VIERNES, 9 de diciembre 2022, actualizado a las 13:01

VIE, 9/12/2022 | 13:01

PROFESIONALES

El virus de la mixomatosis se ha vuelto más mortal para los conejos

Un nuevo estudio revela que el virus mixoma, que afecta a los conejos, se ha vuelto más mortal con el tiempo

El virus mixoma, que afecta a los conejos, se ha vuelto más mortal con el tiempo.
El virus mixoma, que afecta a los conejos, se ha vuelto más mortal con el tiempo.

El virus de la mixomatosis se ha vuelto más mortal para los conejos

Un nuevo estudio revela que el virus mixoma, que afecta a los conejos, se ha vuelto más mortal con el tiempo

Redacción - 07-10-2022 - 08:04 H - min.

Una idea común es que los virus se vuelven más leves con el tiempo a medida que se vuelven endémicos dentro de una población. Sin embargo, una nueva investigación, dirigida por Penn State y la Universidad de Sydney, revela que un virus, llamado mixoma, que afecta a los conejos se ha vuelto más mortal con el tiempo.

Los hallazgos, según indican los investigadores, destacan la necesidad de un control riguroso de los virus humanos, incluidos el SARS-CoV-2, la viruela del mono y la poliomielitis, para aumentar la virulencia.

“Durante la pandemia de Covid-19, muchas personas han asumido incorrectamente que a medida que el virus SARS-CoV-2 se vuelva endémico, también se volverá más leve”, apunta Andrew Read, investigador de Penn State.

Sin embargo, señala, se sabe que la variante delta era más contagiosa y causaba una enfermedad más grave que la cepa original del virus, y omicron es incluso más transmisible que la delta. “Nuestra nueva investigación muestra que un virus que afecta a conejos ha evolucionado para volverse más letal y no hay ninguna razón por la que esto no pueda suceder con el SARS-CoV-2 u otros virus que afectan a los humanos”, destaca.

Según apunta Read, el mixoma se introdujo en Australia a principios de la década de 1950 para sofocar una población de conejos no nativos fuera de control. Conocida como mixomatosis, la enfermedad provoca lesiones cutáneas hinchadas y llenas de líquido, cabezas y párpados hinchados, orejas caídas y vías respiratorias bloqueadas, entre otros síntomas. El virus fue tan mortal que mató aproximadamente al 99,8% de los conejos que infectó en dos semanas.

Sin embargo, con el tiempo, el virus se volvió más leve, matando solo al 60% de los conejos infectados y tardando más en hacerlo.

Los científicos en ese momento creían que este resultado era inevitable”, explica Read. “Lo que llamaron la ‘ley de disminución de la virulencia’ sugirió que los virus naturalmente se vuelven más leves con el tiempo para garantizar que no maten a sus anfitriones antes de que hayan tenido la oportunidad de transmitirse a otras personas”.

Sin embargo, cuando Read y su equipo comenzaron a estudiar el virus del mixoma en conejos en 2014, descubrieron que el virus había recuperado la ventaja y una vez más estaba matando conejos a un ritmo mayor. En su estudio más reciente, que se publicó el 5 de octubre en Journal of Virology, examinaron varias variantes del virus del mixoma recolectadas entre 2012 y 2015 en el laboratorio para determinar su virulencia. El equipo determinó que los virus se dividían en tres linajes: a, b y c.

CAMBIO EN LOS SÍNTOMAS DE CONEJOS CON MIXOMATOSIS

Curiosamente, puntualiza Read, los conejos en su estudio exhibieron síntomas diferentes a los inducidos por los virus recolectados en las primeras décadas después de la liberación.

“En lugar de desarrollar lesiones con inflamación y llenas de líquido, estos conejos desarrollaron lesiones planas, lo que sugiere una falta de respuesta inmune reducida”, dijo Read.

“Además, estos conejos tenían significativamente más bacterias distribuidas en múltiples tejidos, lo que también es consistente con la inmunosupresión. Interpretamos este fenotipo ‘amixomatoso’ como una adaptación del virus para superar la resistencia en evolución en la población de conejos salvajes”, señalan.

Sin embargo, el linaje c produjo una respuesta ligeramente diferente en los conejos. Los conejos infectados con el linaje c tenían significativamente más hinchazón en la base de las orejas y alrededor de los párpados, donde los mosquitos suelen picar. Estas áreas también contenían cantidades extremadamente altas de virus.

“La transmisibilidad de los insectos depende de la presencia de grandes cantidades de virus en los sitios accesibles al vector”, asegura Read. “Presumimos que los virus del linaje c son capaces de una mayor diseminación a los sitios alrededor de la cabeza, donde es más probable que los mosquitos se alimenten y que pueden suprimir las respuestas inflamatorias en estos sitios, lo que permite la replicación persistente del virus en grandes cantidades”.

Read señala que los hallazgos del equipo demuestran que los virus no siempre evolucionan para volverse más leves. “Por definición, una carrera armamentística evolutiva ocurre cuando los organismos desarrollan adaptaciones y contraadaptaciones entre sí”, indica Read.

“Con el mixoma, el virus ha desarrollado nuevos trucos, lo que resulta en una mayor mortalidad de conejos. Sin embargo, con el tiempo, es probable que los conejos desarrollen resistencia a estos trucos. Es posible que se esté produciendo una carrera evolutiva similar con el SARS-CoV-2 y otros virus humanos, a medida que los humanos se vuelven más inmunes. Por eso es tan importante que los fabricantes de vacunas se mantengan al día con las últimas variantes y que el público se mantenga actualizado sobre sus vacunas. Mejor aún sería desarrollar una vacuna universal que funcione contra todas las variantes y ser eficaz durante un período de tiempo más largo”, concluye el investigador.

DESDE 2018 LA MIXOMATOSIS TAMBIÉN AFECTA A LAS LIEBRES IBÉRICAS

Además de los conejos, otros animales afectados por la mixomatosis son las liebres ibéricas. Así, en 2018 se produjo un salto entre especies cuando un nuevo virus de mixoma recombinante (ha-MYXV) causó una alta mortalidad en liebres en la Península Ibérica, provocando una epidemia.

Durante ese año se describieron notificaciones de muertes agudas en poblaciones de liebre ibérica en varias provincias del norte, sur y centro de España, con una mortalidad aparente superior al 50%, así como en el sur de Portugal.

Recientemente, un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos y de la Junta de Andalucía publicó un estudio en el que señalaban que las liebres ibéricas sufren una forma inusual de mixomatosis con una alta mortalidad.

Dado el alto impacto que ha tenido la mixomatosis en las liebres ibéricas, se puso en marcha el grupo Mixolepus, coordinado por el Centro de Investigación en Sanidad Animal IRTA-CReSA, con la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Labiana, la Fundación Artemisan y otras entidades públicas y privadas relacionadas con la sanidad animal.

En este sentido, desde Labiana comenzó el desarrollo de una vacuna frente a la mixomatosis de la liebre ibérica y para continuar avanzando con el fármaco lanzó la iniciativa SOS Liebre Ibérica, un proyecto sin ánimo de lucro de investigación multidisciplinar cuyo objetivo es el desarrollo de una vacuna frente a la mixomatosis de la liebre ibérica.

VOLVER ARRIBA