JUEVES, 20 de junio 2024

JUE, 20/6/2024

PROFESIONALES

¿Por qué algunos animales son más propensos al cáncer que otros?

Un nuevo estudio ha investigado el papel del microARN sobre la propensión al cáncer de algunos mamíferos, un aspecto poco estudiado en la oncología veterinaria

En general, los microARN han sido poco estudiados en los cánceres veterinarios.
En general, los microARN han sido poco estudiados en los cánceres veterinarios.

¿Por qué algunos animales son más propensos al cáncer que otros?

Un nuevo estudio ha investigado el papel del microARN sobre la propensión al cáncer de algunos mamíferos, un aspecto poco estudiado en la oncología veterinaria

Redacción - 05-12-2023 - 08:51 H - min.

Investigadores de la Facultad de Veterinaria (CVM) de la Universidad de Cornell han revelado por qué algunos mamíferos, como los humanos, los perros y los gatos, desarrollan regularmente cáncer de mama, mientras que otros, como los caballos, los cerdos y las vacas, rara vez lo hacen.

Los autores utilizaron un método poco habitual para descubrir una pieza de ese rompecabezas —por qué las células de algunas especies se vuelven cancerosas— y lo describen en un artículo publicado en Communications Biology.

El descubrimiento se basa en un hallazgo anterior que da pistas sobre los mecanismos moleculares en juego. Las células madre mamarias de algunas especies con baja incidencia de cáncer de mama utilizan un proceso llamado apoptosis para destruir las células con ADN dañado.

En cambio, muchas especies con alta incidencia de cáncer de mama reparan sus células dañadas en el ADN, dejándolas susceptibles a posibles mutaciones cancerosas.

En el estudio, los investigadores se centraron en el papel del microARN-214-3p, un microARN conocido por su función reguladora de la apoptosis o destrucción celular. Compararon cómo funciona el microARN-214-3p en células madre de caballos, que rara vez desarrollan cáncer de mama, y de perros, que lo hacen con regularidad.

En la investigación descubrieron que el microARN-214-3p se expresa a niveles bajos en las células de caballo, pero a niveles más altos en las células de perro y que esta baja expresión del microARN-214-3p promueve la apoptosis que destruye las células de caballo con ADN dañado.

"Nuestra investigación es novedosa porque trabajamos con células sanas, no cancerosas, tratando de entender cómo un microARN puede impedir que las células se vuelvan cancerosas", explica Rebecca Harman, autora principal del estudio y especialista en apoyo a la investigación en el Instituto Baker de Salud Animal. "Aún quedan muchos detalles por resolver. Esta es una pequeña pieza del rompecabezas, pero es una pieza importante", remarca.

Harman trabaja en el laboratorio de Gerlinde Van de Walle, catedrática y directora interina del Instituto Baker de Sanidad Animal. Colaboraron estrechamente con Praveen Sethupathy, catedrático de Genómica Fisiológica y director del Departamento de Ciencias Biomédicas del CVM, que estudia el papel de los microARN en las enfermedades animales y humanas, incluido el cáncer.

"En general, los microARN son poco estudiados en los cánceres veterinarios", ha subrayado Sethupathy, quien ha señalado que "este trabajo representa y se basa en el énfasis en la biología comparada del cáncer en Cornell".

Tras sus hallazgos iniciales, el equipo de investigación realizó un segundo experimento para aumentar artificialmente la expresión de miARN-214-3p en células de caballo. Esto condujo a la inhibición de la apoptosis: al aumentar la expresión de miARN-214-3p, las células de caballo dañadas por el ADN tenían menos probabilidades de ser destruidas.

Según Van de Walle, otro aspecto valioso de esta investigación es la aplicación de métodos experimentales similares en varias especies.

"Lo más interesante de este tipo de investigación es comparar las especies que contraen la enfermedad con las que no. Con este enfoque comparativo, se puede encontrar información nueva que se pasaría por alto al observar sólo una especie. Y es más probable que podamos aplicar nuestros hallazgos a la enfermedad humana", concluye.

AUMENTO DEL CONOCIMIENTO DEL CÁNCER EN ANIMALES DE COMPAÑÍA

Investigaciones como esta, reflejan que el sector veterinario es cada vez más consciente de la repercusión del cáncer en animales de compañía, que impacta en especies como el gato o el perro, este último analizado en este estudio.

Ejemplo de la importancia que está adquiriendo la oncología de pequeños animales son los esfuerzos que está llevando a cabo el laboratorio Chemovet, desde donde están apostando por ofrecer contenido formativo a los profesionales del sector para que continúen profundizando sobre esta enfermedad que impacta notablemente en los perros, ya que causa la muerte de uno de cada cuatro de estos animales.

De hecho, la compañía ha compartido recientemente cuatro charlas en las que se analiza el cáncer en animales de compañía desde distintos ángulos, incluida la etología o los complementos nutricionales, a los que ya se puede acceder de forma totalmente gratuita.

VOLVER ARRIBA