DOMINGO, 31 de mayo 2020, actualizado a las 7:58

DOM, 31/5/2020 | 7:58

PROFESIONALES

Un poni se recupera completamente tras quedar empalado en un poste

El equipo veterinario ha operado con éxito a un poni que tenía alojado en su interior un segmento de madera de 70 centímetros

Imagen del bulto en el costado derecho de Penny
Imagen del bulto en el costado derecho de Penny

Un poni se recupera completamente tras quedar empalado en un poste

El equipo veterinario ha operado con éxito a un poni que tenía alojado en su interior un segmento de madera de 70 centímetros

Francisco Ramón López - 22-01-2019 - 13:10 H

Penny, un poni de competición del condado británico de Suffolk, ha sido tratado con éxito en el hospital equino de Newmarket después de que quedara empalado en un poste que atravesó su pecho y se quedó alojado en su caja torácica.

Los hechos sucedieron cuando Jasmine, una joven jinete de 14 años, estaba entrenando saltos con Penny en el Centro Ecuestre de Poplar Park. Todo iba bien hasta que una de las banderas que acompañan las vallas de entrenamiento se sacudió por un golpe de viento y asustó al poni, que dio un respingo y derribó a su jinete.

Tras la caída de Jasmine, el animal aprovechó y trotó hacia su recinto, para lo que tuvo que saltar un cercado.  Una vez comprobado que la niña estaba bien, el instructor del centro fue a ver el estado de Penny, que tenía hileras de sangre en sus patas traseras.

En un principio pensaron que no era algo serio, hasta que vieron una profunda herida en su pecho. Terminaron de confirmar la gravedad de la herida cuando Penny se negó a moverse y, mientras esperaban al veterinario, descubrieron un extraño bulto cuadrángular en su costado.

Al llegar al hospital, los profesionales confirmaron que una parte de la valla estaba alojada dentro de su cavidad torácica y estaba presionando sus costillas del lado derecho. El cirujano Matt Smith, encargado de la operación, sospechaba que, durante el salto del cercado, Penny hubiera partido uno de los postes y éste estuviera clavado en su interior.

La labor de Smith consistió en localizar ese trozo de poste y sacarlo causando la menor cantidad de daños internos posibles. Tras conseguirlo, el cirujano tenía en sus manos un segmento de madera de 70 centímetros.

“He visto una gran variedad de heridas y extraído multitud de cuerpos extraños pero nunca algo así. Cuando comencé a extraer el poste a través de la herida del pecho, simplemente seguía saliendo. Es increíble que no dañara ningún órgano vital y no penetrara la cavidad torácica”, explica Smith.

Una vez extraído el poste, el cirujano se aseguró de que no quedasen restos dentro del cuerpo del animal y comenzó a reconstruir y cerrar la herida, colocando un drenaje para prevenir infecciones; una operación que le llevó alrededor de una hora.

Tras tres semanas de hospitalización, Penny recibió el alta y pudo volver a casa. Los veterinarios del hospital explican que el principal riesgo tras estas operaciones es que se desarrolle un caso de neumotórax —cuando aire entra en la cavidad torácica— que colapse los pulmones.

A pesar de que Penny ya está en casa todavía tiene un largo camino de rehabilitación antes de poder volver a realizar ningún tipo de ejercicio, aunque el cirujano Matt Smith es optimista y confía en que el poni se recupere completamente.

ACCEDE AL VÍDEO DE LA OPERACIÓN AQUÍ

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.