DOMINGO, 20 de octubre 2019, actualizado a las 18:20

DOM, 20/10/2019 | 18:20

PROFESIONALES

Una técnica de medicina humana salva la vista a perros y caballos

Un equipo de veterinarios de la Universidad de Tufts ha descubierto que mediante la aplicación de la reticulación a caballos y perros con problemas corneales se evita la cirugía y se reduce el uso de medicación

GALERIA

Una técnica de medicina humana salva la vista a perros y caballos

Un equipo de veterinarios de la Universidad de Tufts ha descubierto que mediante la aplicación de la reticulación a caballos y perros con problemas corneales se evita la cirugía y se reduce el uso de medicación

Redacción - 02-10-2019 - 09:50 H

La córnea —situada en la parte frontal del ojo— es la parte del ojo más vulnerable a sufrir daños en los animales. Los perros con caras planas y ojos saltones, como bulldogs y carlinos, son especialmente propensos a chocar contra cosas y dañarse accidentalmente sus córneas.

Las lesiones y enfermedades corneales pueden empeorar rápidamente, lo que a menudo conduce a la pérdida del ojo o la necesidad de una cirugía extensa en los animales. Sin embargo, recientemente, un equipo de oftalmólogos veterinarios de la Escuela Veterinaria de Cummings de la Universidad de Tufts comenzó a utilizar la reticulación corneal, un tratamiento utilizado en medicina humana, para evitar la cirugía en los animales.

La reticulación corneal se desarrolló para tratar una afección llamada queratocono en las personas, según señala la oftalmóloga veterinaria Stephanie Pumphrey, profesora en la Escuela Veterinaria de Cummings. “Esta afección hace que la córnea no sea lo suficientemente rígida, por lo que se cae deformándose, lo cual afecta a la visión ya que la córnea con consigue enfocar la luz como debiera hacerlo”, añade.

El trasplante de córnea era la única forma de restaurar la visión en personas con queratocono hasta que los investigadores descubrieron que podían reforzar una córnea dañada aplicando unas gotas de riboflavina, y luego exponiendo el ojo a la luz ultravioleta.

“La riboflavina absorbe la luz y produce energía”, asegura Pumphrey, y esa energía afecta al colágeno circundante, que es la proteína que constituye la mayor parte de la córnea. Por lo tanto, según indica la veterinaria, las fibras de colágeno en la córnea terminan uniéndose “forjando fuertes enlaces cruzados”.

Precisamente un conjunto de clínicas veterinarias en Estados Unidos está utilizando el enfoque de reticulación para tratar animales con úlceras o infecciones corneales, como es el caso de los oftalmólogos veterinarios de la Universidad de Tufts, que usan la reticulación con bastante frecuencia en el tratamiento de perros y caballos.

MENOR USO DE MEDICACIÓN

“Si usamos la reticulación, podemos estabilizar las córneas muy bien y detener el proceso de degradación”, asegura Pumphrey, y añade que este método “ayuda a salvar los ojos” de los animales que, de otro modo “sería imposible”. Asimismo, según la profesora, esta técnica ayuda a que haya que administrar una menor medicación a los animales, cosa que puede ser “de gran ayuda” para los propietarios.

Asimismo, según indican los veterinarios de Tufts, los animales sometidos a reticulación generalmente “solo requieren sedación”, aunque algunos se someten brevemente a anestesia general, sobre todo si hay tejido dañado que necesita ser eliminado. Por lo tanto, según Pumphrey, la reticulación mejora “especialmente” la atención de los problemas oculares en los pacientes.

“En el caso de los caballos, nos preocupa mucho la anestesia, ya que las cosas siempre pueden llegar a salir mal cuando el caballo tiene que levantarse, pero a menudo podemos realizar la reticulación con los équidos de pie, así que eliminamos ese riesgo”, concluye Pumphrey.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.