MARTES, 19 de noviembre 2019, actualizado a la 1:56

MAR, 19/11/2019 | 1:56

PROFESIONALES

Veterinarios critican reducción de personal de salud pública en verano

El Sindicato Independiente Veterinario de Extremadura ha afirmado que la junta “abandona a los pueblos”, al reducir durante los periodos vacacionales personal sanitario que presta servicios de salud pública

GALERIA
Juan Antonio Roll, secretario general del Sindicato Independiente Veterinario de Extremadura, y Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura.

Veterinarios critican reducción de personal de salud pública en verano

El Sindicato Independiente Veterinario de Extremadura ha afirmado que la junta “abandona a los pueblos”, al reducir durante los periodos vacacionales personal sanitario que presta servicios de salud pública

Redacción - 02-07-2019 - 11:48 H

El Sindicato Independiente Veterinario de Extremadura (Sivex) ha criticado que “un verano más” se están aplicando políticas de recortes de personal en el campo de la salud pública del Sistema Extremeño de Salud (SES), lo que desemboca en falta de cobertura —hablan de hasta la mitad en algunos casos— y sobrecarga de trabajo, lo que repercute en la salud pública, especialmente en áreas rurales.

El sindicato afirma que la falta de personal llega a afectar a casi la totalidad de algunas áreas, y añade que estos recortes afectan también a las sustituciones de veterinarios y farmacéuticos de Atención Primaria, lo que acarrea que las tareas las tengan que asumir sus compañeros en activo, por lo que se suma a su carga de trabajo ordinaria.

Esta falta de reposición en verano se produce, asegura, a pesar de que en estas categorías profesionales, a diferencia de otras, sí que existen bolsas de trabajo para contratación temporal con gran número de profesionales disponibles.

Asimismo, Sivex señala que esta falta de personal se produce en una época del año en la que hay mayor exposición a peligros biológicos y químicos ambientales, pues con motivo de la mayor afluencia de visitantes a los pueblos, se abren establecimientos alimentarios no permanentes, piscinas públicas y sube la demanda de sacrificios de animales de abasto en los mataderos locales.

“Sin embargo los profesionales que velan por minimizar estos peligros se ven reducidos a más de la mitad, con acumulaciones en algún caso de hasta tres áreas de salud a un solo facultativo cuando tendría que haber tres o cuatro facultativos de las dos categorías”, apunta.

VETERINARIOS, BARRERA CONTRA LA DESPOBLACIÓN

Para el sindicato, esta situación agrava el abandono de la denominada como ‘España vaciada’, que afecta a zonas rurales, especialmente en la provincia de Cáceres. “De manera progresiva pero implacable sufren esa sangría de recursos humanos, como en el caso que nos ocupa de las prestaciones de salud pública,  lo que lleva aparejada una pérdida de calidad de vida de una parte importante de los extremeños”, manifiesta.

Sivex recuerda que, “hasta no hace muchos años”, en todas las localidades había un veterinario oficial de salud pública y en  casi todas, o a muy corta distancia, había mataderos de pequeña capacidad que permitían la obtención de carnes con garantías sanitarias.

Sin embargo, lamenta que a fecha de hoy, entre otros motivos por los recortes en salud pública y de las plantillas de profesionales, los mataderos locales han quedado reducidos a casos testimoniales. Todo esto mientras, señala, que en países como Austria en esos momentos tienen autorizados más de 3.000 mataderos de pequeña capacidad.

“Y esto tiene consecuencias, pues amén de la merma de una actividad económica rural y de la falta de oferta de carnes de calidad diferenciada a los consumidores locales, con el consiguiente éxodo rural, surge la posible tentación de que se lleven a cabo actividades sin las debidas garantías sanitarias, que puede afectar a la salud del resto”, manifiesta.

Por todo ello, Sivex aboga por mejorar estos servicios de salud pública desde el ámbito de la atención primaria de salud, para evitar un aumento de los riesgos para la salud procedentes de actividades alimentarias, industriales, animales vivos (de compañía, producción y silvestres), caza, pesca, aguas y medio ambiente, y así prevenir la aparición de enfermedades en las personas.

Para alcanzar esos objetivos, el sindicato afirma que no solo son necesarios más recursos, sino que sería “muy recomendable” un cambio en la gestión de la salud pública, para que se considere una “actividad sanitaria básica moderna” en la que se deje atrás el modelo actual, basado casi exclusivamente en tareas de “policía sanitaria” en inspecciones o  en actuaciones reactivas después de que ha surgido el problema.

Así, piden al nuevo Ejecutivo regional que evite el despoblamiento de los pueblos y apoye la presencia sobre el terreno de los veterinarios y farmacéuticos de atención primaria, y procedan, amén de otras muchas medidas necesarias, a cubrir mediante nombramientos de sustitución las vacantes por vacaciones, licencias, permisos o jubilaciones que se produzcan.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.