MIÉRCOLES, 7 de diciembre 2022, actualizado a las 20:21

MIÉ, 7/12/2022 | 20:21

PROFESIONALES

La OMSA insiste en que la lucha contra la rabia solo puede ser ‘One Health’

Desde la Organización Mundial de Sanidad Animal han destacado la importancia de la colaboración entre médicos y veterinarios para luchar contra esta zoonosis mortal bajo el lema ‘Una salud, cero muertes’

Monique Eloit, directora general de la Organización Mundial de Sanidad Animal.
Monique Eloit, directora general de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

La OMSA insiste en que la lucha contra la rabia solo puede ser ‘One Health’

Desde la Organización Mundial de Sanidad Animal han destacado la importancia de la colaboración entre médicos y veterinarios para luchar contra esta zoonosis mortal bajo el lema ‘Una salud, cero muertes’

Redacción - 27-09-2022 - 17:00 H - min.

Con motivo del Día Mundial de la Rabia, que se celebra este 28 de septiembre, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA) ha recordado en un comunicado que esta zoonosis es una de las más mortales que se conocen, acabando con la vida de 59.000 personas cada año.

En este sentido, la OMSA ha recordado que la rabia es 100% prevenible si se aborda desde la vacunación a través de un enfoque de ‘One Health’.

“La pandemia de Covid-19 y sus consecuencias duraderas nos han recordado que un sector por sí solo no puede abordar de manera eficiente las amenazas zoonósicas, ya que la salud animal, humana y ambiental están intrínsecamente interconectadas”, apunta.

En el caso de la rabia transmitida por perros, la OMSA destaca que “solo una respuesta coordinada entre salud humana y animal permitirá reducir a cero el número de muertes humanas”. El Día Mundial contra la Rabia de este año, con el lema ‘Una salud, cero muertes’, tiene como objetivo reafirmar este mensaje.

“De un solo mordisco, un perro rabioso puede contagiar a una persona. De hecho, los perros son responsables del 99% de los casos de rabia humana a través de mordeduras y arañazos. Por lo tanto, es esencial limitar la exposición humana a la rabia atacando la enfermedad en su origen animal”, señala la OMSA.

Por ello, implementar la vacunación canina a gran escala, promover la tenencia responsable de perros y crear conciencia sobre las soluciones disponibles son acciones críticas contra la rabia que requieren un enfoque integral y holístico.

“La cooperación entre los profesionales de la salud animal y la salud humana es crucial. No solo tiene un impacto positivo en los medios de subsistencia y la economía de las comunidades, sino que también sienta las bases de sistemas de salud más fuertes que tienen la capacidad de responder a las amenazas zoonóticas más allá de la rabia”, afirma la OMSA.

ACABAR CON LA RABIA TRANSMITIDA POR PERROS PARA 2030

Asimismo, destaca que la construcción de una respuesta coordinada contra la rabia marcará el camino para el control de otras enfermedades zoonósicas. “Cuando trabajamos en nuestro objetivo común de ‘Cero muertes humanas por rabia transmitida por perros para 2030’, no solo nos enfocamos en los esfuerzos necesarios en el sector de la salud animal”, afirma.

“Se necesitan acciones fundamentales del sector de la salud humana, incluido el acceso a la atención médica humana y el tratamiento posterior a la mordedura, especialmente en áreas rurales con acceso limitado o inexistente a campañas de educación en salud y donde ocurre el 80% de los casos de rabia humana”, remarca la OMSA.

Desde la organización mundial apuntan que, si bien se cuentan con todas las herramientas para acabar con la rabia transmitida por perros, incluidas vacunas de alta calidad para perros y humanos, ha resultado difícil coordinar con éxito e invertir suficientes recursos en su control.

“La rabia aún circula en dos tercios de los países del mundo, manteniendo la pobreza en áreas endémicas. Sin embargo, rara vez es objeto de los sistemas formales de vigilancia. En consecuencia, la presencia de la enfermedad y la carga social y económica relacionada a menudo se subestiman en gran medida. Esto, a su vez, conduce a la negligencia por parte de los formuladores de políticas y las agencias de financiación”, señalan.

Por todo ello, desde la OMSA indican que “la eliminación de la rabia debe priorizarse mejor e invertir en su control progresivo también ofrece una oportunidad para fortalecer los sistemas de salud pública de manera más amplia y mejorar la equidad y el acceso a la atención para todos”.

“La rabia es un ejemplo muy revelador de cómo la puesta en marcha del ‘One Health’ en todos los niveles puede contribuir a un mundo más capaz de prevenirpredecirdetectar y responder a las amenazas para la salud, mejorando así la salud de los seres humanos, los animales y el medio ambiente”, concluyen.

VOLVER ARRIBA