JUEVES, 18 de julio 2024

JUE, 18/7/2024

PROFESIONALES

Los perros y gatos no presentan un alto riesgo de transmisión de zoonosis a niños inmunodeprimidos de España

Un nuevo estudio ha analizado la presencia de zoonosis en mascotas que conviven con niños inmunodeprimidos en España y el riesgo que supone

Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz (Alfonso Neira/Animal's Health).
Ana Méndez Echevarría, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz (Alfonso Neira/Animal's Health).

Los perros y gatos no presentan un alto riesgo de transmisión de zoonosis a niños inmunodeprimidos de España

Un nuevo estudio ha analizado la presencia de zoonosis en mascotas que conviven con niños inmunodeprimidos en España y el riesgo que supone

Jorge Jiménez - 05-07-2024 - 10:19 H - min.

Aunque los animales de compañía aportan diversos beneficios socioemocionales a los niños, debe tenerse en cuenta el riesgo de zoonosis entre los individuos inmunocomprometidos.

En este sentido, un equipo de investigadores españoles del Hospital Universitario La Paz, del Severo Ochoa, la Universidad Autónoma de Madrid y del Hospital Universitario Reina Sofía, entre otros, han desarrollado un estudio en el que han realizado un cribado de zoonosis en niños inmunodeprimidos de España y sus animales de compañía.

Una de las investigadoras del estudio ha sido Ana Méndez, coordinadora de Pediatría Hospitalaria e Inmunodeficiencias del Servicio de Pediatría, Enfermedades Infecciosas y Tropicales del Hospital Universitario La Paz y ganadora del Premio One Health de Animal’s Health en la II edición de los Premios Salud Animal y Veterinaria de España 2023.

Para llevar a cabo la investigación se realizó un estudio prospectivo en un hospital incluyendo pacientes inmunocomprometidos menores de 20 años propietarios de perros y/o gatos. Además, se evaluó la colonización y/o infección mediante estudios de heces, hisopos bacterianos, reacción en cadena de la polimerasa en sangre y estudios serológicos, tanto en pacientes como en sus mascotas, para evaluar la posible ocurrencia de transmisión zoonósica.

Los investigadores también incluyeron 74 pacientes y sus 92 mascotas (63 perros, 29 gatos). El 44,6% de los pacientes y el 31,5% de las mascotas tuvieron al menos un resultado positivo. Hasta el 18,4% de las muestras fecales de las mascotas fueron positivas (bacterias, parásitos o virus de la hepatitis E).

No se observaron helmintos a pesar de la elevada frecuencia de prácticas de desparasitación intestinal incorrectas. Entre los niños, se encontraron microorganismos gastrointestinales en el 37,3% (principalmente Clostridium difficile).

La colonización por Staphylococcus pseudintermedius fue frecuente entre los animales de compañía (8%), pero no entre los niños (0,0%). No se observó colonización compartida entre propietarios y mascotas, excepto en un caso (Blastocystis en las heces, tanto del paciente como de la mascota).

Por otro lado, los investigadores señalan que, entre los pacientes, las serologías fueron positivas para Strongyloides stercoralis (14,8%), Toxocara canis (3,2%), Bartonella henselae (19,1%) y hepatitis E (5,6%). La serología fue positiva para Rickettsia spp. (22,6%) y Babesia spp. (6,5%) en perros y para Leishmania spp. (14,3%) y Toxoplasma spp. (14,3%) en gatos.

Con estos resultados los investigadores concluyen que, aunque se haya detectado exposición a agentes zoonósicos, tanto en pacientes como en mascotas, los eventos de colonización compartida fueron casi inexistentes. “En nuestra cohorte, los perros y los gatos no parecen entrañar un alto riesgo de transmisión de zoonosis para los pacientes inmunodeprimidos”, aseguran.

VOLVER ARRIBA