VIERNES, 17 de septiembre 2021, actualizado a las 22:17

VIE, 17/9/2021 | 22:17

PROFESIONALES

Veterinarios de Valencia presentan alegaciones al Real Decreto de transporte animal

El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios pide que se considere a los veterinarios como los responsables de impartir los cursos a los camioneros y demás operarios que manejen los animales en su transporte

Inmaculada Ibor, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios.
Inmaculada Ibor, presidenta del Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios.

Veterinarios de Valencia presentan alegaciones al Real Decreto de transporte animal

El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios pide que se considere a los veterinarios como los responsables de impartir los cursos a los camioneros y demás operarios que manejen los animales en su transporte

Redacción - 27-07-2021 - 12:12 H

El 29 de junio el Ministerio de Agricultura (MAPA) sometió a audiencia pública el Proyecto de Real Decreto (RD) sobre normas de sanidad y protección animal durante el transporte. El Consejo Valenciano de Colegios Veterinarios (CVCV) ha presentado al Ministerio y a la propia Organización Colegial Veterinaria (OCV) una serie de sugerencias y de mejoras en la redacción con dos objetivos fundamentales.

De esta manera, por un lado, los veterinarios valencianos piden que se considere a los veterinarios como los responsables de impartir los cursos que se requerirán a los camioneros y demás operarios que manejen los animales en su transporte para obtener el necesario ‘certificado de capacitación’.

Asimismo, por otro lado, piden mejorar las condiciones e instalaciones donde alojar al ganado que vaya a pasar el control sanitario en el Puesto de Inspección Fronterizo (PIF), así como las relativas a los servicios veterinarios en aeropuertos o puertos.

“La experiencia adquirida en este ámbito, así como la aprobación de un nuevo marco comunitario sobre controles oficiales ha puesto de manifiesto que existe un margen de mejora en los mecanismos disponibles para asegurar el cumplimiento de las normas, máxime cuando la protección del bienestar de los animales constituye un objetivo legítimo de interés general, de acuerdo con el Tribunal de Justicia de la UE, mejoras que se abordan en el presente texto”, apunta el Ministerio en el proyecto de RD.

Así, la estructura general del RD de 2016 se mantiene en este proyecto, con las normas de sanidad y bienestar animal en el transporte, los requisitos para los puntos de salida y entrada y control y régimen sancionador.

EL PAPEL DE LOS VETERINARIOS EN EL CERTIFICADO DE CAPACITACIÓN

En uno de sus artículos del RD se hace referencia a la formación que tendrán que recibir las personas que manejen las reses —transportistas, personal de los centros de concentración, operarios encargados de la carga y descarga— para obtener el necesario certificado de capacitación.

A este respecto, el CVCV remarca que “el bienestar de un animal está vinculado de manera inherente a su estado de salud, y por ello la profesión veterinaria es la única que puede abordar totalmente esta materia (impartir estos cursos) y con la competencia necesaria”.

Por otro lado, el CVCV entiende que esta formación debería plantearse también desde un enfoque ‘One Health’, “teniendo en cuenta las interacciones entre salud animal, el bienestar de los animales y la salud humana”. Además, apuntan que estos cursos deberían impartirse “al menos cada cinco años”, para así poder “atender los cambios normativos, avances técnicos y a resultados de estudios científicos”.

IMPOSIBILIDAD DE CUMPLIR LA NORMATIVA DE BIENESTAR ANIMAL

Las propuestas de la entidad colegial entran también al detalle de lo contenido en algunos de los anexos de este proyecto de RD. Así, critica la redacción de laDeclaración responsable’ sobre los planes de contingencia que se deben acreditar ante cualquier imprevisto que impida llevar a cabo el viaje de la forma planificada o ante la inmovilización de los animales en un PIF, porque en muchos casos “sería imposible cumplir con la normativa de bienestar animal, ya que los animales excederían el tiempo máximo de 14 horas cargados en el camión (aproximadamente 8 horas de ida al PIF + 8 horas de vuelta)”.

De igual manera el CVCV rechaza que se autorice a aeropuertos o puertos a trabajar con animales vivos si no disponen “de instalaciones para descarga de animales con capacidad suficiente y adecuada al flujo que manejan”.

Además, para los que sí las tienen y están autorizados reclama que, en lugar de exigir que en la instalación trabaje “un veterinario”, solicita que lo haga un ”servicio veterinario” cuya prestación quede debidamente  reflejada en un contrato “y no quedarse en un (mero) acuerdo”.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.