JUEVES, 28 de mayo 2020, actualizado a las 16:05

JUE, 28/5/2020 | 16:05

PROFESIONALES

Veterinarios atienden a 15 caballos al día durante la Feria de abril

El director del dispositivo veterinario especial de la Feria explica la importancia de los veterinarios para garantizar el bienestar animal de los caballos y destaca que atienden hasta a 15 ejemplares al día, la gran mayoría por lesiones leves

Una de las veterinarias del dispositivo especial de la Feria de abril atiende a los caballos de un carruaje.
Una de las veterinarias del dispositivo especial de la Feria de abril atiende a los caballos de un carruaje.

Veterinarios atienden a 15 caballos al día durante la Feria de abril

El director del dispositivo veterinario especial de la Feria explica la importancia de los veterinarios para garantizar el bienestar animal de los caballos y destaca que atienden hasta a 15 ejemplares al día, la gran mayoría por lesiones leves

Francisco Ramón López - 08-05-2019 - 14:53 H

La Feria de abril de Sevilla, que este año se alarga una semana desde el 5 de mayo al 11 de abril, es una de las fiestas más importantes de España y se estima que más de 3,6 millones de personas acudieron al recinto en el que se celebra el año pasado, generando un impacto económico total de 830 millones de euros.

Además, esta feria cuenta con una particularidad importante para el sector veterinario, y es que una de las principales atracciones son sus carruajes tirados por caballos, que deben ser debidamente atendidos. En 2018 accedieron al recinto ferial un total de 4.772 carros tirados por caballos, lo que supone un 1,2% más que el año anterior, y todo apunta a que este año serán aún más, pues solo el domingo de feria se registró la entrada de 1.009 carruajes, una cifra récord.

Para conocer la labor de los veterinarios en la feria de abril, Animal’s Health ha hablado con Antonio Sánchez Tosina, director general de Salud Pública y Protección Ambiental del Ayuntamiento de Sevilla y responsable del dispositivo de atención a los animales de la Feria.

Sánchez Tosina explica que la primera labor del dispositivo se realiza en los puntos de acceso al recinto, donde hay apostado auxiliares veterinarios que, con el apoyo de la policía local, velan por que los animales que acceden tengan la documentación en regla y estén perfectamente identificados por el michrochip y en buen estado sanitario.

Además, la Feria cuenta con un punto veterinario abierto desde primera hora hasta las 8 de la tarde en la calle Costillares para atender a los caballos. Este centro atiende también emergencias. De hecho, el director del dispositivo apunta que, de tratarse de una emergencia, los propietarios pueden acudir al punto hasta las 12 de la noche.

Dos veterinarios y tres auxiliares están permanentemente presentes en el punto, acompañados de dos conductores. Además cuentan con dos vehículos de transporte y otro para retirada de cadáveres y con la asistencia de un veterinario de refuerzo, que debe de estar localizable en todo momento.

En total, en 2018 se realizaron 78 intervenciones sanitarias, y este año, en la línea con los récords de carruajes registrados, Sánchez Tosina ve que “van por el mismo camino”, o incluso a más, pues apunta que llevan una media de 10 a 15 intervenciones diarias.

La actuación más común, en torno a un 70% u 80% del total, es debida a rozaduras y laceraciones leves que no requieren sutura. En este tipo de casos lo que se realiza es una desinfección de la herida, la aplicación de un antiséptico y una valoración general veterinaria.

“En última instancia es el veterinario el que valora si el animal puede continuar en el recinto ferial o, por lo contrario, se le debe instar al propietario a que abandone la Feria porque el animal no se encuentra en condiciones de seguir prestando el servicio”, apunta el director, y recuerda que los veterinarios oficiales están conectados en todo momento con el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) de la policía local, que vela por la seguridad del evento.

La segunda intervención más común, aunque en menor medida, es debida a golpes de calor, sobre todo en los días en los que las temperaturas alcanzan las cotas más altas. Ahí el tratamiento es básicamente hidratar al animal y llevarlo al punto veterinario para que pase una fase de dos horas de observación. Una vez hecho esto se realiza una nueva valoración para saber si el caballo puede seguir en la Feria.

  • GALERIA

    Un grupo de jinetes hidrata a sus caballos en los abrevaderos instalados en la feria.

SE DENUNCIARÁN LOS MALOS TRATOS

Sánchez Tosina recuerda que si el mal estado del caballo fuera compatible con malos tratos  o una “situación indebida”, además de la retirada del permiso para que el animal acceda al recinto, el propietario podría ser denunciado.

Precisamente fue por la muerte de un caballo por golpe de calor por lo que los veterinarios de la Feria denunciaron ante la policía local el pasado año a un propietario, pues tras la exploración del animal dedujeron que se encontraba en un estado de deshidratación irreversible que se podría haber evitado.

Para prevenir estas situaciones en la feria se han instalado abrevaderos, y el director celebra que, cada vez más, los propietarios de los animales son más conscientes del cuidado que requieren, y “ellos mismos acuden al punto veterinario cuando detectan que el animal presenta algún síntoma raro o sufre alguna lesión por rozaduras”.

En general este año las intervenciones están siendo de carácter leve, incluida la de un caballo que llegó a su puesto con una sintomatología que encajaba con la de un cólico. Finalmente aconsejaron el reposo del animal, por lo que tuvo que abandonar la feria.

De haber sido un caso agudo de cólico o cualquier otra emergencia sanitaria, Sánchez Tosina asegura que en su punto veterinario cuentan con equipación adecuada incluso para realizar cirugía mayor, con instrumental como ecógrafos y equipos de radiografía.

Por último, el director del operativo veterinario recuerda que el esfuerzo que requiere tirar de un carruaje es grande, por lo que aconseja a los propietarios que preparen y entrenen a sus caballos antes de la feria. “No se puede traer al caballo directamente de la cuadra”, advierte. En la misma línea pide a los dueños de caballos que, para evitar percances, respeten los tiempos de descanso de sus animales y que los hidraten convenientemente.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.