MARTES, 29 de septiembre 2020, actualizado a las 19:33

MAR, 29/9/2020 | 19:33

PROFESIONALES

Protocolos veterinarios para refugios en la crisis del coronavirus

El Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña y la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales han compartido información sobre cómo actuar en los refugios durante la crisis del coronavirus

Los veterinarios recomiendan extremar la bioseguridad con los animales que entren a los centros de protección.
Los veterinarios recomiendan extremar la bioseguridad con los animales que entren a los centros de protección.

Protocolos veterinarios para refugios en la crisis del coronavirus

El Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña y la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales han compartido información sobre cómo actuar en los refugios durante la crisis del coronavirus

Redacción - 05-05-2020 - 13:33 H

El Ministerio de Sanidad ha confirmado recientemente que las protectoras de animales podrán reabrir durante la fase I de la desescalada del confinamiento del coronavirus, y coincidiendo con esta información distintas instituciones veterinarias, como el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña y la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA), han compartido información sobre cómo actuar en las protectoras de animales durante la crisis.

Los veterinarios catalanes son más concisos, y se ciñen a las medidas de bioseguridad en las instalaciones, ya que recuerdan que en muchas ocasiones se desconoce el origen de los animales que llegan a los centros de acogida.

Por todo esto, instan a que el manejo de los animales que lleguen a los centros se realice con los equipos de protección individual recomendados, es decir guantes, mascarillas y batas. En la misma línea aconsejan aplicar un baño desinfectante con agua y jabón a los animales, pues recuerdan que pueden actuar como fomites del virus.

El tiempo de cuarentena durante la alerta por Covid-19, sin embargo, deberá ser el mismo que el habitualmente establecido para las entradas de nuevos animales a los centros de acogida.

Para establecer este periodo hay que tener en cuenta que la mayoría de enfermedades víricas de gatos, perros y hurones tiene un período de incubación de 1 a 14 días, tiempo que se considera suficiente para detectar síntomas de enfermedad.

“Estas recomendaciones no difieren mucho de las medidas habituales que se deberán observar en la entrada de un animal en un centro de acogida. En todo caso se deberían aumentar las precauciones y las medidas higiénicas de los trabajadores y colaboradores de los centros”, concluyen.

FUNCIONAMIENTO DE LAS PROTECTORAS DE ANIMALES EN TIEMPO DE CORONAVIRUS

Por su parte, el documento de la WSAVA se centra más en la parte de la organización de estos centros, sobre todo para garantizar el bienestar de los animales durante este periodo. Así, señalan que los principales cambios se deben aplicar al funcionamiento de la admisión de animales, pues en este periodo el mayor impacto que están sufriendo los centros de recogida de animales es un posible aumento de las entradas junto a un menor número de adopciones. La escasez de personal también es probable.

Por esto, la WSAVA recomienda a los refugios que “equilibren” sus prioridades teniendo en cuenta la salud pública de su comunidad y de su personal y su objetivo de salvar la vida de los animales.

“Para ayudar a lograr este equilibrio, se recomienda a los refugios que suspendan funciones no esenciales, como la recogida, el transporte y la acogida de perros o gatos que no están en peligro inminente”, señalan.

La WSAVA también recomienda priorizar las casas de acogida, pues recuerdan que algunos animales de personas enfermas u hospitalizadas necesitan cuidados. Además, recuerdan que también habrá retos en el futuro, pues temen que, durante los próximos meses, muchas personas puedan tener problemas financieros, lo que puede limitar su capacidad de cuidar a sus mascotas y esto podría generar una presión adicional en los refugios.

Respecto a la esterilización previa a la adopción, la WSAVA señala que no la consideran una intervención de urgencia, y aconsejan retrasar este tipo de operaciones todo lo posible. Asimismo, recomiendan informarse sobre la legislación sobre este asunto en cada país o región y ofrecen alternativas como un vale de esterilización para después de la crisis o llamar a las familias tras el confinamiento para consultar si esterilizarán a su animal.

REFUGIOS DE ANIMALES DURANTE LA DESESCALADA

En España ya ha comenzado el proceso de desescalada, y sobre este asunto la asociación recomienda que se evalúen los riesgos antes de reanudar por completo el funcionamiento, ya que las prioridades para los programas de bienestar animal pueden cambiar.

Y es que recuerdan que en desastres y crisis, puede haber una mayor transmisión de enfermedades causadas por animales que deambulan libremente. Algunos de estos animales pueden viajar más allá de sus territorios para buscar alimentos cuando se interrumpen sus fuentes habituales, lo que provoca la propagación de brotes de enfermedades secundarias a otros animales o humanos, por ejemplo, la rabia.

En algunos casos, además, los animales han sido culpados de las crisis y vistos negativamente. Esto da como resultado una ruptura del vínculo entre humanos y animales, lo que puede conducir al sacrificio masivo. La WSAVA hace un llamamiento a las organizaciones de bienestar animal para priorizar medidas preventivas para prevenir el sufrimiento de los sacrificios.

 

 

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.