DOMINGO, 3 de julio 2022, actualizado a las 2:16

DOM, 3/7/2022 | 2:16

PROFESIONALES

Los veterinarios desaparecen del campo: “Recorro casi 200 km al día para atender a todos los animales”

Jesús Castillo, veterinario rural cántabro, recorre casi todos los días 200 kilómetros en coche para poder atender a los animales que le necesitan por toda la región ante la falta de otros profesionales veterinarios

El veterinario Jesús Castillo.
El veterinario Jesús Castillo.

Los veterinarios desaparecen del campo: “Recorro casi 200 km al día para atender a todos los animales”

Jesús Castillo, veterinario rural cántabro, recorre casi todos los días 200 kilómetros en coche para poder atender a los animales que le necesitan por toda la región ante la falta de otros profesionales veterinarios

Laura Castillo - 16-05-2022 - 12:00 H - min.

La falta de veterinarios en las zonas rurales es un problema que no solo provoca un impacto en el sector ganadero y en la retención de población en las zonas más despobladas de la España vaciada, sino que también supone un problema de salud animal que puede causar la muerte de los pacientes que se quedan sin atención veterinaria.

De hecho, recientemente, los ganaderos de una isla de Noruega han tenido que trasladar al matadero a sus animales por la falta de veterinarios que ha llevado a la isla al “colapso”, al no tener disponibles los tratamientos que necesitan.

Este problema también afecta a numerosas localidades españolas, que, azotadas por el despoblamiento rural, han visto desaparecer a los veterinarios, condenando así al cierre a una gran cantidad de explotaciones ganaderas en el país cada año.

Jesús Castillo trabajando en una manga en Cantabria

El veterinario Jesús Castillo, licenciado en veterinaria por la Universidad de Zaragoza en 1986 y con más de 35 años de experiencia como veterinario de grandes y pequeños animales en Cantabria, ha contado a Animal’s Health cómo cada día tiene que recorrerse casi 200 kilómetros para poder atender a todos los animales debido a la falta de veterinarios rurales.

Castillo señala que pasa “la mayor parte del día trabajando”, cerca de 15 horas al día, y atendiendo una media de 20 avisos, en los que realiza cesáreas, partos, y numerosos tratamientos veterinarios para cuidar al mundo rural y a los animales de producción que se necesitan para mantener la cadena alimentaria.

En este sentido, el veterinario afirma que tiene tanta carga de trabajo porque muchas zonas rurales de la región cántabra no tienen veterinarios. En concreto, por la zona de Comillas y San Vicente de la Barquera “hay una cooperativa que agrupa casi 200 ganaderos, antes tenía 4 veterinarios y ahora solo queda una veterinaria”.

El veterinario advierte que “si no se incentiva el trabajo en las zonas rurales los animales que no pueden ser atendidos morirán, los ganaderos se verán abocados a cerrar y con ello morirá el campo”.

Y es que Castillo cree que los jóvenes que terminan la carrera de Veterinaria prefieren quedarse en una clínica de la ciudad o trabajar para la Administración, antes que dedicarse al medio rural, donde las condiciones profesionales son duras y se está más expuesto a tener accidentes laborales, entre otros.

“Pero, si la vocación veterinaria es real, una vez que trabajas en el campo es muy difícil que mancharte, oler a vaca al llegar a casa, trabajar bajo un calor insoportable o bajo la lluvia, hacer contorsionismo en una manga o incluso hacerte daño, te separen de tu labor de entrega y ayuda a los animales”, explica con optimismo Jesús.

 

  • GALERIA

    El veterinario Jesús Castillo trabajando junto a un ganadero

  • GALERIA

    El veterinario recorre cerca de 200 kilómetros al día de la extensa región cántabra

VOLVER ARRIBA