LUNES, 5 de diciembre 2022, actualizado a las 22:31

LUN, 5/12/2022 | 22:31

PROFESIONALES

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas pide ‘One Health’ ante las amenazas del futuro

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha redactado un libro para prepararse ante las enfermedades del futuro en el que pide estudiar virus zoonósicos en animales para anticiparse

Los veterinarios David Rodríguez Lázaro y Antonio Rivero Juárez.
Los veterinarios David Rodríguez Lázaro y Antonio Rivero Juárez.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas pide ‘One Health’ ante las amenazas del futuro

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica ha redactado un libro para prepararse ante las enfermedades del futuro en el que pide estudiar virus zoonósicos en animales para anticiparse

Francisco Ramón López - 05-07-2022 - 10:42 H - min.

Recientemente, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) presentó el libro ‘Las enfermedades infecciosas en 2050. Cómo serán las enfermedades infecciosas en 30 años’, elaborado por infectólogos y microbiólogos de gran prestigio, entre ellos veterinarios.

Durante la presentación, la SEIMC pidió que se aplique en España una estrategia de anticipación para poder abordar con éxito las enfermedades infecciosas que se vayan sucediendo.

Precisamente para conseguir esto, desde la sociedad han redactado este libro, que a lo largo de 16 capítulos cubre los aspectos de las enfermedades infecciosas que podrían tener mayor relevancia en España, incluyendo la gripe, las resistencias antimicrobianas y un capítulo dedicado específicamente a las zoonosis. En todos ellos abogan por un enfoque ‘One Health’.

El capítulo centrado en las zoonosis ha sido redactado por los veterinarios David Rodríguez Lázaro y Antonio Rivero Juárez, que consideran a los virus la principal amenaza. “Estimando que existen unos 600-800 mil virus desconocidos con potencial zoonósico, la probabilidad de emergencia en los próximos años de varios agentes virales como agentes causales de esta ‘Enfermedad X’ es muy elevada”, advierten.

Sin embargo, admiten que prepararse ante esta amenaza no es fácil, pues en un agente viral nuevo no se dispone de la información sobre la conformación molecular y genómica, impidiendo su diagnóstico durante los primeros momentos de la emergencia.

Además, se desconocen sus vías de transmisión, limitando el impacto de medidas preventivas, y se carece del conocimiento de su patogenia y curso clínico, “aspecto clave para un correcto manejo clínico”.

Por otro lado, subrayan que la implementación de medidas de mitigación y control en fase de epidemia (confinamiento, cierre de actividad económica y limitación de movimientos) pueden no tener el alcance y dimensión necesarios, debido a su alto impacto social y económico.

LA IMPORTANCIA DE ESTUDIAR VIRUS ZOONÓSICOS EN ANIMALES

“Es necesario un cambio de estrategia que permita identificar de manera muy precoz la emergencia de agentes virales zoonósicos, con el objetivo de minimizar su impacto a todos los niveles. A esta fase de control de la emergencia se le conoce como anticipación, y pasa en primer término por identificar nuevos agentes virales en población animal”, defienden.

Sin embargo, admiten que “en toda la historia de las enfermedades infecciosas nunca hemos sido capaces de anticipar la emergencia de un agente viral, aspecto de vital importancia para afrontar una futura pandemia”.

Esta falta de anticipación se debe, aseguran, a una falta de una estrategia coordinada a nivel mundial de búsqueda de patógenos en reservorios animales, así como de estudios que evalúen el potencial zoonósico de los nuevos agentes virales identificados en especies animales. También de comunicación entre los agentes implicados en el control y manejo de las enfermedades infecciosas en población humana y animal.

“Todo ello pone de manifiesto la incapacidad actual de la Sociedad para anticiparse a la emergencia de un nuevo agente viral zoonósico. Una prueba más es el reciente e inesperado brote producido por el virus de la viruela del mono. Este virus, ha salido sin saber aún cómo, de los bosques tropicales de África y se ha extendido en pocos días por varios países de Europa y de América del Norte, causando cientos de casos de infección”, aseguran.

Por lo tanto, abogan por “un cambio radical” en el paradigma del modelo de abordaje y manejo de las enfermedades infecciosas de origen zoonósico, siendo necesario la aplicación de un modelo multidisciplinar que permita el estudio de los agentes zoonósicos integrando a todos los agentes implicados en el manejo de las enfermedades infecciosas a diferentes niveles de manera coordinada dentro de un modelo ‘One Health’.

Y es que, afirman que el abordaje de las enfermedades infecciosas zoonósicas mediante la única consideración de los agentes que intervienen en la salud humana es insuficiente, siendo necesaria la implementación del modelo ‘One Health’ para conseguir una anticipación rápida y eficaz, al integrar en un solo equipo todos los aspectos necesarios para su control y prevención. “De no ser así, será imposible minimizar el impacto en Salud, Social y Económico causado por la próxima emergencia de un nuevo agente viral zoonósico en un futuro cercano”, advierten.

PROPUESTAS PARA MEJORAR LA VIGILANCIA DE VIRUS ZOONÓSICOS

Para conseguir todos estos objetivos, los autores proponen una serie de propuestas, que tendrán que contar con los recursos necesarios. Así, por ejemplo, recomiendan el desarrollo y validación de las herramientas metagenómicas necesarias para la búsqueda de nuevos agentes virales zoonósicos.

Además, ven necesario fomentar el estudio del potencial zoonósico de nuevos agentes virales de origen animal a nivel de investigación mediante la inversión en instalaciones y laboratorios de bioseguridad.

En esta línea, piden también implementar la secuenciación de los agentes virales zoonósicos como parte fundamental de los sistemas de vigilancia en Sanidad Animal y Humana.

Asimismo, recuerdan que la implantación del modelo ‘One Health’ debe de ser a nivel administrativo, con la creación de una única red de comunicación para el intercambio de información rápido y eficaz que integre a todos los agentes implicados en el manejo y control de las enfermedades infecciosas de origen zoonósico.

Por último, ven necesario establecer un único sistema de control y respuesta precoz ante nuevas enfermedades infecciosas de origen zoonósico que integre a todos los agentes implicados.

ACCEDE AL LIBRO

VOLVER ARRIBA