SÁBADO, 15 de junio 2024

SÁB, 15/6/2024

PROFESIONALES

Veterinarios españoles analizan el impacto de la inteligencia artificial en la medicina del comportamiento animal

Desde el Grupo de Medicina del Comportamiento de Avepa analizan cómo la inteligencia artificial está cambiando el campo de la medicina veterinaria, especialmente el de la etología veterinaria

La evolución de la inteligencia artificial ha marcado un cambio significativo en la práctica de la medicina veterinaria
La evolución de la inteligencia artificial ha marcado un cambio significativo en la práctica de la medicina veterinaria

Veterinarios españoles analizan el impacto de la inteligencia artificial en la medicina del comportamiento animal

Desde el Grupo de Medicina del Comportamiento de Avepa analizan cómo la inteligencia artificial está cambiando el campo de la medicina veterinaria, especialmente el de la etología veterinaria

Redacción - 08-01-2024 - 11:15 H - min.

La evolución de la inteligencia artificial (IA) ha marcado un cambio significativo en la práctica de la medicina veterinaria, y desde el Grupo de Medicina del Comportamiento (Gemca) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (Avepa) Germán Quintana Diez ha analizado la situación en un artículo.

“Originada como una tecnología innovadora en diversos campos, la IA ahora se empieza a integrar poco a poco en la atención veterinaria, revolucionando desde el diagnóstico hasta el tratamiento de los animales”, señala.

La implementación de la IA se ha visto impulsada, apunta, “por el deseo de mejorar la precisión en los diagnósticos, aumentar la eficiencia en los tratamientos y mejorar la productividad”.

“Con la creciente complejidad y volumen de datos en el cuidado animal, la IA proporciona herramientas esenciales para el análisis y la interpretación de información, lo que permite a los veterinarios tomar decisiones más informadas y basadas en datos”, afirma.

Desde el análisis avanzado de imágenes médicas hasta la gestión optimizada de historiales clínicos, la IA, indica, “está transformando la forma en que los veterinarios interactúan con sus pacientes y con sus familias”.

APLICACIONES DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Para el Quintana, la aplicación de la IA en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades veterinarias “ha abierto nuevas puertas en la precisión y eficiencia del cuidado animal”. “Los sistemas de IA están cada vez más capacitados para analizar imágenes médicas, como radiografías y ecografías, con una precisión que rivaliza e incluso supera a la de los humanos”. “Esto es especialmente útil en la detección temprana de enfermedades o en el diagnóstico de enfermedades complejas que podrían pasar desapercibidas en exámenes convencionales”, señala.

Además, indica, la IA juega un papel crucial en la personalización de tratamientos. “Al analizar grandes conjuntos de datos, incluyendo historiales clínicos y respuestas previas a tratamientos, los algoritmos de IA pueden sugerir opciones de tratamiento más efectivas y adaptadas a las necesidades individuales de cada animal. Esta capacidad para personalizar tratamientos es especialmente valiosa en casos crónicos o enfermedades raras, donde las respuestas estándar pueden no ser efectivas”, explica.

“El uso de la IA en la medicina veterinaria no solo mejora la calidad de la atención, sino que también reduce significativamente el tiempo necesario para llegar a un diagnóstico preciso, permitiendo a los veterinarios actuar rápidamente en situaciones críticas”, insiste.

Para el veterinario, la IA está revolucionando la forma en que los veterinarios se comunican y educan tanto a las familias con mascotas como a los futuros profesionales del sector. “Los chatbots y asistentes virtuales impulsados por IA ofrecen respuestas rápidas y precisas a consultas frecuentes, mejorando la experiencia del usuario y proporcionando una fuente de información para las familias con mascotas. Estos sistemas también actúan como herramientas educativas, proporcionando información vital sobre cuidados preventivos, nutrición y comportamiento animal”, señala.

“En el ámbito educativo, la IA está transformando la formación de los veterinarios. Plataformas de aprendizaje en línea y simulaciones interactivas basadas en IA permiten a los estudiantes experimentar una variedad de escenarios clínicos en un entorno controlado y seguro. Esto no solo mejora la calidad de la educación, sino que también prepara a los futuros veterinarios para una práctica más integrada con la tecnología”, defiende.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL EN ETOLOGÍA CLÍNICA VETERINARIA

La etología clínica o medicina del comportamiento, es otro campo donde la IA marcará una diferencia significativa, según el veterinario, que considera que, mediante el uso de algoritmos avanzados y análisis de datos, la IA puede ofrecer nuevas perspectivas en la comprensión del comportamiento animal.

“En estudios recientes, científicos han utilizado la IA para clasificar comportamientos en animales salvajes y domésticos, demostrando una precisión notablemente superior a los métodos tradicionales. Esto es crucial no solo para el diagnóstico y tratamiento de problemas de comportamiento, sino también para avanzar en nuestra comprensión general del bienestar animal”, explica.

Además, la innovación en la etología clínica está siendo impulsada por el desarrollo de cámaras avanzadas y sistemas de análisis de video alimentados por IA. “Estos sistemas pueden grabar y analizar el comportamiento de las mascotas, proporcionando un análisis completo que incluye la frecuencia, duración y contexto de ciertas conductas. Esta tecnología permite a los veterinarios identificar de forma más precisa el etograma del animal y ver si este está alterado, además de detectar tempranamente signos de estrés o enfermedad”, señala.

Otra innovación prometedora que menciona son los asistentes virtuales inteligentes, capaces de interactuar con los animales. Estos asistentes pueden reforzar conductas apropiadas mediante estímulos verbales o incluso estar asociados a dispensadores de premios.

“El potencial de estos asistentes va más allá de la simple interacción; pueden ser programados para reconocer y responder a comportamientos específicos, facilitando así el entrenamiento y mejorando el bienestar general del animal”, apunta.

La medicina veterinaria moderna avanza rápidamente con tecnologías como wearables, internet of things (IoT) e inteligencia artificial, revolucionando el cuidado animal y el entendimiento de su comportamiento. Así, se encuentran dispositivos ya disponibles y muchos otros en desarrollo, como Sure Petcare, que destaca con dispositivos para perros y gatos que monitorean salud y bienestar, incluyendo la actividad y el sueño.

Por otro lado, señala que un avance notable en el campo de la medicina veterinaria tendrá lugar en los próximos años gracias a la reducción significativa en el coste de las pruebas de secuenciación genética, lo cual combinada con los avances en la inteligencia artificial, está allanando el camino hacia una medicina veterinaria verdaderamente personalizada.

“La capacidad de secuenciar genomas a un costo menor no solo facilita diagnósticos más precisos y tratamientos a medida para diversas enfermedades, sino que también abre nuevas puertas en la medicina del comportamiento animal. La secuenciación genética, integrada con análisis predictivos de IA, permite a los veterinarios entender mejor las predisposiciones genéticas de comportamientos específicos, lo que resulta en enfoques terapéuticos más efectivos y adaptados a las necesidades individuales de cada animal. Esta confluencia de genética y tecnología digital promete revolucionar no solo cómo tratamos a los animales en términos de salud física, sino también cómo abordamos y entendemos sus comportamientos, llevando la etología clínica a un nivel de personalización sin precedentes”, defiende.

DESAFÍOS, CONSIDERACIONES FUTURAS Y CONCLSIONES

Pero el veterinario recuerda que, a pesar de sus numerosos beneficios, la integración de la IA en la medicina veterinaria conlleva “desafíos significativos”. “Los aspectos éticos relacionados con la privacidad de los datos y la dependencia excesiva de la tecnología son preocupaciones primordiales. Además, existe el desafío de mantener el equilibrio entre la eficiencia tecnológica y la intuición y experiencia clínicas del veterinario”, señala.

“Mirando hacia el futuro, la IA continuará evolucionando y transformando el campo de la veterinaria. Los profesionales tienen el reto de mantenerse actualizados y adaptarse a estas nuevas herramientas para proporcionar el mejor cuidado posible a los animales”, afirma.

En general, considera que la introducción de la inteligencia artificial en la medicina veterinaria va más allá de mejorar los diagnósticos y tratamientos. “Uno de sus mayores beneficios es la capacidad de aumentar significativamente la eficiencia en tareas repetitivas y administrativas”, sostiene.

“Herramientas de IA, capaces de generar, resumir y evaluar informes, así como de analizar vídeos, audios e imágenes de pacientes, podrían liberar a los veterinarios de una parte considerable de su carga de trabajo administrativo contribuyendo a mejorar la conciliación entre la vida laboral y personal de los veterinarios. Esto no solo beneficia su bienestar, sino que también puede tener un efecto positivo en la calidad de la atención que brindan a sus pacientes”, explica.

Esta automatización de procesos, para el veterinario, no solo optimiza el tiempo, sino que también reduce el margen de error en tareas que pueden ser tediosas y propensas a errores humanos. Al delegar estas labores a sistemas de IA, los veterinarios pueden redirigir su enfoque y energías hacia lo que verdaderamente importa: el cuidado y bienestar de sus pacientes.

Además, recoge, la integración de la IA en la práctica veterinaria tiene un impacto notable en la formación y desarrollo profesional de los veterinarios. “Con más tiempo disponible, pueden dedicarse a la educación continua, manteniéndose al día con los últimos avances y técnicas en su campo. Esto no solo mejora la calidad del servicio ofrecido, sino que también enriquece la experiencia y conocimientos del profesional”, apunta.

“En resumen, la IA desempeñará un papel crucial en la redefinición de la práctica veterinaria, permitiendo a los profesionales centrarse más en lo que realmente importa, mejorando la calidad de su trabajo y, en última instancia, enriqueciendo sus vidas profesionales y personales”, concluye.

VOLVER ARRIBA