MARTES, 26 de mayo 2020, actualizado a las 5:24

MAR, 26/5/2020 | 5:24

PROFESIONALES

Reclaman carácter sanitario de clínicas veterinarias para combatir la rabia

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias advierte que en la región hay ineficacias para combatir la rabia como falta de cuerpo veterinario oficial en Sanidad, consideración sanitaria de centros veterinarios y vacunación obligatoria

De izda a dcha: José Fernández Romojaro, presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias, y Javier Fernández, presidente de Asturias.
De izda a dcha: José Fernández Romojaro, presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias, y Javier Fernández, presidente de Asturias.

Reclaman carácter sanitario de clínicas veterinarias para combatir la rabia

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias advierte que en la región hay ineficacias para combatir la rabia como falta de cuerpo veterinario oficial en Sanidad, consideración sanitaria de centros veterinarios y vacunación obligatoria

Redacción - 26-06-2019 - 12:41 H

Este martes 25 de junio el Instituto Carlos III, centro de referencia en rabia en España, confirmaba un caso de esta enfermedad en un cachorro de tres meses en Ceuta, el primero en siete años. Por este motivo y por otros, como las dos personas que en 2018 tuvieron que ser tratadas contra la rabia por mordeduras de murciélago, el Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) pide que se tomen medidas desde el Principado.

“Ante esta deficiente situación para la calidad de la Salud Pública se hacen necesarias ciertas actuaciones que, además, no deberían suponer un coste adicional para la Administración del Principado”, señala Sivepa, que pide la agrupación orgánica de todos los Veterinarios Oficiales en el Servicio de Salud del Principado de Asturias, la vacunación obligatoria de la rabia para todos los perros de la comunidad autónoma y la consideración legal de centros sanitarios de todos los centros veterinarios, lo que incluiría también una red de alerta temprana de zoonosis que los una a la autoridad sanitaria.

Y es que, el sindicato apunta que la Ley General de Sanidad y la Ley General de Salud Pública de la comunidad obligan a que el control de las zoonosis lo ejerza la autoridad sanitaria, entre otras cosas para evitar conflictos de intereses, y denuncia que la nueva Ley del Principado de Asturias en Salud ha “expulsado” en su redacción a los veterinarios de la Dirección General de Ganadería del Sistema Sanitario Público, y con ellos a todo el control de las zoonosis sobre el animal vivo —una de sus competencias—, entre ellas, la rabia.  

A sumar a esto, apuntan que en el Principado, al igual que en otras comunidades, los centros veterinarios no están considerados centros sanitarios, por lo que, pese a ser “los lugares más importantes para la detección, comunicación y control de zoonosis”, no están integrados en una red de alerta y comunicación rápida protocolizada con las autoridades sanitarias.

ENTRE LAS CUATRO COMUNIDADES SIN VACUNACIÓN DE RABIA OBLIGATORIA

Otro asunto que también critica el sindicato es que Asturias —que solo obliga a vacunar a perros potencialmente peligrosos— es junto a Cataluña, Galicia y País Vasco, una de las cuatro únicas comunidades en las que la vacunación antirrábica no es obligatoria.

En este punto, señala que “el propio Ministerio de Sanidad” advierte que, el hecho de que la vacunación de rabia no sea obligatoria en algunas comunidades, hace que la protección frente a la rabia no sea homogénea en toda España.

“Esto, unido a que nuestro país es lugar de paso de una enorme cantidad de viajeros con sus mascotas, el tráfico ilegal de perros de países de Europa del Este y la presencia de rabia en Marruecos, hacen que el propio Ministerio reconozca la posibilidad de aparición de nuevos casos”, afirma.

Además, denuncia que existen otras deficiencias en el control oficial de la rabia que pueden contribuir a la aparición de nuevos casos, como la división administrativa del Cuerpo Oficial de Veterinarios.

“Aunque los Veterinarios Oficiales son los competentes en el control de la sanidad de los alimentos y la defensa frente a las zoonosis en nuestra Administración, este cuerpo sanitario se halla dividido en tres consejerías: la de Sanidad, la de Desarrollo Rural y, en menor medida, la de Medio Ambiente”, señala Sivepa.

Concretamente, apuntan, es la Consejería de Sanidad la que controla la seguridad de los alimentos, mientras que la de Desarrollo Rural controla las zoonosis sobre el animal vivo y la producción primaria de alimentos, y la de Medio Ambiente la sanidad de la fauna silvestre.

“Esto genera descoordinación y, potencialmente, disparidad de objetivos e incluso conflicto de intereses a la hora de controlar la seguridad alimentaria y las zoonosis frente a otros objetivos”, lamentan.

Además, afirman que, teniendo en cuenta que el objetivo principal de la Consejería de Desarrollo Rural es la mejora de la comercialización y la producción agrícola y ganadera, “de manera colateral, las zoonosis que no tienen repercusión en estos aspectos, pasan a estar en un segundo plano o directamente no se controlan”.

Asimismo, recuerdan que la propia Organización Mundial de la Salud Animal (OIE)  denunció en su momento que la división orgánica de los cuerpos veterinarios oficiales causaba un descenso acusado y comprobable de la calidad de la defensa de la salud pública.

“Esperamos que prevalezca la sensatez y el interés general en defensa de la salud pública y nuestros políticos y altos cargos de la Administración se hagan eco y desarrollen estas medidas”, concluyen.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.