DOMINGO, 16 de junio 2024

DOM, 16/6/2024

PROFESIONALES

Radiografía del ‘burnout’ en España: El 75% de los veterinarios de pequeños animales lo sufre, frente al 25% de grandes

Una investigación ha estudiado la prevalencia de síndrome de burnout en veterinarios españoles, y ha concluido que es más común entre mujeres y en clínicas de pequeños animales

El 'burnout' es un síndrome de angustia emocional común en los profesionales de la salud que tienen contacto diario con sus pacientes, como los veterinarios.
El 'burnout' es un síndrome de angustia emocional común en los profesionales de la salud que tienen contacto diario con sus pacientes, como los veterinarios.

Radiografía del ‘burnout’ en España: El 75% de los veterinarios de pequeños animales lo sufre, frente al 25% de grandes

Una investigación ha estudiado la prevalencia de síndrome de burnout en veterinarios españoles, y ha concluido que es más común entre mujeres y en clínicas de pequeños animales

Francisco Ramón López - 14-02-2023 - 17:47 H - min.

El agotamiento o ‘burnout’ es un síndrome de angustia emocional común en los profesionales de la salud que tienen contacto diario con sus pacientes, entre los que se incluyen enfermeros o médicos, pero también veterinarios.

De hecho, según una encuesta realizada a trabajadores de la salud de Cataluña, la sensación de agotamiento en el trabajo afectaba al 36% de estos profesionales, encabezados por los enfermeros (43,2%) y los médicos (38,1%), seguidos de los veterinarios (35,6%).

Teniendo en cuenta que la salud mental es un tema que cada vez centra más la atención del sector veterinario, un grupo de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura ha llevado a cabo un estudio para conocer hasta qué punto afecta este problema a los profesionales veterinarios en España.

El objetivo de este estudio fue evaluar los niveles potenciales del síndrome de burnout, así como los diferentes factores involucrados en su prevalencia, para lo que se llevó a cabo una encuesta en línea a 282 veterinarios españoles (57,4% mujeres y 42,6% hombres).

La herramienta utilizada para el cuestionario fue la Encuesta de Servicios Humanos del Inventario de Burnout de Maslach, cuyos resultados fueron luego analizados estadísticamente. Asimismo, se utilizó un cuestionario sociodemográfico.

Los resultados mostraron que el 23% de los veterinarios encuestados padecía ‘burnout’. Además, detectaron una mayor prevalencia de agotamiento en los veterinarios de pequeños animales (75,3%) y las mujeres (66,1%), en comparación con los veterinarios de grandes animales (24,6%) y los hombres (33,8%).

“Este estudio muestra por primera vez que el síndrome de ‘burnout’ es un riesgo actual y muy relevante para los veterinarios españoles. Los resultados obtenidos podrían ayudar a dar a conocer esta realidad y los factores implicados en el desarrollo o exacerbación de este síndrome”, concluyen.

AVANZANDO HACIA UNA MEJOR SALUD MENTAL EN VETERINARIA

Este estudio corrobora que está en riesgo la salud mental del sector veterinario en España y problemas como el burnout son ya una realidad cotidiana. “Es una alarma del sector, hay que hacer algo y frenar esto”, señalaba en una entrevista para el programa ‘De veterinario a veterinario’, la experta Nuria Tabares.

Una compañía que está volcada en este campo es Nordhealth, que está abordando este problema a través de una serie de artículos para concienciar a la profesión, y que, mediante su software de gestión de clínicas veterinarias Provet Cloud, pretende, entre otras cosas, facilitar la práctica clínica de los veterinarios, descargándoles de tareas administrativas.

Teniendo en cuenta este reto al que se enfrenta el sector, algunas instituciones ya proporcionan recursos para mejorar la salud mental, como el Servicio de Atención Psicológica del Colegio de Veterinarios de Madrid, que en 2022 atendió a más de 130 colegiados.

En la misma línea, desde Livisto cuentan con el portal HappyVetProject, que ofrece contenido multimedia variado con fórmulas y herramientas de autogestión a medida para la salud mental y el estrés derivado de la profesión clínica.

VOLVER ARRIBA