JUEVES, 1 de octubre 2020, actualizado a las 20:46

JUE, 1/10/2020 | 20:46

PROFESIONALES

Un tratamiento veterinario con piel de pez salva la vida de un perro

La cooperación multidisciplinar entre veterinarios y un novedoso tratamiento a base de piel de pez han hecho posible que un perro se recupere de las graves heridas que tenía en sus patas traseras

La piel de tialpa ha sido aplicada a las heridas del perro como vendaje biológico.
La piel de tialpa ha sido aplicada a las heridas del perro como vendaje biológico.

Un tratamiento veterinario con piel de pez salva la vida de un perro

La cooperación multidisciplinar entre veterinarios y un novedoso tratamiento a base de piel de pez han hecho posible que un perro se recupere de las graves heridas que tenía en sus patas traseras

Alfonso Neira de Urbina - 30-05-2019 - 17:15 H

Un equipo de veterinarios consigue salvar la vida de Roxy, un perro de raza lurcher y de 3 años de edad que presentaba graves heridas en sus patas, mediante un método poco común basado en el uso de la piel del pez tilapia.

Roxy sufría de extensas y preocupantes lesiones en la patas, por lo que los veterinarios que le atendieron decidieron utilizar la piel de este pez, dadas sus propiedades antiinflamatorias y antibióticas, como capa orgánica mientras las heridas del animal se curaban. 

El equipo de veterinarios responsables de esta cirugía, procedentes del Seadown Veterinary Services en Hampshire (Inglaterra), no daban crédito a las lesiones que presentaba Roxy ya que, según los dueños de ésta, el animal se alejó de sus propietarios, Josh y Jane Ayre, durante una caminata por el bosque cuando apareció con graves heridas en sus patas traseras. Y es que el desconocimiento de qué había producido las heridas dificultaba su diagnóstico.

Al llegar a la clínica, la veterinaria especialista en ortopedia de la mencionada clínica británica, Jane Oatley, comprobó que Roxy había perdido la mayor parte de la piel de sus patas y sus dos tobillos estaban fracturados. Asimismo, el daño en los tejidos y los ligamentos era profundo, llegando hasta los huesos en ambas patas. Con todo, las heridas se habían infectado.

En un primer momento, un equipo veterinario multidisciplinar trabajó, conjuntamente, para realinear los huesos de Roxy y colocarlos en la posición correcta. “Una pierna estaba fija y protegida con un marco externo, así que creamos un falso ligamento para la otra pierna pero no quedaba piel para cubrirlo”, señala Oatkley.

“El vendaje tuvo que cambiarse dos veces al día para reducir cualquier posibilidad de infección, pero, por supuesto, el mero hecho de cambiar los vendajes también dificultaba la cicatrización de los tejidos. Por ello, una vez que comprobamos que se había producido el tejido de granulación, utilizamos piel del pescado tilapia para ayudar a reducir el número de cambios en el apósito", explica la veterinaria.

Esta piel de pez fue enviada a la clínica por el veterinario Jonathan Anderson del Hospital Equino Rainbow en el norte de Yorkshire, quien las donó de forma altruista. Concretamente, Anderson la envió de forma gratuita, procediendo a su vez de la Facultad Veterinaria de la Universidad de California Davis. 

Por otro lado, los veterinarios realizaron múltiples procedimientos adicionales para extirpar uno de los dedos del perro, que estaba severamente dañado. De hecho, entre los procedimientos utilizados por el equipo de veterinarios destacó la utilización del láser quirúrgico.

Tras todas estas intervenciones, Roxy logró, finalmente recuperarse. "Es un gran ejemplo de la comunidad veterinaria trabajando en conjunto para ayudarse mutuamente", concluye Oatley.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.