SÁBADO, 3 de diciembre 2022, actualizado a las 10:54

SÁB, 3/12/2022 | 10:54

PROFESIONALES

Los ratones silvestres de España mantienen microparásitos causantes de enfermedades humanas

Se detectan especies de microparásitos en micromamíferos salvajes de España que pueden ser transmitidos a las personas

El ratón de campo puede transmitir enfermedades zoonósicas.
El ratón de campo puede transmitir enfermedades zoonósicas.

Los ratones silvestres de España mantienen microparásitos causantes de enfermedades humanas

Se detectan especies de microparásitos en micromamíferos salvajes de España que pueden ser transmitidos a las personas

Redacción - 22-08-2022 - 08:35 H - min.

Los micromamíferos como la rata negra (Rattus rattus), la rata de alcantarilla (Rattus norvegicus), el ratón de campo (Apodemus sylvaticus) o el topillo campesino (Microtus arvalis), entre otros, han sido reconocidos históricamente como especies muy controvertidas en cuanto al mantenimiento y la transmisión de patógenos zoonósicos a los humanos, principalmente porque representan un grupo biodiverso y ubicuo de hospedadores y reservorios de patógenos.

Los entornos agrícolas, periurbanos y urbanos pueden mantener densidades muy altas de estos micromamíferos, lo que favorece que éstos entren en contacto directa o indirectamente con el hombre, siendo más fácil el intercambio de patógenos causantes de enfermedades.

En Europa se han descrito más de 20 enfermedades zoonósicas que propagan diferentes especies de micromamíferos. Algunas de estas zoonosis se transmiten por contacto con estos animales, como por ejemplo la fiebre hemorrágica, la leptospirosis, la salmonelosis o la turalemia; mientras que otras lo hacen a través de mosquitos, flebótomos, pulgas o garrapatas, como la babesiosis, la leishmaniosis o la enfermedad de Lyme. Se trata de enfermedades cuyo estudio, salvo algunas excepciones, suele recibir poca atención.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC – CSIC, UCLM, JCCM), en el que también participan científicos del United States Department of Agriculture (Estados Unidos), la Universidad de Antioquia (Colombia), la Universidad Autónoma de Madrid, la University of Tasmania (Australia) y la Universidad Complutense de Madrid, ha demostrado la presencia y diversidad genética de microparásitos zoonósicos en micromamíferos silvestres de España. Entre estos microparásitos se encuentran especies de protistas entéricos causantes de diarrea, como Cryptosporidium spp. y Giardia duodenalis, el microsporidio Enterocytozoon bieneusi, y el estramenopilo de importancia patógena incierta Blastocystis sp.

Mapa de España que muestra las zonas de muestreo y la distribución geográfica de los microparásitos detectados. Cada círculo de color representa la presencia de cada especie de parásito investigada en una zona de muestreo

Todos estos parásitos intestinales se transmiten principalmente por consumo de alimentos o agua contaminados por heces de micromamíferos. Sorprendentemente, la mayoría de las especies, genotipos o subtipos de los parásitos mencionados pueden transmitirse de animal a humano.

Por otro lado, Leishmania infantum es un protozoo transmitido por flebótomos que causa la leishmaniosis en humanos, perros y otros mamíferos. Este parásito es endémico en el sur de Europa, donde se sospecha que la fauna silvestre actúa como reservorio. Por ello, evaluar la presencia de microparásitos y su diversidad genética es importante para conocer su dinámica de transmisión y el verdadero potencial de impacto en salud pública.

Este estudio a nivel nacional proporciona pruebas moleculares que indican que los micromamíferos silvestres están ampliamente infectados por estos microparásitos. Una parte de estos parásitos son muy específicos de micromamíferos, por lo que no suelen ser el origen de enfermedades humanas. Sin embargo, algunas especies de Cryptosporidium y genotipos de E. bieneusi sí son zoonósicos y tienen relevancia en salud pública.

"Especies de micromamíferos abundantes y extendidas en la Península Ibérica, como las ratas, el ratón de campo y la musaraña gris, así como el explosivo topillo común, se han revelado como importantes en el mantenimiento y propagación de estos parásitos, por lo que pueden ser motivo de preocupación desde el punto de vista de la salud pública", concluyen.

VOLVER ARRIBA