LUNES, 4 de marzo 2024

LUN, 4/3/2024

PROFESIONALES

El Sindicato Veterinario denuncia que Castilla y León pretende apartar a los jefes de sección de sanidad animal de sus funciones

El Sindicato Veterinario de Castilla y León asegura que “la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera agravia de nuevo la Sanidad Animal en Castilla y León”

Manuel Martínez Domínguez, presidente de Sivecal-Uscal (Alfonso Neira/Animal's Health).
Manuel Martínez Domínguez, presidente de Sivecal-Uscal (Alfonso Neira/Animal's Health).

El Sindicato Veterinario denuncia que Castilla y León pretende apartar a los jefes de sección de sanidad animal de sus funciones

El Sindicato Veterinario de Castilla y León asegura que “la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera agravia de nuevo la Sanidad Animal en Castilla y León”

Redacción - 04-12-2023 - 07:45 H - min.

Desde el Sindicato Veterinario de Castilla y León (Sivecal-Uscal) han emitido un comunicado denunciando que “la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera agravia de nuevo la Sanidad Animal en Castilla y León”.

“Tras varios intentos de flexibilización de las medidas sanitarias vigentes en materia de sanidad animal, incluida la polémica Resolución de 10 de mayo de 2023, que tuvo que ser enmendada por el propio Ministerio de Agricultura, por ‘vulnerar gravemente la normativa comunitaria y estatal’, finalmente la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera ha optado por la publicación en el portal de Gobierno Abierto de una Propuesta de Orden por la que se estructuran en Castilla y León los planes y programas relativos a la gestión de la sanidad animal”, explican desde el sindicato.

En el plazo previsto de presentación de enmiendas, desde el Sindicato Veterinario de Castilla y León han enviado una serie de alegaciones que “ponen de nuevo en evidencia la falta de rigor y la superficialidad con la que la Junta de Castilla y León está tratando los temas de sanidad animal”.

“La propuesta de Orden, que ya ha sido cuestionada por los jefes de sección de Sanidad y Producción Animal ante la Consejería de Agricultura, Ganadería, incluyendo su Secretaría General y sus servicios jurídicos, y la propia Inspección General de Servicios de la Consejería de la Presidencia, de nuevo quebranta todos los principios básicos de la epidemiología veterinaria y, según denuncian los propios jefes de sección, ignora los tres aspectos clave de la sanidad animal con relación a la viabilidad de las explotaciones”, aseguran.

El primero de estos tres aspectos clave, según señalan desde el sindicato, es la evidencia de que la enfermedad contagiosa desborda y traspasa los límites de la explotación individual; mientras que el segundo aspecto es la evidencia de que las enfermedades animales son verdaderas barreras sanitarias en el comercio pecuario.

Por otro lado, el tercer aspecto clave es que la sanidad animal constituye la esencia misma de la ganadería, ya que, según remarcan, representa el factor común de todas las operaciones a desarrollar en sus tres ciclos de la producción, industrialización y comercialización, y afecta simultáneamente al triple aspecto de lo económico, de lo social y de lo cultural, por cuanto es la condición indispensable para la viabilidad de la explotación pecuaria, “resulta imprescindible para su utilización por la población humana y se reivindica como una exigencia prioritaria e irrenunciable de los pueblos desarrollados”.

En sus alegaciones, desde el sindicato veterinario informan a la Dirección General de Producción Agrícola y Ganadera de una serie de aspectos y consideran “innecesario e injustificado sustituir la normativa actual en vigor y publicar una nueva Orden que deroga la vigente Orden AYG/162/2004, de 9 de febrero”. “Creemos que es suficiente con actualizar varias cuestiones de la vigente normativa para mejorar los planes y programas que gestionan la Sanidad Animal de Castilla y León”, subrayan.

“ATAQUE A LOS CIMIENTOS DE LA SANIDAD ANIMAL”

Asimismo, desde el sindicato indican que el articulado es un “flagrante ataque a los cimientos de la Sanidad Animal pues no tiene en cuenta aspectos fundamentales de la epidemiología moderna, ni del concepto ‘One Health’”.

Y es que, esta orden “permite la designación de un director regional y un coordinador provincial mediante resolución del titular de la dirección general con competencia en materia de sanidad animal, arrinconando y obviando al jefe de Servicio de Sanidad Animal y a los jefes de sección de Sanidad y Producción Animal, que son quienes tienen esa responsabilidad, según define la estructura orgánica de la propia Consejería y la relación de puestos de trabajo”.

Además, según el sindicato, la orden también “asienta la habilitación de veterinarios distintos a los de los Servicios Veterinarios Oficiales de la Consejería para llevar a cabo acciones sanitarias sometidas a reserva competencial en el Reglamento General de Sanidad Animal, que claramente especifica que solamente cabe nombrar personal colaborador con dichos Servicios Oficiales bajo la fórmula de “contratación” por la Consejería de los graduados en Veterinaria que sean necesarios”.

Por otro lado, critican que se crean comisiones locales de seguimiento en las que no se cuenta con los jefes de sección ni con los Veterinarios Coordinadores de las Unidades, en contra de las responsabilidades propias de éstos.

Desde Sivecal-Uscal advierten de que la orden no modula ni desarrolla la figura de los “veterinarios de explotación” tal como actualmente indica el Real Decreto 364/2023, de 16 de mayo, por el que se establecen las bases de desarrollo de la normativa de la Unión Europea de sanidad animal, en lo relativo a las obligaciones de vigilancia del titular de la explotación y al plan sanitario integral de las explotaciones ganaderas, y por el que se modifican varias normas de ordenación ganaderas.

Y es que la orden, informan desde el sindicato, “habilita la instalación de cebaderos T1 fuera del ámbito de Unidad Veterinaria con prevalencias distintas a 0 y autoriza el traslado de terneros a establecimientos de cebo cuya prueba de movimiento será realizada en destino, lo que consideramos una temeridad y contrario a cualquier principio de precaución sanitaria”.

“Desconocemos qué espurios intereses persigue la nueva Orden desregulando las bases mollares sobre las que se asienta la sanidad animal”, apuntan desde el sindicato, criticando que no supone una mejora en la ejecución de los planes y programas sanitarios en Castilla y León y que “desprecia las bases de la epidemiología veterinaria como ciencia que estudia la enfermedad en las poblaciones animales, así como los factores que determinan su presencia”.

También lamentan que “supone un claro retroceso en la evolución de los estándares sanitarios de Castilla y León, que ha sido una referencia en los programas de vigilancia, control y erradicación, y siempre han contado en su sistematización y ejecución con los ganaderos y con las autoridades sanitarias, gracias a lo cual habían alcanzado unos niveles de sanidad animal encomiables que, de seguir adelante con esta propuesta de Orden, se ponen de nuevo en entredicho".

VOLVER ARRIBA