los resultados han mostrado que el número de mordiscos se relacionó con el rango social de cada animal, sexo, tamaño del grupo y estrés por calor. Así, pusieron de manifiesto que a mayor rango social, menor número de mordiscos recibía un animal; el aumento del estrés por calor producía un aumento de mordiscos; los machos recibían más mordiscos que las hembras; cuanto más pesado era el animal, menor era el número de mordiscos en su cuerpo; a mayor tamaño del grupo más bocados en el pelaje de los animales; los ciervos de 5–6 años de edad tenían más mordiscos que los más jóvenes o más viejos; y las ciervas que parían sus gabatos más temprano en la época de nacimientos, sufrían menos mordiscos que las que parían en el pico de la temporada de nacimientos.

Para los autores, este trabajo y sus resultados en su conjunto evidencian que analizar los mordiscos en el pelaje de los ciervos puede ser una herramienta útil para detectar situaciones en el manejo animal que puedan estar comprometiendo su bienestar.

Pérez-Barbería destaca que “examinar la cantidad de pelaje mordida por ciervos del mismo grupo es un índice práctico para evaluar el bienestar animal y detectar situaciones de estrés en condiciones de granja". "Sin embargo, su utilidad en poblaciones silvestres de ciervo, donde el espacio y densidad animal no son factores críticos, es muy limitada, porque en estas condiciones este comportamiento no es frecuente”, explican.

Respecto a la utilidad del estudio en granjas y zoos, Andrés García indica que “aunque la evaluación parece ser complicada, un veterinario o gestor entrenado puede evaluar a simple vista una escala muy detallada de la superficie mordida, como ha sido en mi caso durante estos años de gestionar la manada de ciervos de la UCLM. Un experto así podría indicar a primera vista problemas de manejo en las granjas que visite”.

Finalmente, Tomás Landete apunta una posible automatización del proceso. “Actualmente existen sistemas de análisis de imagen en producción animal que pueden estimar parámetros desde la condición hasta incluso peso corporal o cojera. Estas empresas podrían desarrollar un sistema similar que calcule un índice de mordiscos recibidos y produzca alarmas de situaciones de estrés. Además del millón de ciervos en granjas de Nueva Zelanda, el casi medio millón en los EE.UU. o los 300.000 en toda Europa, los 650.000 ciervos en cotos de España podrían beneficiarse también si un sistema de análisis de imagen se instalase cerca de donde se les ofrece comida”, concluye.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.