SÁBADO, 30 de mayo 2020, actualizado a las 0:49

SÁB, 30/5/2020 | 0:49

PROFESIONALES

Proponen incluir a las mascotas en los protocolos de emergencias médicas

Expertos en emergencias sanitarias proponen convertir las unidades de transporte de animales en riesgo sanitario —ambulancias— en un servicio público o privado concertado, mediante su inclusión en el Sistema Nacional de Salud

Proponen incluir a las mascotas en los protocolos de emergencias médicas

Proponen incluir a las mascotas en los protocolos de emergencias médicas

Expertos en emergencias sanitarias proponen convertir las unidades de transporte de animales en riesgo sanitario —ambulancias— en un servicio público o privado concertado, mediante su inclusión en el Sistema Nacional de Salud

Redacción - 23-01-2020 - 17:45 H

Debido a la gran cantidad de animales de compañía que habitan en los hogares españoles, las mascotas son susceptibles de estar con sus titulares cuando hay una emergencia. En este sentido, las posibilidades de que una ambulancia encuentre durante su servicio al paciente acompañado de un animal, o que este quede desatendido tras el traslado de su propietario, son altas.

Así lo consideran el técnico de emergencias sanitarias y adiestrador canino Juan Luis de Castellví y Chelo Lozano Sandoval, responsable de Comunicación, Imagen y Redes Sociales de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), en la revista de dicha asociación.

A este respecto, los expertos explican que los servicios de emergencias no reciben formación para llevar a cabo una intervención in situ con animales. Es decir, cómo actuar con las mascotas cuando se está tratando a un paciente durante una emergencia.

Por ello, consideran que es necesario establecer protocolos para localizar a quienes se puedan responsabilizar del animal de compañía. En este sentido, apuntan que “de no tomar medidas con el animal podría considerarse abandono, es decir, un delito contemplado en el Código Penal”.

Ante esta situación, explican que los servicios municipales son los que se tienen que ocupar de los animales —a petición del centro coordinador— y que se debería implementar “una tarjeta con los contactos del propietario capaces de responsabilizarse del animal en caso de urgencias”. Un particular que permitiría, a quienes están atendiendo las emergencias, contactar directamente si el paciente no está en condiciones de hacerlo.

CUANDO UN ANIMAL DE COMPAÑÍA NECESITA ASISTENCIA

En España, cuando un animal necesita asistencia, explican los autores, esta es proporcionada en exclusividad por el propietario, quien es el único encargado de proporcionarla. Sin embargo, hay países como Holanda que disponen de “ambulancias para animales”.

En Murcia existe un servicio parecido, que tiene el nombre de ‘Ayuda a Mascotas en Riesgo’ (AMAR), pero presenta una gran diferencia con el sistema holandés: es gratuito y está gestionado por voluntarios.

Este sistema asegura el bienestar animal y, además, cubre el riesgo de que el paciente renuncie a la atención médica o a su traslado hasta que no quede garantizado que el animal va a ser atendido.

Estas unidades de transporte de animales en riesgo sanitario dependen de la responsabilidad social corporativa de las empresas y los autores consideran que podría ser posible convertirlas en un servicio público, “o al menos en un servicio privado concertado, cargando el coste al Sistema Nacional de Salud o a las aseguradoras privadas en el caso de accidentes de tráfico, al menos en parte”

Asimismo, también contemplan la posibilidad que, al igual que ocurre en Holanda, los titulares de los animales de compañía asuman el pago directo. Además, apuntan que podría ser implementada una formación extra que capacite “al personal sanitario en primeros auxilios para animales, involucrando a los veterinarios

LOS ANIMALES DE COMPAÑÍA CUANDO ESTALLA LA CATÁSTROFE

Castellví y Lozano consideran que “la inclusión del rescate y salvamento de animales en los Planes Territoriales de Emergencias debe ser una prioridad”, ya que hasta ahora se trata el tema “improvisando”.

Esta necesidad surge, no solo para garantizar el bienestar de los animales, sino también porque algunas personas no quieren ser evacuadas si no se pueden llevar consigo a las mascotas o no la puede dejar en un lugar seguro.

Los expertos recuerdan que recientemente Extremadura aprobó una Ley de Protección Civil y Gestión de Emergencias que incluye a los animales en los Planes Municipales de Emergencias.

“Los datos demuestran, por tanto, que incluir a los animales de compañía en los diferentes protocolos de los servicios de emergencias médicas es una realidad que hay que afrontar. La sociedad lo demanda y muchos profesionales tienen inquietudes que no encuentran respuesta”, concluyen los expertos.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.