LUNES, 19 de octubre 2020, actualizado a las 23:15

LUN, 19/10/2020 | 23:15

PROFESIONALES

Pautas para la prescripción 'off label' de medicamentos veterinarios

La Asociación Mundial de Veterinarios ha publicado su posición relativa a la prescripción segura de medicamentos fuera de registro o ficha técnica

Pautas para la prescripción 'off label' de medicamentos veterinarios

Pautas para la prescripción 'off label' de medicamentos veterinarios

La Asociación Mundial de Veterinarios ha publicado su posición relativa a la prescripción segura de medicamentos fuera de registro o ficha técnica

Francisco Ramón López - 15-03-2019 - 13:30 H

Hay ocasiones en las que un profesional sanitario, atendiendo a su criterio, considera conveniente recetar un fármaco en un caso que no cumple los requisitos establecidos por las autoridades sanitarias; estamos hablando de la prescripción ‘off label’, también conocida como prescripción fuera de registro o fuera de ficha técnica.

En el caso de los veterinarios existen ocasiones en las que un profesional puede valorar, teniendo en cuenta los últimos datos científicos publicados, que un fármaco que no está prescrito para una especie concreta, o incluso que solo está autorizado para uso humano es el tratamiento más adecuado. Lo mismo ocurre con la concentración o la dosis.

Teniendo en cuenta que esta es una práctica común, la Asociación Mundial de Veterinarios (WVA, por sus siglas en inglés) ha publicado un comunicado con su posición sobre la disponibilidad de medicamentos, en el que abarca este asunto.

Así, la asociación considera que “debido a la amplia gama de especies animales que necesitan tratamiento, los veterinarios también deben estar autorizados a usar o prescribir, excepcionalmente, agentes terapéuticos aprobados fuera de registro, es decir, de una manera que no coincida con la ficha técnica del producto”. Eso sí, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

El primero de ellos es que no haya medicamentos aprobados para el tipo de uso —como puede ser la dosis— o la especie concreta en la que se va a utilizar, o que no contengan los mismos principios activos y concentraciones que el medicamento que se va a  prescribir fuera de registro. La WVA también defiende la prescripción ‘off label’ si el veterinario considera que el único medicamento aprobado es clínicamente inefectivo.

En el caso de los medicamentos de uso humano, la asociación recomienda su receta incluso si existe un medicamento animal para esa especie y condición médica, aunque aconseja recetar medicamentos humanos fuera de registro solo en el caso de animales que no formen parte de la cadena alimenticia.

En cuanto a los antibióticos, las prescripciones fuera de registro deben de tener en cuenta el riesgo de desarrollo de resistencias a la hora de evaluar el beneficio-riesgo de recetar ese medicamento.

La WVA aconseja también que se identifique en todo momento qué animales han sido tratados con medicamentos fuera de registro, especialmente en el caso de ganadería, donde recomiendan que se realice un periodo de abstinencia del fármaco fuera de registro para asegurarse de que los animales los han expulsado de su sistema antes de su sacrificio o de que se le extraiga leche o se recojan sus huevos.

“Independientemente de si se ha recetado un medicamento siguiendo su ficha técnica o no, los veterinarios deben concienciar a sus clientes sobre el uso responsable de productos farmacéuticos veterinarios en todos los animales”, concluyen.

DISPONIBILIDAD DE MEDICAMENTOS

En su comunicado de posición, la Asociación Mundial de Veterinarios, también aborda otros asuntos relativos a la disponibilidad de medicamentos veterinarios, como el control gubernamental.

En este punto, la asociación sostiene que los productos farmacéuticos veterinarios “deben fabricarse de acuerdo con estrictas normas y deben tener licencia, registro y aprobación para su uso tras someterse a una rigurosa evaluación de la garantía de calidad que esté regulada y evaluada por las autoridades nacionales o regionales”.

Asimismo, señalan que la legislación para autorizar dicha regulación debe basarse en la evidencia científica obtenida a través de estudios realizados por veterinarios y científicos calificados para reducir los efectos secundarios mínimos en los animales, las personas o el medio ambiente.

También defienden que los productos farmacéuticos veterinarios —independientemente de que la receta se canjee a través de canales de distribución tradicionales o de farmacias online, humanas o de preparados magistrales —siempre deben de ser prescritos por un veterinario autorizado. Siempre que el producto no esté aprobado para venta sin receta, es decir, medicamentos etiquetados con la información necesaria para un uso seguro y disponible sin necesidad de una receta veterinaria.

VOLVER ARRIBA
Uso de Cookies Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.