MARTES, 25 de junio 2024

MAR, 25/6/2024

PROFESIONALES

Solo el 11% de familias españolas con niños inmunodeprimidos desparasita mensualmente a sus mascotas

Una encuesta a más de 200 familias españolas que conviven con niños o jóvenes inmunocomprometidos pone de manifiesto que la mitad de ellas incumple las recomendaciones veterinarias para convivir con seguridad con mascotas

Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz (Alfonso Neira/Animal's Health).
Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz (Alfonso Neira/Animal's Health).

Solo el 11% de familias españolas con niños inmunodeprimidos desparasita mensualmente a sus mascotas

Una encuesta a más de 200 familias españolas que conviven con niños o jóvenes inmunocomprometidos pone de manifiesto que la mitad de ellas incumple las recomendaciones veterinarias para convivir con seguridad con mascotas

Francisco Ramón López - 31-05-2023 - 12:30 H - min.

Se sabe que las mascotas desempeñan un papel importante en el desarrollo socioemocional de los niños, y el contacto con animales podría tener efectos beneficiosos adicionales en los pequeños con enfermedades crónicas.

Sin embargo, el contacto con animales también puede implicar riesgos, especialmente para los niños inmunocomprometidos, como los niños trasplantados o aquellos diagnosticados con errores innatos de la inmunidad (IEI).

Y es que, existen una serie de zoonosis que se pueden transmitir a los humanos a través de sus animales de compañía, y la inmunosupresión no solo puede aumentar el riesgo de adquisición, sino también la gravedad de las infecciones virales, bacterianas y parasitarias.

Teniendo esto en cuenta, un grupo de investigadores del Hospital Universitario La Paz, el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y la Facultad de Veterinaria de la Universidad Europea de Madrid han llevado a cabo un estudio sobre la prevalencia de niños y jóvenes que conviven con mascotas en una cohorte de pacientes pediátricos inmunodeprimidos, describiendo las conductas de riesgo para adquirir zoonosis y el cumplimiento de las recomendaciones veterinarias.

La investigación ha sido dirigida por Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz, que participó en un debate de Animal’s Health que contó con la colaboración de Vetoquinol en el que se analizaron los riesgos zoonósicos de convivir con gatos y la importancia de una correcta desparasitación en este sentido.

Para llevar a cabo la investigación se realizó un estudio observacional transversal en pacientes inmunodeprimidos de diferentes regiones de España, a los que se pidió que completaran un cuestionario en línea.

En total, se recibieron 284 respuestas de las que el 62,3% eran de pacientes con trasplante de órgano sólido (177/284), 22,8% trasplante de células madre hematopoyéticas (65/284) y 14,8% errores congénitos de la inmunidad (42/284). La mediana de edad fue de 11 años y el 55% eran niños (156/284). Hasta el 45% (130/284) de los encuestados vivían con sus mascotas (201).

Este estudio, afirman, es uno de los primeros que abordan la tenencia de mascotas entre niños y pacientes jóvenes inmunocomprometidos, revelando una alta prevalencia de tenencia de mascotas (45,8%) en pacientes de diferentes regiones de España. El 74% de las mascotas son perros o gatos.

LA MITAD DE LOS PACIENTES NO CUMPLÍAN LAS RECOMENDACIONES SANITARIAS DE LOS VETERINARIOS

La mitad de los pacientes con perros o gatos no cumplían con al menos una de las recomendaciones de vacunación, desparasitación, alimentación y/o controles recomendados por el veterinario y hasta un 25% de estos pacientes tenían un cumplimiento deficiente de las principales recomendaciones. Los peores resultados se relacionaron con las pautas de desparasitación.

Por otro lado, algunos pacientes adoptaron mascotas que estaban expresamente desaconsejadas, como cachorros/gatitos menores de 6 meses. Además, incumplieron otras recomendaciones, como alimentar a las mascotas con alimentos crudos o poco cocidos (3,1%) o compartir la cama (46,1%).

En esta línea, muchos pacientes inmunocomprometidos recolectaron las heces de sus animales (15,4%) o limpiaron el acuario, el terrario, la jaula o la cama de sus mascotas (9,2%). “Estos hechos, también informados en estudios previos que incluyeron adultos inmunocomprometidos y sus mascotas, reflejan la baja percepción de riesgos entre las familias participantes”, señalan los autores.

En cuanto a la desparasitación, la frecuencia fue menor a la recomendada para la población general (desparasitar al menos cada 3 meses), y solo el 11% de las familias desparasitaron a sus mascotas mensualmente, como se recomienda para perros y gatos que comparten hogar con niños pequeños y/o con individuos inmunocomprometidos.

Sumado a todo esto, solo el 42,8% (117/273) de los participantes recibieron recomendaciones específicas de sus profesionales sanitarios sobre los animales de compañía. “Por estos motivos, es urgente un enfoque multidisciplinar de ‘One Health’ que establezca pautas y recomendaciones para garantizar que nuestros pacientes puedan vivir de forma segura con sus mascotas”.

“La tenencia de mascotas es frecuente entre los niños inmunocomprometidos. Presentaban exposiciones de riesgo para adquirir zoonosis y no se seguían con frecuencia las recomendaciones veterinarias básicas. La opinión de los profesionales influyó significativamente en la decisión de adquirir mascotas, pero menos de la mitad de las familias recibieron recomendaciones al respecto”, apuntan los autores.

Cuando se proporcionaron recomendaciones, afirman que, en general, se siguieron. “Mientras se genera más evidencia, los profesionales de la salud deben conocer las recomendaciones y participar activamente en la discusión sobre la propiedad de mascotas con los pacientes/familias. A pesar de los avances significativos en el paradigma ‘One Health’, todavía queda mucho trabajo por hacer en este escenario que involucra a mascotas y niños inmunocomprometidos”, concluyen.

VOLVER ARRIBA