DOMINGO, 19 de septiembre 2021, actualizado a las 10:43

DOM, 19/9/2021 | 10:43

PROFESIONALES

“Prevenir la Leishmania de las personas en España tiene un 21% de IVA”

El presidente de la Organización Colegial Veterinaria, Luis Alberto Calvo, lamenta en el debate sobre leishmaniosis de Animal’s Health que la labor de salud pública de los veterinarios esté gravada con un 21% de IVA

Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, interviniendo en el debate.
Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria, interviniendo en el debate.

“Prevenir la Leishmania de las personas en España tiene un 21% de IVA”

El presidente de la Organización Colegial Veterinaria, Luis Alberto Calvo, lamenta en el debate sobre leishmaniosis de Animal’s Health que la labor de salud pública de los veterinarios esté gravada con un 21% de IVA

Francisco Ramón López - 02-06-2021 - 15:10 H

El 1 de junio arranca la Semana de la Lucha frente a la Leishmaniosis para concienciar sobre una enfermedad que, hay que recordar, además de a los perros y otros animales de compañía, afecta también a los humanos.

Aprovechando esta ocasión, Animal’s Health ha celebrado un debate que ha contado con la colaboración de cuatro expertos del sector veterinario para abordar esta enfermedad desde todos los frentes y buscar soluciones ante los retos que plantea el futuro, como el aumento de las temperaturas.

Para analizar este asunto bajo el título ‘La leishmaniosis, una enfermedad más allá de la salud animal. ¿Una zoonosis desatendida?’, los expertos que han dado su visión han sido Fernando Fúster, jefe de Área de Vigilancia de Riesgos Ambientales en Salud de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid; Guadalupe Miró, catedrática del Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la UCM y miembro del grupo Leishvet; Juan Carlos Castillejo, director general de MSD Animal Health España y Portugal y Luis Alberto Calvo, presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV).

Este último, Luis Alberto Calvo, ha centrado sus intervenciones durante el debate en destacar la importancia de los veterinarios en su labor preventiva y en concienciar sobre la trascendencia de hacer frente a enfermedades emergentes de origen zoonósico.

“Ahora ya sabemos que el animal más peligroso de la tierra es el mosquito”, afirma el presidente, y recuerda que la leishmaniosis es una de las enfermedades transmitidas por vectores, pero hay muchas más, como el Zika, la malaria o el virus del Nilo Occidental.

Por todo ello, recomienda, en relación a los mosquitos, ser conscientes de la existencia de “animales que hay que controlar”, procurar que no proliferen y cuidar el medio ambiente. “Bajar la guardia sería dramático”, insiste, y apuesta por actuar antes de que se produzcan las crisis sanitarias, y en el caso de que no sea posible, al menos aprender de ellas para futuras ocasiones.

Así, explica que lo que se debe aprender de eventos como el brote de leishmaniosis en Fuenlabrada en 2009, la listeriosis o incluso el Covid-19 es a realizar una correcta gestión de estas crisis sanitarias. “Volverá a ocurrir una amenaza contra la salud pública, no sabemos cuándo ni dónde, pero va a ocurrir”, adelanta, y destaca que los veterinarios también  “tienen que estar ahí”, ya que trabajan para la salud pública a través de la salud animal.

Y es que, poniendo la leishmaniosis como ejemplo, los veterinarios no solo tratan y protegen de esta enfermedad a los animales de compañía, especialmente los perros, sino que también realizan una labor preventiva en salud humana, pues los canes son su principal reservorio.

“El perro es un factor importantísimo para el mantenimiento y expansión de la leishmaniosis”, señala el presidente de la OCV, que lamenta que aunque el veterinario es “fundamental” y trabaja cada día respondiendo a las exigencias de la sociedad, la Administración no termina de reconocer su trabajo de salud pública.

De este modo, señala la imposición a la que están sometidas las clínicas veterinarias en España, que es el tipo general del IVA al 21%, muy lejos del 0% que tienen como gravamen otras actividades sanitarias, como la odontología. “Prevenir la Leishmania de las personas en España tiene un 21% de IVA”, lamenta.

LA PREVENCIÓN “RENTA MUY POCO POLÍTICAMENTE”

Así, Calvo reivindica la medicina preventiva, que en España está muy poco reconocida, no solo la que hacen los veterinarios, sino también la que llevan a cabo los médicos. En este sentido, recuerda que solo el 1,1% del gasto en sanidad del país se dedica a salud pública, y el resto a medicina asistencial.

“Prevenir renta muy poco políticamente”, asegura el presidente, que considera que este tipo de trabajos que realizan los veterinarios no “venden nada”, por lo que terminan desembocando en una “invisibilidad”, independientemente de la importancia del trabajo que realizan.

Y es que, afirma, que generalmente se olvida que, aunque los veterinarios no atiendan a las personas directamente, su labor tiene un impacto claro en su salud, y va más allá incluso de las zoonosis. Así, por ejemplo, apunta que uno de los retos sanitarios del siglo XXI son las enfermedades mentales, y está demostrado que los animales de compañía tienen un efecto muy positivo en este ámbito.

Otra de las labores importantes que realizan los veterinarios, es, destaca Calvo, la de la concienciación en salud pública, donde, para él, los clínicos tienen una posición privilegiada pues están muy cerca de sus clientes.

En esta línea, asegura que los veterinarios llevan la pedagogía “en el ADN”, al igual que el ‘One Health’. En cuanto a este concepto, defiende que son quizá la profesión que más rápido lo ha interiorizado, aunque otras profesiones sanitarias cada vez le prestan más atención. Sin embargo, lamenta que por parte de la Administración el mensaje  no esté calando tanto.

La solución para Calvo es seguir insistiendo —ejerciendo el “apostolado One Health”, bromea— y concienciar a la sociedad y al Gobierno, aunque considera este último “más complicado”,  para que haya avances, no solo en este campo, sino también en otros como la prevención o la inversión en I+D+i.

“No hay ninguna línea divisoria, por más que la busquemos, entre la salud humana, animal y medio ambiente, y quien se empeñe en buscarla no la va a encontrar”, afirma con rotundidad, y reitera que la salud pública es “cosa de todos”: médicos, veterinarios, farmacéutico e incluso ingenieros. “Tenemos que estar coordinados porque es fundamental”, concluye.

DEBATE COMPLETO

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.