JUEVES, 28 de mayo 2020, actualizado a las 19:23

JUE, 28/5/2020 | 19:23

PROFESIONALES

Realizan cirugía cerebral pionera a un loro en peligro de extinción

Un equipo de veterinarios neozelandeses ha realizado con éxito la primera cirugía cerebral a una polluelo de kapapo, una especie de loro que sufría de una malformación congénita en el cráneo

Imagen del equipo de veterinarios durante la operación.
Imagen del equipo de veterinarios durante la operación.

Realizan cirugía cerebral pionera a un loro en peligro de extinción

Un equipo de veterinarios neozelandeses ha realizado con éxito la primera cirugía cerebral a una polluelo de kapapo, una especie de loro que sufría de una malformación congénita en el cráneo

Francisco Ramón López - 31-05-2019 - 14:55 H

Una joven polluelo de kakapo, una especie de loro de Nueva Zelanda en peligro de extinción, fue sometida en el hospital veterinario de la Universidad de Massey a una cirugía cerebral para tratar una malformación congénita en su cráneo en un procedimiento que adaptó por primera vez técnicas quirúrgicas utilizadas en humanos y otros mamíferos.

La polluelo de 56 días de edad, de nombre Espy 1B, vivía en una reserva a cargo del Equipo de Recuperación del Kakapo del Departamento de Conservación de Nueva Zelanda y los guardabosques notaron un bulto inusual en su cráneo poco después de salir del huevo.

Los trabajadores la enviaron al hospital veterinario de la Universidad para una tomografía computarizada (CT) en cuanto tuvo la edad suficiente. Lo que detectaron es que solo una fina capa de tejido protegía su cerebro.

El director del hospital, Brett Gartrel, explica que las placas de su cráneo no se habían fusionado completamente y la fontanela todavía estaba abierta. La polluelo fue incubada con un agujero en su cráneo que permitió que parte del cerebro y la duramadre (la meninge más externa y resistente que rodea el cerebro) se hubieran herniado, de ahí el bulto. El término técnico para esta condición es un meningoencefalocele.

“En los humanos, el cráneo termina de fusionarse después del nacimiento, pero esto es muy inusual en las aves, ya que el cráneo ha terminado de fusionarse antes de la eclosión. La preocupación era que si se dañaba este fino tejido, el cerebro podría sufrir daños e infecciones”, apunta Gartrel.

Otra de las preocupaciones de los veterinarios es el estado de conservación de los kapapos, de los que solo quedan 144 en todo el mundo. “Esta dolencia podría poner en peligro la vida de este ave en peligro crítico, por lo que era necesario tomar medidas, pero no se había intentado nada como esto antes en la medicina aviar", señala el director del hospital.

  • GALERIA

    La polluelo tras la operación.

 GRUPO NACIONAL DE VETERINARIOS

Un grupo nacional de veterinarios se reunió para sopesar las opciones y determinaron que la cirugía era la mejor forma de que la polluelo pudiera sobrevivir en libertad. Finalmente, un equipo de veterinarios de la Universidad de Massey dirigido por Gartrell llevó a cabo la cirugía pionera.

El cirujano explica que, al no haberse realizado nunca en esta especie, basaron el plan quirúrgico en los procedimientos utilizados para tratar esta condición en humanos y otros mamíferos y luego extrapolaron estas técnicas a las peculiaridades de la anatomía de las aves.

"Es una cirugía de riesgo y las complicaciones comunes de estas intervenciones en humanos incluyen daño cerebral permanente, fuga continua de líquido cefalorraquídeo y la posibilidad de meningitis", indica Gartrel.

Durante la cirugía, el equipo realizó una incisión elíptica alrededor del área y apartaron la piel, lo que les permitió diseccionar con cuidado la duramadre herniada de la fontanela. Finalmente tuvieron que extirpar parte de la meninge y del cerebro, pues no consiguieron volver a introducir la totalidad del tejido herniado dentro del cráneo.

Hecho esto, se fijó con firmeza un pequeño cuadrado de malla sintética sobre la fontanela abierta, para mantener el bulto dentro del cráneo. El injerto de malla se cubrió luego con médula ósea. Por último, volvieron a cubrir el cráneo con el trozo de piel que apartaron, y suturaron.

La polluelo ha tenido una recuperación después de la cirugía que el equipo ha calificado como “notable” y pronto se emparejará con otro kapapo para evitar que el animal pierda el miedo instintivo a las personas, algo que podría poner en peligro su supervivencia.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.