JUEVES, 28 de mayo 2020, actualizado a las 18:05

JUE, 28/5/2020 | 18:05

PROFESIONALES

Veterinarios y médicos combaten juntos el cáncer infantil

Una reciente investigación sobre el neuroblastoma infantil, en la que han participado médicos y veterinarios, ha puesto de manifiesto la importancia de estos profesionales sanitarios en la investigación biomédica

Los veterinarios pueden ejercer un importante papel en la investigación biomédica.
Los veterinarios pueden ejercer un importante papel en la investigación biomédica.

Veterinarios y médicos combaten juntos el cáncer infantil

Una reciente investigación sobre el neuroblastoma infantil, en la que han participado médicos y veterinarios, ha puesto de manifiesto la importancia de estos profesionales sanitarios en la investigación biomédica

Redacción - 09-12-2019 - 12:11 H

En la última entrevista concedida a Animal’s Health, el catedrático de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid Bruno González Zorn, además de resaltar la importancia del veterinario en la lucha contra las resistencias a los antibióticos, explicó la importancia de estos profesionales sanitarios en la investigación biomédica.

El catedrático señalaba que “la investigación biomédica debe ser también hecha por los veterinarios” y que estos profesionales habían tendido a dedicarse a la investigación veterinaria, por lo que la sociedad desconoce esta faceta de la profesión veterinaria. Así, explico a modo de ejemplo, que si un veterinario dice que se quiere dedicar a investigar el cáncer infantil, muchas personas piensan: “uy qué raro, un veterinario trabajando en cáncer infantil”.

Precisamente, patólogos veterinarios y médicos han trabajado codo con codo en una investigación sobre el neuroblastoma, una forma de tumor maligno que afecta principalmente a niños menores de seis años. Concretamente, el equipo de investigación multidisciplinar ha sido dirigido por el médico y patólogo molecular Lukas Kenner, investigador del Departamento de Patología y director de la División de Laboratorio de Patología Animal de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena.

El estudio, cuyos resultados han sido publicados en Nature Communications, ha desvelado, a través de la secuenciación del genoma, que la proteína linfoquinasa anaplásica ALK y el gen canceroso PIM1 están involucrados en el desarrollo del tumor.

Asimismo, la investigación ha descubierto que el tratamiento dirigido contra el cáncer con un inhibidor de ALK en combinación con un inhibidor de PIM1 puede aumentar las posibilidades de supervivencia de los niños con un pronóstico desfavorable.

El neuroblastoma es un tumor del sistema nervioso periférico y uno de los cánceres infantiles más comunes y letales. De hecho, representa el 10% de los cánceres infantiles. El curso de la enfermedad puede variar mucho, dependiendo del cuadro clínico y la mutación genética de las células cancerosas.  

El equipo de Kenner ha trabajado con Suzanne Turner, de la División de Patología Celular y Molecular del Hospital de la Universidad de Addenbrooke (Cambridge, Reino Unido), con quien probaron el efecto terapéutico de los inhibidores para las mutaciones ALK en niños con neuroblastoma recurrente.

La secuenciación del genoma de los pacientes reveló que el gen canceroso PIM1 también se activa en el neuroblastoma. Ahora, el enfoque terapéutico radica en la desactivación de la proteína, algo que se puede lograr mediante una terapia dirigida contra el cáncer en forma de administración combinada de inhibidores de ALK y PIM1. Por lo que están realizando estudios preclínicos con Turner para investigar dichos inhibidores.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.