SÁBADO, 25 de mayo 2024

SÁB, 25/5/2024

PROFESIONALES

“La única opción de la que disponemos para administrar cannabinoides en animales son los suplementos nutricionales”

La veterinaria Cristina Costa, responsable del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona, explica cómo ha sido su experiencia utilizando cáñamo

Cristina Costa, responsable del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona.
Cristina Costa, responsable del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona.

“La única opción de la que disponemos para administrar cannabinoides en animales son los suplementos nutricionales”

La veterinaria Cristina Costa, responsable del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona, explica cómo ha sido su experiencia utilizando cáñamo

Redacción - 07-02-2023 - 14:10 H - min.

En países como los Estados Unidos, el uso del cannabis y sus derivados para fines médicos humanos está muy popularizado, y los propietarios de animales de compañía empiezan a estar cada vez más interesados en su utilidad en problemas como la ansiedad, el dolor crónico, las convulsiones y otras afecciones de las mascotas.

Europa y otros países como España no están tan avanzados en este sentido, pero ya pueden observarse casos de veterinarios que lo utilizan en sus pacientes y de propietarios que cada vez se interesan más e incluso preguntan cuando acuden a consulta.

En este ámbito, la veterinaria Cristina Costa, responsable del Servicio de Anestesia y de la Unidad del Dolor del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Autónoma de Barcelona, da algunas claves en una entrevista de Animal’s Health para entender mejor qué es el cannabis y como se usa en animales de compañía.

Lo primero que aclara Costa sobre el cannabis es qué es exactamente y de qué forma se puede encontrar en España. “Cuando hablamos de cannabis nos referimos a cualquier variedad de la planta del género Cannabis sativa L. Tanto el cáñamo como la marihuana pertenecen a este género de planta”, indica, apuntando que la principal diferencia entre el cáñamo y la marihuana es su perfil fitocannabinoide.

Los principales cannabinoides, y también los más abundantes, son el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Debido a los efectos psicotrópicos del THC, los diferentes tipos de cannabis se clasifican en los que tienen un alto contenido en THC como la marihuana, y los que tienen un bajo contenido en THC, como el cáñamo.

Costa recuerda que, en veterinaria, en España, no se dispone en la actualidad de medicamentos basados en cannabis registrados. Sin embargo, la inclusión del cáñamo en nutrición animal sí está autorizada y se puede utilizar como complemento nutricional.

Eso sí, la legislación europea es estricta en cuanto a la cantidad de THC que puede contener el cáñamo industrial, que es el que se utiliza como materia prima para nutrición animal. Por esta razón en los productos formulados como complemento nutricional y que han sido autorizados para animales en España la cantidad de THC que contienen nunca va a ser superior al 0,2%. Un ejemplo es Cronicare de Stangest, un extracto de planta entera con un 1% de CBD y menos del 0,05% de THC.

EL INTERÉS DE LOS PROPIETARIOS POR EL CANNABIS PARA SUS MASCOTAS

Costa apunta que el interés por el cannabis en veterinaria se debe a varios factores. Por un lado, a que el mercado online se ha llenado en los últimos años de productos derivados del cánnabis para mascotas.

Por otro lado, es también debido a que “la población en general está bien informada en cuanto a los efectos terapéuticos del cannabis medicinal y es conocedora de la presión social que se está ejerciendo para que la prescripción médica sea legalizada en España, igual que ha ocurrido ya en otros países”.

“Algunas personas consideran que lo que puede ser beneficioso para ellos lo será también para sus mascotas, lo que no deja de ser un riesgo ya que, si bien es cierto que el sistema endocannabinoide está presente en todos los mamíferos, los perros son mucho más sensibles al THC debido a una mayor expresión de receptores cerebrales”, advierte.

De ahí la importancia para Costa de informar bien a los clientes, advirtiéndoles también del riesgo de administrar productos que no estén destinados a animales de compañía o que sean de “una dudosa procedencia”.

Precisamente por ese acceso a la información, la veterinaria considera que el caso del cannabis es “algo peculiar”, y en ocasiones son los mismos propietarios quienes les preguntan por el CBD y su efectividad en animales o acerca de productos que han visto anunciados en internet.

“Cuando les explicamos a los propietarios que lo que le van a administrar a su animal no es marihuana y que no le va a producir ningún efecto psicotrópico ni causar dependencia, por lo menos hasta el momento, ninguno de ellos ha mostrado ninguna reticencia”, asegura.

Dicho todo esto, subraya que no es un tratamiento de primera línea, sino que normalmente ya se han administrado antes otros tratamientos que no han sido suficientemente efectivos y que por tanto los cuidadores están abiertos a otras opciones terapéuticas.

CBD PARA TRATAR EL DOLOR EN ANIMALES DE COMPAÑÍA

Sobre las propiedades del CBD y otros cannabinoides del cáñamo, la veterinaria explica que actúan en múltiples receptores dentro del organismo produciendo efectos analgésicos, antiinflamatorios, ansiolíticos, antieméticos y neuroprotectores.

“Actualmente la mayor evidencia clínica que tenemos sobre su efectividad, tanto en personas como en animales, está en el tratamiento del dolor y por tanto esta es actualmente su principal indicación”, señala.

Por ejemplo, apunta que en pacientes con cáncer que tienen dolor, pérdida de apetito, problemas gastrointestinales y que no toleran bien algunos antiinflamatorios por sus efectos adversos, el CBD es una opción analgésica a tener en cuenta.

Asimismo, añade que empiezan también a aparecer datos sobre su uso en la epilepsia refractaria en perros y, si nos basamos en la especie humana, otros potenciales terapéuticos pueden ser en el futuro el tratamiento de enfermedades inflamatorias y neurodegenerativas.

“Mi experiencia se basa fundamentalmente en el tratamiento del dolor en perros y la respuesta es muy variable. Depende fundamentalmente del tipo de dolor. En mi caso los pacientes que mejor han respondido han sido los que padecían dolor severo de tipo neuropático siendo mucho más variable la respuesta en perros con osteoartrosis y parecido a los resultados que encontramos publicados en la bibliografía”, explica.

También, recuerda que lo ha utilizado en pacientes oncológicos y los seguimientos con cuestionarios “han permitido evidenciar una mejora en su calidad de vida durante sus tratamientos quimioterápicos y paliativos”.

“La única opción de la que disponemos para administrar cannabinoides en animales son los suplementos nutricionales y creo que seguirá siendo así durante mucho tiempo. Su futuro depende en parte del buen uso que se haga de ellos”, añade.

Para ello, cree que se debería contar con un adecuado asesoramiento veterinario, “ya que su efectividad depende de su correcta administración”. “Igual de importante respecto a su futuro es que se sigan las recomendaciones por parte de profesionales sobre la adquisición únicamente de productos de calidad que cuenten con certificados de análisis, tanto de composición como de contaminantes, tal y como alerta la Federación de Veterinarios de Europa”, concluye.

ACCEDE A LA ENTREVISTA COMPLETA

VOLVER ARRIBA