DOMINGO, 26 de enero 2020, actualizado a las 0:13

DOM, 26/1/2020 | 0:13

PROFESIONALES

Una transfusión de sangre salva la vida a un perro con un grave tumor

Un grupo de veterinarios han realizado una delicada intervención para extraer un tumor del tamaño de un pomelo a una perra que requirió de una transfusión de urgencia tras desatarse una hemorragia

GALERIA
Jess, junto a su dueño tras la operación.

Una transfusión de sangre salva la vida a un perro con un grave tumor

Un grupo de veterinarios han realizado una delicada intervención para extraer un tumor del tamaño de un pomelo a una perra que requirió de una transfusión de urgencia tras desatarse una hemorragia

Francisco Ramón López - 25-04-2019 - 14:40 H

Un centro veterinario de la localidad británica de Yorkshire está pidiendo a los dueños de perros que registren a sus mascotas como donantes de sangre después de realizar una cirugía que requirió una transfusión de urgencia a Jess, un Collie de 10 años que tenía un tumor del tamaño de un pomelo en su hígado.

El dueño de Jess comenzó a notar algo extraño cuando percibió que la perra había perdido peso y bebía más agua de lo normal. Tras una ecografía, el veterinario Adam Bell descubrió que Jess tenía un tumor en el hígado que medía alrededor de 14 centímetros, el tamaño de un pomelo grande o un balón pequeño.

El diagnóstico no fue bueno: si Jess no era tratada, solo le quedarían de tres a seis meses de vida, por lo que tras obtener el permiso de su propietario, Bell llevó a cabo un complicado procedimiento para frenar el crecimiento del tumor, una intervención que requirió de una transfusión de sangre que fue posible gracias a las donaciones del grupo correcto con las que contaba el centro.

Es por esto por lo que ahora, Mickey Tivers, jefe de cirugía del hospital, está instando a los dueños de perros a que lleven a los hospitales veterinarios a sus mascotas para que donen sangre para salvar vidas.

Tivers asegura que de no haber tenido disponible la sangre necesaria no podría haber llevado a cabo la intervención o esta habría sido muy peligrosa. "La cirugía de Jess fue complicada, pues tenía un alto riesgo de hemorragia debido a la delicadeza que requieren los procedimientos. Todo salió muy bien, pero, como habíamos anticipado, Jess terminó sufriendo una hemorragia, por lo que necesitó de una transfusión urgente”, señala.

“Este tipo de situaciones realmente resaltan la importancia de que las personas lleven a sus perros a las clínicas y hospitales para donar sangre, y es que necesitamos saber que podemos proporcionarle inmediatamente una transfusión a un paciente si fuera necesario”, insiste el cirujano, que celebra que ahora Jess está en proceso de recuperación y cuenta con un pronóstico favorable.

El dueño de Jess ha querido también pedir a la población que acuda a su clínica de confianza para donar sangre y salvar la vida de más perros. “Si esa sangre no hubiera estado disponible, no tendríamos a Jess. Por suerte, ahora se está recuperando y estamos muy agradecidos de tenerla con nosotros. Instaría a todos los dueños de perros a que apunten a sus mascotas a las listas necesarias para donar sangre”, manifiesta.

El centro recuerda que para que un perro pueda donar sangre debe encontrarse en buena forma y estar sano, tener entre uno y ocho años, pesar más de 25 kilogramos, tener un buen temperamento, no haber viajado al extranjero, estar completamente vacunados y no tomar ningún medicamento.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.