DOMINGO, 22 de mayo 2022, actualizado a la 1:06

DOM, 22/5/2022 | 1:06

PROFESIONALES

El virus de Crimea-Congo ya era endémico en España desde antes de lo que se pensaba

Investigadores españoles han evidenciado una endemicidad prolongada del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, anterior a 2010, mediante una encuesta serológica retrospectiva en el este de España

En España, se detectó el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en garrapatas H. lusitanicum de un ciervo rojo en 2010.
En España, se detectó el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en garrapatas H. lusitanicum de un ciervo rojo en 2010.

El virus de Crimea-Congo ya era endémico en España desde antes de lo que se pensaba

Investigadores españoles han evidenciado una endemicidad prolongada del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, anterior a 2010, mediante una encuesta serológica retrospectiva en el este de España

Redacción - 11-04-2022 - 12:00 H - min.

Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, de la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Valencia y del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), Bellaterra, han realizado un estudio serológico retrospectivo de anticuerpos contra el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (CCHF) en ungulados salvajes a lo largo de la costa mediterránea oriental de España.

Así, han desvelado que el virus circulaba en Valencia desde antes de 2010, cuando se detectó por primera vez en España, pero está principalmente restringido a grupos geográficos con una seropositividad alta asociada con una elevada densidad de bóvidos.

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo es causada por el virus CCHF (CCHFV), un patógeno transmitido por garrapatas del género Orthonairovirus, perteneciente a la familia Bunyaviridae.

En los seres humanos, los investigadores explican que el CCHFV puede inducir una enfermedad hemorrágica sistémica grave y potencialmente mortal. Las infecciones por el virus en la vida silvestre y los animales domésticos son generalmente subclínicas pero, en algunas especies, pueden inducir suficiente viremia para permitir la transmisión del virus a las garrapatas no infectadas.

Además, sostienen que los animales infectados producen anticuerpos, lo que permite identificar las áreas afectadas mediante estudios serológicos retrospectivos. El CCHFV es endémico en varios países de Asia, África, Oriente Medio y el sureste de Europa y tiene un rango similar al de sus principales vectores y reservorios, Hyalommaspp. garrapatas, que están ampliando su rango de hábitat en el sur de Europa.

En España, se detectó CCHFV en garrapatas H. lusitanicum de un ciervo rojo (Cervus elaphus) en 2010. Igualmente, desde 2013, se han notificado varios casos graves del virus en humanos en el país, y los investigadores señalan que las cepas virales identificadas en España mostraron una alta variabilidad genética, lo que sugiere introducciones repetidas de diferentes orígenes, incluidos África y Europa del Este.

Los estudios de seroprevalencia realizados en 2017 y 2018 mostraron evidencia de que la CCHF es prevalente en grandes áreas del centro y sur de España, que coinciden con las regiones donde se han descrito las garrapatas H. marginatum y H. lusitanicum.

Los autores indican que, a lo largo de la costa mediterránea del este de España, la existencia de vectores del virus (garrapatas Hyalomma) y del propio virus eran inciertas hasta hace poco, cuando se encontraron garrapatas H. lusitanicum en jabalíes (Sus scrofa) del área metropolitana de Barcelona, y se notificó seropositividad al virus en ungulados del sur de Cataluña.

Por último, aseguran que para evaluar el alcance y la duración de la circulación del virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo en el este de España, se llevó a cabo una seroencuesta retrospectiva para detectar anticuerpos del virus en diferentes especies de vida silvestre en la región de Valencia.

Los resultados mostraron que el virus ya estaba circulando en diferentes áreas de la región de Valencia cuando se notificó el virus en España en 2010. “Estos resultados son consistentes con el análisis filogenético de la cepa CCHFV obtenida de una garrapata H. lusitanicum recolectada en el oeste de España en 2014 que sugirió que la cepa había estado circulando en el país durante varias décadas”, añaden

“Junto con la variabilidad de las cepas de CCHFV identificadas en España, nuestros hallazgos sugieren un escenario epidemiológico en el que el CCHFV se ha introducido repetidamente en diferentes regiones de España durante muchos años”, aseguran.

Por todo ello, a modo de conclusión los investigadores destacan que los resultados del estudio respaldan que el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo ha sido endémico en ungulados salvajes en diferentes regiones de España antes de que se detectara en 2010

“En el este de España, la circulación del CCHFV se produce principalmente en grupos geográficos asociados con altas densidades de especies de Bovidae. Sin embargo, a medida que estas especies se desplazan a zonas con mayor población humana, podrían producirse más casos de FHCC en humanos. Para proteger a la población de la región, la sanidad pública debería continuar la vigilancia del CCHFV entre las especies de garrapatas y ungulados”, remarcan los investigadores.

VOLVER ARRIBA