SÁBADO, 26 de septiembre 2020, actualizado a las 3:32

SÁB, 26/9/2020 | 3:32

PROFESIONALES

¿En qué zonas de España circula el virus del Nilo Occidental?

Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana, explica la distribución del virus del Nilo Occidental en distintas zonas de España, cómo ha avanzado su expansión en los últimos años y cómo prevenir brotes como el de Andalucía

Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)
Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)

¿En qué zonas de España circula el virus del Nilo Occidental?

Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana, explica la distribución del virus del Nilo Occidental en distintas zonas de España, cómo ha avanzado su expansión en los últimos años y cómo prevenir brotes como el de Andalucía

Redacción - 31-08-2020 - 13:20 H

Jordi Figuerola, investigador de la Estación Biológica de Doñana-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un artículo compartido por la Red de Investigación en Sanidad Animal (RedRisa), ha resuelto las dudas sobre el virus del Nilo Occidental a raíz de los casos de meningoencefalitis detectados en la provincia de Sevilla durante este mes de agosto.

El experto en ecología y dinámica de poblaciones y patógenos destaca  sobre los mosquitos que "existen más de 3.500 especies en el mundo, y aunque solo un porcentaje de ellos son transmisores de patógenos, en conjunto son considerados el animal que provoca más muertes en humanos cada año, más incluso que las provocadas por el propio ser humano".

"Los mosquitos han tenido a lo largo de la historia un impacto muy importante sobre la salud y el desarrollo de la humanidad. Cada año, más de 200 millones de personas sufren infecciones transmitidas por mosquitos causando la muerte de aproximadamente 725.000 personas. Estas enfermedades también han tenido un impacto la economía, por ejemplo en el turismo o en los Juegos Olímpicos de Brasil debido a la epidemia de Zika en 2016", explica.

Asimismo, añade que en España hay evidencias de la circulación local del virus West Nile de manera continua al menos desde el 2003, gracias a la detección del virus en aves residentes, caballos y mosquitos en distintas zonas de Andalucía, Extremadura y Castilla y León y Cataluña. “En España este virus se transmite principalmente por dos especies de mosquito que no son invasores: el Culex pipiens en zonas urbanas y Culex perexiguus en zonas rurales y naturales”, señala.

“En 2004 se registró una infección en una persona en Badajoz, en 2010 se registraron dos casos de infección en humanos en la provincia de Cádiz y 3 casos en 2016 en Coria del Río y pueblos cercanos. Aproximadamente el 0,2-0,6% de la población que vive en áreas con humedales en Andalucía y Cataluña presenta anticuerpos frente al virus West Nile, indicando que ha estado expuesta al virus en algún momento de su vida."

CICLO DEL VIRUS DEL NILO OCCIDENTAL

"Este virus se aisló por primera vez en 1937 en el distrito de West Nile en Uganda y es el virus causante de la fiebre del Nilo. Es un virus transmitido por mosquitos que necesita a las aves para completar su ciclo”, explica.

De esta manera, detalla, el mosquito se infecta al alimentarse de un ave infectada y puede transmitir la infección a otras aves sanas. “La infección en las aves es de corta duración y normalmente en poco más de una semana el virus ya no es detectable en su sangre”, apunta.

"Los problemas empiezan cuando un mosquito infectado se alimenta de una persona o un caballo. Es la mayoría de casos la infección transcurre sin síntomas importantes pero en 1 de cada 150 casos puede desembocar en una infección grave, meningoencefalitis e incluso, provocar la muerte”, indica.

En este sentido, aclara que los mosquitos solo pueden adquirir la infección a través de un ave infectada, nunca directamente de un mamífero y normalmente se dispersa gracias al movimiento de aves infectadas.

LOS CASOS DE FIEBRE DEL NILO OCCIDENTAL EN ESPAÑA EN 2020

Figuerola señala que "en los últimos años se han producido importante brotes de virus West Nile en distintos países de Europa, con más de 2.000 infecciones registradas durante el 2018 que produjeron 180 muertes".

Hasta ahora, España había estado a salvo de estos brotes en humanos, a pesar de que el virus circula frecuentemente en distintas zonas naturales, probablemente porque los mosquitos infectados no se alimentaban con frecuencia sobre personas.

Según estudios recientes, "la incidencia del virus West Nile en Europa es mayor en años con más lluvias y temperaturas más elevadas durante la primavera”. “Estos factores favorecerían el desarrollo de poblaciones de mosquitos más abundantes y permitiría el crecimiento de sus poblaciones desde principios de primavera”, detalla.

El experto explica que durante mayo del 2020 la precipitación fue un 80% superior a la lluvia promedio registrada en los 10 años anteriores. Además, el confinamiento puede haber facilitado la reproducción de los mosquitos en los pueblos y ciudades y relajado las medidas de control sobre sus poblaciones."

El investigador recuerda que "los mosquitos aprovechan los imbornales que sirven para drenar el agua de lluvia de las calles y cualquier otra pequeña acumulación de agua para reproducirse, además de otros lugares de nuestras casa donde se acumula agua".

CONTROL INTEGRADO DE MOSQUITOS

Para Figuerola, la mejor estrategia para eliminar la transmisión del virus West Nile es reducir la población de mosquitos en las zonas habitadas y evitar que los mosquitos puedan alimentarse sobre los humanos.

"Actualmente se están realizando tratamientos de urgencia para controlar las poblaciones de mosquitos en las zonas afectadas, como pulverizaciones a ultra bajo volumen con piretroides combinado con el control de larvas utilizando BTI, unas toxinas de origen bacteriano que matan a las larvas de mosquito e impiden su desarrollo”, explica.

Para lo segundo, señala que es recomendable equipar las viviendas con mosquiteras, minimizar la superficie de piel expuesta a la picadura y realizar tratamientos para impedir su reproducción en los pueblos y ciudades.

En cuanto a los tratamientos sobre los adultos, Figuerola destaca que "son menos efectivos que los tratamientos sobre las larvas y suelen implicar productos más tóxicos para la fauna acuática".

Para ello, es importante que un buen programa de control "implique localizar antes de la temporada reproductoras las posibles zonas donde se puedan reproducir los mosquitos y modificar o adaptar las infraestructuras cuando sea posible para evitar la reproducción de los mismos".  Por ejemplo, en los imbornales de las calles se aplican larvicidas a principios de temporada para evitar su reproducción en caso de que quede agua estancada.

"El control de los mosquitos depende de los municipios en la vía pública y de los propietarios en las zonas privadas. Esto genera importantes diferencias entre municipios en las estrategias e inversiones para controlar a los mosquitos”, apunta.

Asimismo, señala que en municipios pequeños el control de los mosquitos puede representar un importante problema difícil de abordar con los recursos propios. “Por este motivo existen en distintos lugares de España servicios de control de mosquitos que prestan servicio a comunidades de municipios en zonas con especial presencia de mosquitos, p.e. en los entornos del Delta del Llobregat, los Aiguamolls de l’Emporda y el Delta de l’Ebre", indica.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.