MARTES, 6 de diciembre 2022, actualizado a las 21:57

MAR, 6/12/2022 | 21:57

PROFESIONALES

Los veterinarios de Madrid se pronuncian sobre la Ley de Protección y Derechos de los Animales

El Colegio de Veterinarios de Madrid ha elaborado un informe sobre el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales

Felipe Vilas, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid.
Felipe Vilas, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid.

Los veterinarios de Madrid se pronuncian sobre la Ley de Protección y Derechos de los Animales

El Colegio de Veterinarios de Madrid ha elaborado un informe sobre el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales

Redacción - 16-12-2021 - 08:27 H - min.

El Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema) ha elaborado un amplio informe sobre el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales, que ha enviado al Consejo General de Colegios Veterinarios de España, con el fin de que la voz del colectivo veterinario sea tenida en cuenta a la hora de desarrollar dicha ley, dada la capacitación de los veterinarios para garantizar la salud y el bienestar animal

El documento es fruto de las aportaciones de los miembros de la Junta de Gobierno de Colvema y de la colaboración de los veterinarios Maria José Montes y Juan María Josa.

A lo largo del informe, se analizan en profundidad aspectos como el papel de la profesión veterinaria, las colonias felinas y los animales urbanos.

El texto también dedica un amplio espacio al apartado del anteproyecto dedicado a los centros públicos de protección animal y entidades de protección animal; y a otros puntos más conflictivos como el sacrificio y eutanasia, entre otros.

Es probable que el proyecto definitivo, si finalmente se presenta en la actual legislatura, sufra modificaciones y, por ello, desde la entidad colegial esperan que se tengan en cuenta las consideraciones del colectivo veterinario, como profesionales capacitados, con base científica, para garantizar la salud y el bienestar animal.

LOS VETERINARIOS EN LA LEY DE PROTECCIÓN ANIMAL

En el documento publicado por Colvema se analiza, entre otros aspectos, el papel de la veterinaria en el anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales. A este respecto, desde el Colegio señalan que el artículo 5 de la norma hace referencia a la creación del Comité Científico y Técnico para la Protección y Derechos de los Animales, indicando que estará integrado por “personas de reconocido prestigio en materia de protección animal”.

“Si bien su composición y funciones están pendientes de desarrollo reglamentario, consideramos imprescindible que el prestigio en materia de protección animal esté sólidamente sustentado en la evidencia científica, para lo cual es imprescindible que cuente con una fuerte representación técnica, entre la que ha de incluirse, necesariamente, la profesión veterinaria”, señalan desde el Colegio.

Por otro lado, Colvema hace referencia a la definición de “Profesional de comportamiento animal” que se aporta en el anteproyecto, identificándole como “toda aquella persona cuyo desempeño profesional esté relacionado con el adiestramiento, educación, guía o análisis y modificación de conducta de animales, en particular de la especie canina”.

En este particular, el Colegio considera que se deben distinguir “claramente” dos grupos de profesionales: aquellos con formación y cualificación que permite el diagnóstico de los problemas de conducta que afectan a un animal y la prescripción de los tratamientos farmacológicos y de modificación de conducta que procedan en cada caso (veterinarios); y aquellos que ponen en práctica los tratamientos e indicaciones prescritos por los veterinarios, además de estar cualificados para actividades genéricas de educación y adiestramiento de animales sanos (educadores caninos).

“Una adecuada regulación de estos últimos, especialmente en lo referido a los requisitos para su cualificación profesional, es imprescindible para garantizar la adecuada profesionalidad de quienes desarrollen este tipo de actividades”, aseguran desde Colvema.

Además, advierten de que es posible que la definición recogida en el anteproyecto se refiera tan solo al segundo grupo, pero la inclusión del término “análisis” puede llevar a confusión con el concepto “diagnóstico” y suponer una invasión de competencias e incluso un problema de intrusismo en las actividades que corresponden a profesionales como los veterinarios que ejercen su profesión en el ámbito de la etología y que, según remarca el Colegio, son los competentes para el diagnóstico y la prescripción de tratamientos farmacológicos y de modificación de conducta en el caso de animales con problemas.

SACRIFICIO O EUTANASIA: INSEGURIDAD JURÍDICA PARA VETERINARIOS

Colvema, en su documento, también trata aspectos relativos al sacrificio y la eutanasia. Un apartado que los veterinarios consideran “especialmente importante por su repercusión en el bienestar y trato humanitario de los animales que conviven con el hombre”.

En el anteproyecto se indica que solo podrá procederse a la eutanasia de un animal “bajo criterio y control veterinario con el único fin de evitar su sufrimiento, en casos de enfermedad o heridas incurables, o por motivos de sanidad animal, de seguridad de las personas o animales o de existencia de riesgo para la salud pública o medioambientales debidamente motivados normativa o científicamente".

Además, se prohíbe expresamente el sacrificio en los supuestos no contemplados en la presente ley, así como toda muerte inducida en los centros de protección animal, ya sean públicos o privados, clínicas veterinarias y núcleos zoológicos en general por cuestiones económicas, de sobrepoblación, carencia de plazas, imposibilidad de hallar adoptante en un plazo determinado, abandono del responsable legal, vejez o enfermedad o lesión con posibilidad de tratamiento, ya sea paliativo o curativo, ni por problemas de comportamiento que puedan ser reconducidos por un educador o etólogo, así como por cualquier otra causa asimilable a las anteriormente citadas.

Lo dispuesto en el anteproyecto sobre eutanasia y sacrificio puede producir, según Colvema, “una situación de inseguridad jurídica para los veterinarios” que decidan un sacrificio o eutanasia, dada la interpretación poco definida de lo que puede considerarse términos como como ‘evitar sufrimiento’ y ‘enfermedad o heridas incurables’.

“Consideramos que se abordan de una manera poco flexible las posibles situaciones reales que se plantean en el día a día, con la contradicción que ello supone respecto del objetivo final de garantizar el bienestar de los animales y minimizar su sufrimiento, sobre todo cuando determinadas decisiones de no actuar pueden conllevar una prolongación innecesaria de situaciones graves de no bienestar en los animales por encarnizamiento terapéutico, prolongación de situaciones de estrés crónico por encierro prolongado en contextos que no facilitan la atención etológica que pueda precisar el animal”, subrayan desde el Colegio.

En resumen, señalan desde Colvema, “una gran parte de los problemas graves que presentan los animales y que pueden plantear la eutanasia o sacrificio como opción pueden tener alguna posibilidad de tratamiento, con mejor o peor pronóstico, pero es necesario tener en cuenta si dicho tratamiento es viable en las condiciones en las que se encuentra el animal en un centro de acogida (por ejemplo), o que los propietarios cuenten con recursos económicos para ello o sus circunstancias lo permitan”.

ACCEDE AL INFORME COMPLETO

VOLVER ARRIBA