MIÉRCOLES, 28 de octubre 2020, actualizado a las 9:27

MIÉ, 28/10/2020 | 9:27

PROFESIONALES

Las restricciones por el coronavirus ponen en riesgo el bienestar animal

El presidente de la FVE ha señalado que el bloqueo por el coronavirus no puede “continuar para siempre” en Europa porque los efectos económicos y de funcionamiento en las clínicas veterinarias pueden afectar al bienestar animal

Rens van Dobbenburgh, presidente de la FVE.
Rens van Dobbenburgh, presidente de la FVE.

Las restricciones por el coronavirus ponen en riesgo el bienestar animal

El presidente de la FVE ha señalado que el bloqueo por el coronavirus no puede “continuar para siempre” en Europa porque los efectos económicos y de funcionamiento en las clínicas veterinarias pueden afectar al bienestar animal

Redacción - 11-06-2020 - 10:52 H

Rens van Dobbenburgh, presidente de la Federación Europea de Veterinarios (FVE), ha señalado que los bloqueos en toda Europa, a causa de la crisis sanitaria del coronavirus, no pueden continuar para siempre porque los costes de bienestar animal son demasiado altos.

Así lo explicó durante un webseminar el pasado 31 de mayo, en el que Van Dobbenburgh apuntó que si los países de Europa persisten en las restricciones sobre qué servicios pueden proporcionar los veterinarios, el bienestar animal se vería gravemente afectado.

En este sentido, indicó que el problema se agrava cuanto más estrictas son las restricciones, ya que provocan mayores pérdidas financieras para las clínicas veterinarias, algo que tendría efectos colaterales en la salud y el bienestar animal a largo plazo porque, según señaló, significa menos veterinarios disponibles para tratar a los animales.

Por otro lado, Van Dobbenburgh indicó que, si bien los países de Europa se encontraban actualmente en diferentes etapas de sus bloqueos, muchos todavía estaban lejos de “volver a la normalidad”, con muchas fronteras aún cerradas o parcialmente cerradas, distanciamiento social en el trabajo y uso obligatorio de mascarilla en público en algunos lugares.

Van Dobbenburgh aseguró también que en algunas partes de Europa continental, sin embargo, los veterinarios siguen estando muy limitados en términos de qué servicios pueden proporcionar. Esto, dijo, no era una situación sostenible o justificable a largo plazo debido a sus impactos en los animales.

“Estamos muy seguros de que si continuamos con el nivel de trabajo actual en la mayoría de los países, donde los veterinarios solo atienden, por ejemplo, casos de emergencia y, unas pocas vacunaciones, a largo plazo esto creará problemas muy graves de salud animal y bienestar animal”, dijo.

LOS VETERINARIOS ESPAÑOLES CONTINUARON TRABAJANDO DURANTE LA CRISIS

En este sentido, cabe destacar que en países europeos como España, a pesar de las restricciones, la veterinaria se consideró desde el primer momento como una profesión esencial, permitiendo a los veterinarios continuar con sus labores sanitarias, no obstante, se recomendó priorizar a los pacientes más graves y mantener el protocolo de distanciamiento en las clínicas.

Así, en España, además de en las clínicas, los veterinarios continuaron su trabajo garantizando el bienestar animal en otros sectores como el ganadero, industria alimentaria o laboratorio. De hecho, Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV) agradeció la labor de los más de 10.000 veterinarios que durante la crisis sanitaria continuaron realizando su labor en esos sectores.

Un trabajo que también quiso reconocer Felipe Vilas, presidente del Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema), en su caso elogiando la labor de los veterinarios en materia de seguridad alimentaria y destacando el esfuerzo “encomiable” de estos profesionales durante la crisis sanitaria, con motivo del Día Mundial de la Seguridad Alimentaria.

Por su parte, el presidente de la FVE destacó durante el webseminar que desde la organización se encuentran haciendo todo lo posible para transmitir este mensaje a los responsables políticos respecto al bienestar de los animales. Por ello, la FVE participa junto a la Organización Mundial de Sanidad Animal en un proyecto para mapear el impacto del Covid-19 en el bienestar animal en todo el mundo.

Asimismo, apuntó a otro problema para el bienestar animal, la situación económica de los ciudadanos tras la pandemia. “Esperamos que los propietarios de animales de compañía tengan problemas a la hora de pagar los tratamientos para sus mascotas, lo que puede causar un aumento de abandonos”, señaló Van Dobbenburgh.

Sin embargo, al menos en el caso de España, tras la paulatina vuelta a la normalidad después de superar el confinamiento, en el mes de mayo las clínicas veterinarias han notado cierto crecimiento en sus beneficios tras la disminución de clientes provocada por la crisis sanitaria. Así lo explicó el veterinario Fernando Ros en declaraciones para Animal’s Health, quien indicó que el mes de mayo había sido el mejor para su clínica en 27 años.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.