VIERNES, 14 de junio 2024

VIE, 14/6/2024

PROFESIONALES

Solo un caso confirmado de triquinosis en España en 2022

Castilla-La Mancha notificó dos brotes con 8 casos relacionados con el consumo de carne de jabalí, pero solo uno pudo ser confirmado con un resultado serológico positivo

Instalaciones del Instituto de Salud Carlos III.
Instalaciones del Instituto de Salud Carlos III.

Solo un caso confirmado de triquinosis en España en 2022

Castilla-La Mancha notificó dos brotes con 8 casos relacionados con el consumo de carne de jabalí, pero solo uno pudo ser confirmado con un resultado serológico positivo

Francisco Ramón López - 02-10-2023 - 14:25 H - min.

La triquinosis (también denominada triquinelosis) es una enfermedad parasitaria causada por el nematodo Trichinella, del que se distinguen 5 especies capsuladas y 3 especies no capsuladas.

En la península Ibérica se han identificado dos especies capsuladas, Trichinella spiralis y Trichinella britovi y, ocasionalmente, se ha detectado la especie no capsulada Trichinella pseudospiralis en animales salvajes.

La triquinosis afecta a humanos, mamíferos silvestres y domésticos que adquieren la enfermedad tras la ingestión de larvas enquistadas en tejido muscular de un animal infestado, es decir, por consumo de carne cruda o insuficientemente cocinada.

Entre las especies detectadas en la península Ibérica, Trichinella britovi destaca por ser resistente a la congelación, de tal forma que este procedimiento de conservación de la carne no evita la transmisión. La triquinosis es una enfermedad de declaración obligatoria en España.

Teniendo en cuenta su impacto tanto en personas como animales, la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha publicado un nuevo informe epidemiológico sobre la situación de esta enfermedad en 2022.

En el año 2022 se notificó 1 caso confirmado de triquinosis y ninguno importado, lo que se traduce en una incidencia acumulada (IA) anual de 0,002 casos/100.000 habitantes. En los años 2019 y 2020 se registraron incidencias más elevadas debido a dos brotes en 2019 y otro en 2020 con más de 10 afectados por brote, además de otros brotes más reducidos y casos esporádicos.

El único caso confirmado en 2022, fue en Castilla La Mancha, en un hombre de 74 años que refirió mialgias, edema palpebral y mostraba eosinofilia en la analítica. Sin embargo, aunque solo se confirmó este caso, la comunidad comunicó dos brotes en 2022.

Así, este caso se incluyó en un brote, en el que se incluyeron 5 casos en total, pero sólo uno se confirmó con un resultado serológico positivo. Se identificó Trichinella britovi en la carne de jabalí procedente de una cacería.

De los 5 casos del brote, 2 iniciaron síntomas a finales de diciembre de 2021 (incluyendo un caso probable incluido en el informe de 2021), y los otros tres casos iniciaron la sintomatología en enero de 2022. De los 5 casos, 3 manifestaron mialgias, 4 desarrollaron edema palpebral y 3 tuvieron fiebre.

Además, Castilla La Mancha también notificó otro brote con 3 casos que desarrollaron edema palpebral y molestias abdominales. Este brote se asoció al consumo de chorizos de jabalí procedente de una cacería, aunque los resultados de los análisis en la carne fueron negativos. Las pruebas serológicas de los casos también fueron negativas, aunque sólo se realizó una serología por caso, faltando la verificación del resultado con una segunda serología.

AUSENCIA DE CONFIRMACIÓN DE LOS CASOS DE TRIQUINOSIS DE LOS BROTES DE CASTILLA-LA MANCHA

De esta manera, el Instituto de Salud Carlos III admite que el número de casos de triquinosis en España disminuyó respecto a los años previos debido a la ausencia de confirmación de los casos asociados a brotes.

“Es oportuno resaltar que la serología de triquinosis tarda un mes en positivizar desde el momento de la infección y es recomendable realizar dos determinaciones con, al menos, quince días de diferencia”, apunta.

El único caso confirmado en 2022, al igual que los casos asociados a los dos brotes notificados este año, se vincularon al consumo de carne de jabalí procedente de cacerías. “Es importante recordar la relevancia de los controles veterinarios en este tipo de carnes para prevenir la enfermedad”, concluyen.

VOLVER ARRIBA