MIÉRCOLES, 18 de mayo 2022, actualizado a las 12:37

MIÉ, 18/5/2022 | 12:37

PROFESIONALES

Los veterinarios españoles no solo están atendiendo mascotas de Ucrania, también las acogen

Marisa Rodríguez es una de las veterinarias que está prestando atención sanitaria y acogiendo a los animales que llegan de Ucrania, ante la falta de alojamientos que permitan a los refugiados estar con sus mascotas

Marisa Rodríguez, del Hospital Veterinario San Vicente – Vetsum de Alicante.
Marisa Rodríguez, del Hospital Veterinario San Vicente – Vetsum de Alicante.

Los veterinarios españoles no solo están atendiendo mascotas de Ucrania, también las acogen

Marisa Rodríguez es una de las veterinarias que está prestando atención sanitaria y acogiendo a los animales que llegan de Ucrania, ante la falta de alojamientos que permitan a los refugiados estar con sus mascotas

Jorge Jiménez - 08-04-2022 - 13:56 H - min.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha provocado una crisis humanitaria en la que más de 10,5 millones de personas se han tenido que desplazar dentro de Ucrania o hacia otros países como refugiados, según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Mientras que algunos de los refugiados han optado por quedarse en suelo ucraniano, otros han decidido huir a países como España, donde son acogidos. Y es que, la guerra ha despertado en la ciudadanía española un sentimiento de solidaridad con el pueblo de Ucrania.

En este sentido, se han puesto en marcha diferentes iniciativas para enviar alimentos y ropa a ese país, pero también para acoger a los refugiados y a las mascotas que los acompañan en su éxodo.

De hecho, los veterinarios, al igual que hicieran durante la crisis sanitaria del Covid-19, también se han volcado en esta ocasión, ofreciéndose a colaborar con sus colegas de profesión que huyen de la guerra y con el control sanitario de los animales de compañía de las personas refugiadas.

Además, los veterinarios españoles también están prestándose a acoger a las mascotas ucranianas, como explica Marisa Rodríguez Pozo, del Hospital Veterinario San Vicente – Vetsum de Alicante, un centro que ya ha alojado a 2 animales y ha realizado los trámites sanitarios (vacunación de rabia y desparasitación) para regularizar a unas 10 mascotas.

En el caso del centro donde trabaja, explica Rodríguez, disponen de un servicio de residencia canina, por lo que han podido acoger mascotas ucranianas. “Los animales que están llegando ahora mismo no tienen donde estar, porque algunos de los alojamientos que están concediendo desde el Gobierno de Valencia, no permiten animales”, señala la veterinaria, que critica la poca previsión en este sentido por parte de las autoridades regionales.

A este respecto, la veterinaria apunta que por la falta de instalaciones para que los animales procedentes de Ucrania —país donde el virus de la rabia está presente— pasen un periodo de cuarentena, se ha tenido que adaptar el protocolo sanitario para las mascotas provenientes del país, con el fin de que estas puedan permanecer en domicilios con sus propietarios durante el aislamiento.

Asimismo, Rodríguez remarca la gravedad del problema que conlleva que los centros de acogida para refugiados no admitan animales, ya que pueden generarse situaciones complicadas. “Me han llegado a contar que hay personas que cuando llegan y se les dice que tienen que separarse de sus animales directamente intentan huir, porque prefieren quedarse en la calle antes que alejarse de su mascota”, apunta.

Para Rodríguez, las autoridades “no han puesto los medios suficientes” para facilitar que los ucranianos que lleguen a España permanezcan junto a sus animales. “Estos animales deberían estar con sus propietarios. Lo lógico es que estas personas que han cruzado toda Europa con sus mascotas puedan seguir con ellas” señala la veterinaria.

“Los veterinarios estamos actuando de una forma totalmente altruista, pero las autoridades también tienen que poner de su parte”, critica Rodríguez, que explica que los animales que han sido alojados en el centro donde trabaja han tenido que esperar una media de 10 días, hasta que se ha ubicado a sus propietarios en un alojamiento donde pudieran tenerlos.

Imagen de un perro procedente de Ucrania alojado en el hospital veterinario

SOLO LA MITAD DE LAS MASCOTAS UCRANIANAS LLEGAN VACUNADAS DE RABIA

En cuanto al estado de los animales de compañía que llegan de Ucrania, Rodríguez señala que vienen en “buenas condiciones” y que más o menos la mitad ya están vacunados de rabia cuando pisan suelo español.

“Suelen llegar más perros que gatos”, indica, y detalla que los canes que buscan refugio junto a sus propietarios en España suelen ser de razas pequeñas, tipo chihuahua, algo que achaca a que es más fácil viajar con este tipo de animales.

Por otro lado, la veterinaria explica que uno de los obstáculos con los que se encuentran al atender a las mascotas de Ucrania es que los propietarios no conocen el español y muchos tampoco hablan inglés.

De esta manera, la comunicación con ellos se realiza mediante intérpretes de la Cruz Roja y, según indica Rodríguez, durante la estancia del animal en el centro veterinario se va informando a los propietarios del estado de la mascota.

Por último, la veterinaria remarca que el centro donde trabaja no es el único del que tiene conocimiento que haya tratado animales de Ucrania de forma totalmente altruista, e igualmente destaca el esfuerzo realizado por el Colegio de Veterinarios de Alicante que está facilitando la atención a las mascotas de los refugiados. Así, la veterinaria pone en valor la buena reacción del colectivo veterinario ante la crisis humanitaria.

Un gato procedente de Ucrania, acogido por el hospital veterinario

VOLVER ARRIBA