DOMINGO, 3 de julio 2022, actualizado a la 1:00

DOM, 3/7/2022 | 1:00

PROFESIONALES

Viruela del mono: Nueva oportunidad para contar con los veterinarios en Salud Pública

El veterinario y catedrático de Sanidad Animal José Poveda lleva 20 años siguiendo la pista a la viruela del mono y defiende que las autoridades sanitarias deben contar con los veterinarios para combatir zoonosis como esta

José Poveda, veterinario y catedrático del área de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
José Poveda, veterinario y catedrático del área de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Viruela del mono: Nueva oportunidad para contar con los veterinarios en Salud Pública

El veterinario y catedrático de Sanidad Animal José Poveda lleva 20 años siguiendo la pista a la viruela del mono y defiende que las autoridades sanitarias deben contar con los veterinarios para combatir zoonosis como esta

Jorge Jiménez - 19-05-2022 - 15:00 H - min.

Este 17 de mayo, la Comunidad de Madrid comunicaba la detección de 8 casos sospechosos de viruela del mono. Una cifra que ya asciende a más de 20, según han informado las autoridades madrileñas que se encuentran estudiándolos en coordinación con el Centro Nacional de Microbiología.

Esta enfermedad zoonósica causada por un poxvirus ya ha sido detectada en varios países este año. Así, además de España, también han notificado casos Estados Unidos (1), Reino Unido (7) y Portugal, este último país con 20 sospechosos, 5 de los cuales ya han sido confirmados.

A pesar de la repercusión mediática que está teniendo la llegada de la viruela del mono, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) ha emitido un informe este jueves 19 de mayo destacando que “la probabilidad de transmisión entre individuos sin contacto cercano se considera baja”.

Una afirmación con la que coincide el experto José Poveda, veterinario y catedrático del área de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), con 20 años de experiencia impartiendo la asignatura de Enfermedades Exóticas Tropicales y Patología Tropical Comparada.

Durante todo este tiempo, el catedrático asegura que le ha seguido la pista a la viruela del mono en África, donde, según apunta, llevan apareciendo casos en los últimos años, coincidiendo con la suspensión de la vacunación frente a la viruela que protegía de forma cruzada frente a la del mono.

Respecto al origen de la enfermedad, el experto destaca que los monos padecen el cuadro de viruela, pero no son ellos el reservorio. “Se llama viruela de los monos porque la sintomatología de lesiones variólicas se aprecia en ellos”, señala y subraya que el reservorio son diferentes roedores, siendo el más conocido la rata de Gambia, que no manifiesta sintomatología clínica, y que es un animal presente en la dieta de los habitantes de muchos países africanos.

“El contacto con ese roedor y su carne contaminada, desencadena lesiones en personas jóvenes que nunca han sido vacunadas contra la viruela”, explica el veterinario, apuntando que fue la rata de Gambia, precisamente, el animal mediante el que se introdujo en Estados Unidos.

Y es que, este tipo de ratas se utilizan para detección de minas, por lo que fueron llevados unos ejemplares a Estados Unidos, donde transmitieron la enfermedad a los perritos de las praderas y estos, llegaron a contaminar a personas.

ALARMISMO EN ESPAÑA FRENTE A LA VIRUELA DEL MONO

Frente a la alarma que ha generado en España la viruela del mono, el veterinario llama a la calma, destacando su baja transmisibilidad de persona a persona. “Este brote que estamos viviendo posiblemente está relacionado con gente procedente de África o con turistas que han ido a ese continente y haya ido saltando de persona a persona por contacto estrecho, a través de piel y mucosas”, indica.

“La viruela del mono es fácil de controlar”, aclara el Poveda, destacando que, si hubiese alguna emergencia con la aparición de transmisión comunitaria sería “fácil” implementar medidas como la vacunación contra la viruela.

No obstante, el veterinario espera que con el aislamiento y seguimiento de los casos sea suficiente para controlar el brote, no siendo necesario por lo tanto pasar a una fase de vacunación. Por todo ello, Poveda señala que el alarmismo que se pueda generar en torno a la viruela del mono no tiene fundamento.

“Yo espero que no llegue a haber transmisión comunitaria y que se va a llegar a controlar el brote haciendo un seguimiento de los sujetos afectados y sospechosos”, indica Poveda, destacando que es “muy poco probable” que esta situación derivase en una nueva pandemia, dada la baja tasa de transmisibilidad de la viruela del mono.

EL PAPEL DE LOS VETERINARIOS EN EL CONTROL DE LAS ZOONOSIS

Respecto al rol que pueden jugar los veterinarios frente a la emergencia de casos de enfermedades zoonósicas —como la viruela del mono— Poveda lo tiene claro, y subraya que “sería deseable” que las autoridades sanitarias contaran con los conocimientos de este colectivo.

“A diferencia de los médicos, los veterinarios estudiamos enfermedades zoonósicas, incluso las más raras. Llevo enseñando 20 años a mis alumnos cómo reconocer este tipo de enfermedades, como la viruela del mono, porque los veterinarios somos la primera barrera frente a las zoonosis”, afirma.

No obstante, cree que las autoridades sanitarias van a poder controlar el brote de forma rápida y sencilla, sin tener que recurrir al colectivo veterinario. Aunque incide en la importancia de que los veterinarios participen en los comités de expertos, dado el “importante conocimiento” que tienen estos profesionales sobre zoonosis.

Por otro lado, el veterinario explica que, al contrario de lo que pasó en Estados Unidos, donde se introdujo la viruela del mono a través de roedores, que infectaron a su vez a fauna autóctona, en España es muy difícil que esto pueda llegar a ocurrir.

“El riesgo de que el virus se quede en España es muy bajo siempre y cuando no haya vehiculación a través de posibles reservorios, siendo solo los contagios entre personas”, indica. Y es que, el veterinario remarca que los humanos terminan siendo un fondo de saco. “Lo más probable es que una vez que los afectados superen la enfermedad el virus se termine, ya que no habría reservorio”, concluye.

VOLVER ARRIBA