VIERNES, 9 de diciembre 2022, actualizado a las 12:50

VIE, 9/12/2022 | 12:50

PROFESIONALES

Veterinarios logran implantar un marcapasos a un hurón con problemas de corazón

Durante la intervención los veterinarios descubrieron que el animal tenía también un tumor en el páncreas que pudieron retirar con éxito

Un equipo de veterinarios ha implantado con éxito un marcapasos en un hurón.
Un equipo de veterinarios ha implantado con éxito un marcapasos en un hurón.

Veterinarios logran implantar un marcapasos a un hurón con problemas de corazón

Durante la intervención los veterinarios descubrieron que el animal tenía también un tumor en el páncreas que pudieron retirar con éxito

Redacción - 30-09-2022 - 13:00 H - min.

Un equipo de veterinarios del Hospital de Pequeños Animales de la Universidad de Texas ha conseguido implantar un marcapasos a un hurón de 5 años que presentaba problemas de corazón. Desde la Universidad señalan que hacía una década que sus veterinarios no llevaban a cabo una intervención similar.

Respecto al caso clínico, el propietario del hurón, llamado Hypnos, llevó al animal al veterinario después de notar signos de letargo y problemas gastrointestinales. Su especialista en exóticos, la veterinaria Becky Pacheco, realizó un electrocardiograma y descubrió que el animal tenía una arritmia patológica, o ritmo cardíaco anormal, llamado bloqueo auriculoventricular de tercer grado.

“Básicamente, esto implica que la cámara superior y la cámara inferior del corazón no se comunican entre sí y la señal no puede llegar desde la parte superior a la inferior del corazón para indicarle que debe latir”, explica una de las veterinarias residentes del Hospital de la Universidad de Texas Blakeley Janacek, que apunta que el corazón del hurón no latía tan rápido como debía.

El tratamiento para esta condición, que también se observa en personas y muchos otros animales, es la implantación quirúrgica de un marcapasos para controlar los latidos del corazón con impulsos eléctricos.

Pacheco sugirió llevar a Hypnos al Hospital de la Universidad de Texas, donde los cardiólogos veterinarios implantan marcapasos con regularidad. Sin embargo, debido a que la mayoría de estos pacientes son perros, los veterinarios tuvieron que investigar para aprender lo más rápido posible sobre otros casos de marcapasos en hurones; y pudieron comprobar que el primer marcapasos en un hurón se implantó en el año 2006.

Para llevar a cabo la operación se requirió del trabajo de varios expertos veterinarios, además de muchos otros residentestécnicos y estudiantes de veterinaria de cuarto año, que contribuyeron a garantizar el éxito de la intervención en el hurón.

EL MARCAPASOS EN EL HURÓN: UNA CIRUGÍA A CONTRARRELOJ

Cuando comenzó la cirugía, los veterinarios eran conocedores del especial cuidado que tenían que tener al trabajar con un animal tan pequeño, pero también tenían que trabajar rápido para que Hypnos no estuviera bajo anestesia por mucho tiempo.

“La mayor preocupación era si el equipo podía moverse lo suficientemente rápido, porque una vez que comenzamos la anestesia, la frecuencia cardíaca puede disminuir”, indica Janacek. “Se necesita anestesiarlo, posicionarlo y prepararlo; un cirujano para colocar el marcapasos en el corazón y enchufar la batería, todo mientras el reloj corre”, asegura.

Todo ello produjo momentos de estrés, según indica la veterinaria. “Pero todos estaban tan entusiasmados y dispuestos a trabajar para ayudar a salvar al paciente que simplemente seguimos adelante, haciendo todo lo posible para que se despertara y se fuera a casa”, afirma.

“Tenemos un buen equipo de anestesia que facilita mucho las cosas en este hospital y ayuda a muchas especies diferentes” celebra Janacek, subrayando la dificultad de colocar el marcapasos en el corazón palpitante de un hurón, que además presenta un tamaño muy reducido. Una vez que el marcapasos se unió a las paredes externas del corazón, su cable se conectó a un paquete de baterías que se colocó en el abdomen de Hypnos.

DESCUBREN UN TUMOR EN EL PÁNCREAS DEL HURÓN EN LA OPERACIÓN

Según explican desde el Hospital veterinario de la Universidad de Texas, cuando se preparaba al hurón para la cirugía, el equipo descubrió un tumor (insulinoma) en su páncreas, que causaba un nivel bajo de glucosa en la sangre. Afortunadamente, aseguran, este tumor se eliminó fácilmente durante el procedimiento para instalar el marcapasos.

Finalmente, y tras dos horas de cirugía, el hurón ya estaba listo para comenzar su recuperación. La mejoría de Hypnos fue casi inmediata. Su glucosa en sangre volvió a los niveles normales en las 48 horas posteriores a la extirpación del tumor y ya se mostraba juguetón el día después de la cirugía.

Según explican los veterinarios de la Universidad de Texas, gracias a su nuevo marcapasos, el corazón de Hypnos mantendrá un ritmo constante de 120 latidos por minuto, lo que le permitirá vivir el resto de su vida sin ningún peligro por su enfermedad cardíaca.

“El hurón no habría vivido mucho tiempo si no hubiésemos intervenido los veterinarios”, destaca Janacek. “Fue bueno que su propietario estuviera dispuesto a continuar con la cirugía. Todos los tutores de hurones que he conocido han sido extremadamente amables y se preocupan mucho por sus animales, pero el propietario de Hypnos mostró una especial dedicación por su animal”, concluye la veterinaria.

VOLVER ARRIBA